Fundado el 21 de Diciembre de 2016

miércoles, 1 / febrero / 2023

Zelensky llevó su mensaje a Washington: el objetivo detrás del viaje

Durante casi diez meses después de que Rusia invadiera Ucrania el 24 de febrero, Volodimir Zelensky, presidente de Ucrania, no salió de su país. En lugar de ello, acudieron a él dignatarios extranjeros. Los líderes de Gran Bretaña, Francia y Alemania, así como los secretarios de Estado y de Defensa de Estados Unidos, peregrinaron a la oficina presidencial de Kiev, donde el Sr. Zelensky había abandonado el traje y la corbata por un vestuario de monótonas sudaderas con capucha y, a regañadientes, chalecos antibalas. Zelensky no cruzó las fronteras de su país hasta el 21 de diciembre para viajar a la capital de su aliado más importante. En sus pocas horas en Washington, se reunió con el Presidente Joe Biden, se dirigió a una reunión conjunta de ambas cámaras del Congreso y trató de apuntalar el apoyo de Estados Unidos en una guerra de invierno cada vez más amarga.

En la Casa Blanca fue recibido con una alfombra roja por Biden, que lo calificó de “granlíder” y le dijo que los ucranianos seguían “inspirando al mundo”. Biden se comprometió a seguir reforzando la capacidad de Ucrania para defenderse, especialmente su defensa aérea, y anunció una nueva ayuda de 1.850 millones de dólares para la seguridad del país. Subrayó que Estados Unidos seguirá con Ucrania “todo el tiempo que haga falta”. Zelensky, vestido con su uniforme de guerra verde oliva, expresó su sincero agradecimiento por el apoyo estadounidense y dejó claro que pediría más.

En el Congreso, Zelensky fue recibido con una prolongada ovación (la primera de muchas). Su conmovedor discurso no defraudó. El Presidente ucraniano habló en inglés y se dirigió a “todos los estadounidenses” para darles las gracias y asegurarles que Ucrania estaba “vivita y coleando”. Invocó el espíritu de la revolución americana y de la Segunda Guerra Mundial para expresar su confianza en la “guerra de independencia” de Ucrania y en su “victoria absoluta”. El día anterior, Zelensky había visitado el frente de Bakhmut, en la región de Donbas, y como regalo al Congreso llevó una bandera ucraniana firmada por los soldados. A cambio, recibió una bandera estadounidense que había ondeado sobre el Capitolio el día de su discurso. Su esperanza es que el Congreso, en época de buena voluntad, aporte mucho más: describió la ayuda estadounidense como “una inversión en seguridad global” que Ucrania gestiona “de la manera más responsable”.

Ucrania ya ha recibido este año unos 50.000 millones de dólares en ayuda de EstadosUnidos, 23.000 millones de ellos militares y el resto económicos y financieros. Las fuerzas armadas ucranianas dependen de la munición y los vehículos blindados estadounidenses en el campo de batalla, y de los misiles antiaéreos estadounidenses para defender sus ciudades de los bombardeos rusos. Con una economía en crisis, el gobierno ucraniano depende de la ayuda de Estados Unidos y de sus aliados europeos para cubrir su déficit presupuestario. Está previsto que el Congreso vote en breve un nuevo paquete de ayuda de más de 44.000 millones de dólares para el país hasta 2023.

Pero el momento de la visita del Sr. Zelensky puede tener más que ver con la transición política en curso tras las últimas elecciones legislativas en Estados Unidos. La Cámara de Representantes pasará del control demócrata al republicano en enero. La ayuda a Ucraniacuenta con el apoyo de casi todos los demócratas y la mayoría de los republicanos, pero el GOP incluye una minoría vocal de aislacionistas de extrema derecha. Kevin McCarthy, candidato republicano a la presidencia de la Cámara de Representantes, ha declarado que Ucrania no debe seguir recibiendo un “cheque en blanco”.

El nuevo paquete de ayuda militar estadounidense de Biden incluye kits para convertir las bombas no guiadas de Ucrania en bombas guiadas de precisión (conocidas como munición de ataque directo conjunto o JDAM, por sus siglas en inglés). Y lo que es más importante, Estados Unidos enviará por primera vez a Ucrania su sistema de defensa antiaérea Patriotde alta gama, una capacidad que el país ha pedido a gritos. Los Patriots mejorarían significativamente la capacidad de Ucrania para derribar los misiles de crucero con los que Rusia ha estado demoliendo su red eléctrica, y le darían muchas más posibilidades de derribar también misiles balísticos.

Las fuerzas armadas ucranianas aún tienen más elementos en su lista de deseos. Los generales del Sr. Zelensky afirman que el ejército ruso se ha adaptado a su uso de los sistemas estadounidenses de lanzamiento de cohetes HIMARS manteniendo sus puntos de almacenamiento logístico y de municiones más alejados de las líneas del frente. Para alcanzarlos, Ucrania necesitaría cohetes de mayor alcance para sus HIMARS, conocidos como ATACMS. El Pentágono se ha negado hasta ahora a proporcionarlos por temor a que pudieran utilizarse para atacar objetivos dentro de Rusia, lo que el Kremlin consideraría una grave provocación. Al ser preguntado al respecto por un periodista ucraniano el miércoles, Biden insinuó que el suministro de armas de mayor alcance podría provocar la división de la alianza.

Ucrania también ha pedido insistentemente tanques occidentales que le ayuden a reconquistar el resto del territorio actualmente ocupado por las fuerzas rusas. Esta petición tampoco ha sido atendida. En una entrevista concedida a The Economist a principios de este mes, Valery Zaluzhny, el general de más alto rango de Ucrania, declaró que necesitaba “tanques, APC [vehículos blindados de transporte de tropas] y… munición” para que sus fuerzas pudieran hacer frente a la ofensiva rusa prevista para este invierno.

Este tipo de peticiones son bastante fáciles de hacer en una llamada telefónica o teleconferencia. El general Zaluzhny está en contacto frecuente con los principales generales estadounidenses, y el Sr. Zelensky y su personal superior con el Departamento de Estado y la Casa Blanca. Pero la pompa de una visita presidencial en tiempos de guerra tiene un enorme valor diplomático. El viaje de Zelensky, en tren seguro hasta la frontera y desde la ciudad polaca de Rzeszow en un transporte militar estadounidense hasta la base aérea de Andrews, en Virginia, recuerda al público occidental el dramatismo del liderazgo en tiempos de guerra. Y es una forma conmovedora de dar las gracias al patrocinador más importante de Ucrania.

En Washington DC, la presencia del líder ucraniano ayuda a centrar la atención de los políticos. La visita “añade una sensación de urgencia, un zumbido, que es mucho más eficaz que una llamada de Zoom”, afirma Bill Taylor, antiguo embajador estadounidense en Ucrania. La diplomacia es una forma de espectáculo en la que hay mucho más en juego. Como antigua estrella de la televisión, Zelensky ha sabido atraer a los políticos extranjeros a distancia; su rudo rostro ya ha acaparado las pantallas de las asambleas legislativas de la mayoría de las capitales occidentales, incluida Washington DC. Ha adaptado hábilmente su mensaje a su audiencia, con cadencias eclesiásticas para los británicos (“Lucharemos en los bosques, en los campos, en las playas”) y referencias al Monte Rushmore y Pearl Harbourpara los estadounidenses. Todo esto ha sido muy eficaz para ayudar a mantener el apoyo a Ucrania y a su esfuerzo bélico.

Ahora el Congreso ha tenido la oportunidad de experimentar su acto en persona. Las sesiones conjuntas del Congreso ofrecen muchas oportunidades para el teatro político. No ocurren a menudo. La de Zelensky es sólo la duodécima en los últimos diez años, y en un tercio de ellas han participado ucranianos. (Entre ellas se incluyen una comparecencia de un presidente anterior, Petro Poroshenko, en 2014; la sesión virtual del Sr. Zelensky en marzo; y un discurso de su esposa, Olena, que visitó Washington en julio).

Las ovaciones envían una señal clara: Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, también recibió muchas de ellas cuando habló ante una sesión conjunta en 2019 para conmemorar el 70 aniversario de la alianza, en un momento en que, bajo la presidencia de Donald Trump, el compromiso de Estados Unidos con la alianza estaba en duda. Y son una oportunidad para transmitir un mensaje claro. El de Stoltenberg fue sencillo y memorable: “Es bueno tener amigos”. El señor Zelensky sin duda puede dar fe de ello. /The Economist 

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS