Fundado el 21 de Diciembre de 2016

sábado, 28 / enero / 2023

La economía china no puede soportar mucho más la política de COVID cero

No todas las empresas han pasado apuros en la era del Covid cero en ChinaAndon Health, una empresa que cotiza en Shenzhen y que fabrica pruebas de Covid y dispositivos médicos, por ejemplo, registró un aumento del 32.000% en los beneficios netos en el tercer trimestre del año, en comparación con el mismo período de 2021, ya que produjo dispositivos de prueba para China América. Las 35 mayores empresas productoras de pruebas de Covid-19 obtuvieron unos ingresos de 150.000 millones de yuanes (21.000 millones de dólares) en el primer semestre de 2022, acuñando una nueva generación de magnates de la pandemia.

Pero fuera del complejo Covid-industrial de Chinala economía está sufriendo. Los cierres y las onerosas restricciones a la circulación han frenado la confianza de los consumidores y el crecimiento económico. En los últimos quince días han inspirado protestas en todo el país, y las tensiones se intensificaron durante el fin de semana. El 27 de noviembre, los jóvenes de las calles de Shanghai rechazaron la perspectiva de los interminables controles y cierres, coreando: “No queremos pruebas de Covid; queremos libertad”.

Los efectos económicos del intento de China de librarse del virus nunca han sido tan claros. El movimiento de personas se ha visto gravemente restringido. Durante la semana del 14 de noviembre, a medida que aumentaban los casos de covirus, el número de vuelos nacionales se redujo en un 45% interanual. Las tres mayores compañías aéreas de China perdieron en conjunto 74.000 millones de yuanes en los primeros nueve meses de 2022. El tráfico de metro en las diez mayores ciudades de China descendió un 32% interanual, según Macquarie, un banco de inversión australiano. Los ingresos de las taquillas, un indicador de la disposición de la gente a salir de casa, cayeron un 64%. Sólo el 42% de los cines chinos estaban abiertos el 27 de noviembre. Algunos de los cines más grandes han cerrado por completo.

Según un índice elaborado por Nomura, un banco de inversión japonés, los cierres se han producido en ciudades que representan una cuarta parte del PIB chino, superando el máximo anterior de una quinta parte a mediados de abril, cuando se cerró Shangai. La tasa de desempleo juvenil de China alcanzó un récord en julio, con un 19,9%. Un indicador del tráfico de mercancías por carretera en la semana hasta el 25 de noviembre fue un 33% inferior al nivel del año anterior.

Con las infecciones de Covid alcanzando niveles sin precedentes, los responsables de la política económica intentan dinamizar la economía. El Banco Central ha anunciado un recorte de los coeficientes de reservas obligatorias de los prestamistas. Los tecnócratas han intentado insuflar nueva vida y confianza al mercado inmobiliario chino, cuyas ventas han caído en picado durante el último año. Las medidas de flexibilización anunciadas a mediados de noviembre han tratado de ayudar a los promotores en apuros a acceder al crédito, para que puedan seguir construyendo. Se espera que el sentimiento mejore un poco con el tiempo. Pero la continuación de los cierres y la pésima confianza de los consumidores probablemente impidan que los potenciales compradores de viviendas realicen sus compras. Y las perspectivas para el conjunto de la economía en 2023 parecen cada vez más sombrías.

Mantener alejado al Covid parecía un buen plan. Mientras el resto del mundo sufría la propagación aparentemente imparable de nuevas variantes en 2021, China parecía haber vuelto en gran medida a la vida normal. Sus muertes relacionadas con el covirus son una pequeña fracción de las muertes relacionadas con el covirus sufridas en el resto del mundo. Pero incluso mientras otros lugares aprendían a convivir con el virus en 2022, la política contra el Covid de China, empezando por el cierre de Shangai, el principal centro de negocios del país, ha parecido totalmente desorganizada y represiva. Los ciudadanos han sido sometidos a un sinfín de pruebas. Los negocios y las zonas residenciales pueden ser clausurados sin previo aviso. Los desplazamientos entre ciudades y provincias se han vuelto onerosos, y cada gobierno local aplica su propia versión de las restricciones de Covid.

Los rumores de reapertura se han extendido durante semanas, haciendo que las acciones chinas se disparen. El 11 de noviembre, el gobierno central publicó una lista de 20 medidas destinadas a relajar varias restricciones, como la eliminación de la necesidad de que los contactos secundarios estén en cuarentena y la reducción de la cuarentena de los viajeros entrantes de siete a cinco días. Las medidas fueron recibidas por los mercados bursátiles como una señal de que China planeaba eliminar gradualmente el Covid. Pero los dirigentes chinos no pretendían enviar tal señal. En su lugar, la relajación no era más que un ajuste de la política, destinado, probablemente, a hacerla más soportable durante un periodo más largo. Y aun así, las flexibilizaciones se han aplicado de forma desigual. A medida que el número de casos ha aumentado en muchas ciudades, los funcionarios locales han vuelto a aplicar cierres amplios y arbitrarios.

Con la presión que se está ejerciendo en muchos frentes, los dirigentes de Beijing deben enfrentarse a la idea de que acabarán perdiendo el control tanto del virus como de la paciencia del público. El camino a seguir es turbio. Pocos analistas creen que China se esté preparando para una reapertura inminente. En cambio, muchos ven un periodo de confusión y dolorosos errores políticos en el futuro inmediato. Durante al menos los próximos cuatro meses, o hasta después de una importante reunión política en marzo, se espera que los líderes de Beijing mantengan la política de Covid cero al tiempo que intentan perfeccionar sus métodos. Esta situación podría prolongarse hasta gran parte de 2023 si las autoridades del gobierno central no logran diseñar una estrategia de salida.

En estas condiciones, las perspectivas de la economía son sombrías. Es probable que continúen los cierres de comercios, zonas residenciales e incluso distritos enteros, aunque es posible que se eviten los cierres totales de la ciudad. Es posible que los funcionarios locales lo hagan sin anunciar formalmente los cierres, en un intento de aparentar que mantienen las nuevas medidas de flexibilización. Esto sólo aumentará la confusión. Es probable que muchos de los problemas actuales de las compañías aéreas y cinematográficas continúen, y se extiendan a otros negocios orientados al consumidor.

Las empresas multinacionales pueden esperar continuas interrupciones. Y los consumidores estadounidenses que compren un nuevo teléfono también se verán sometidos a la prueba de Covid cero. El reciente cierre de una planta china que ensambla iPhones ha causado graves trastornos a Apple. La fábrica, que emplea a 200.000 personas y es propiedad de la empresa taiwanesa Foxconn, sufrió un brote en octubre que obligó a un cierre parcial. Los alimentos empezaron a escasear. La basura se acumuló. A principios de noviembre, muchos empleados se dieron a la fuga, saltando muros y caminando por las autopistas para intentar volver a casa.

Para resolver la escasez de mano de obra, los funcionarios de la provincia de Henan, donde se encuentra la fábrica, han recurrido a funcionarios de bajo nivel del Partido Comunista para que empiecen a dotar de personal a las líneas de producción mientras Foxconn intenta contratar más trabajadores. Es probable que la producción siga siendo insuficiente.

También existe la posibilidad de un 2023 aún más desordenado, en el que los casos se desborden y las autoridades se vean obligadas a abandonar la política de Covid cero. Muchos observadores de China se han sentido atraídos por las perspectivas del fin -planificado o forzado- de la política. Algunos han imaginado que el país pasará de su actual estado esclerótico a la normalidad, con una interrupción mínima entre las dos fases. Esta perspectiva optimista no tiene en cuenta lo que podría convertirse en uno de los mayores trastornos de salud pública del mundo en los últimos tiempos: un gran resurgimiento de casos en una población casi totalmente nueva al virus.

Este periodo podría incluir una desaceleración generalizada de la actividad comercial. Tanto los comerciantes como los compradores podrían optar por refugiarse en casa. Las fábricas podrían dejar de funcionar temporalmente a medida que las infecciones se extiendan por las plantas de producción. La confusión política y las incoherencias entre condados, ciudades y provincias podrían paralizar las cadenas de suministro durante semanas. Algunos funcionarios locales, que han recibido formación en los últimos tres años para evitar los casos de covirus a toda costa, probablemente recurrirían a cierres encubiertos para frenar la propagación. Estas condiciones, si la transmisión del virus se produce con cierta rapidez, podrían durar un trimestre como mínimo. Ting Lu, de Nomura, afirma que las regiones cubiertas por los bloqueos durante esta fase podrían representar hasta el 40% del PIB, con una caída de la producción durante uno o dos trimestres.

Incluso si China pusiera fin inmediatamente al Covid cero, los efectos económicos positivos probablemente no se notarían hasta 2024, dicen los analistas de la consultora Capital Economics. El periodo intermedio sería de turbulencias e inestabilidad. El crecimiento sería bajo y, dependiendo de cómo las autoridades locales lleven a cabo las restricciones del Covid, es muy posible que las protestas continúen. /The Economist

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS