Fundado el 21 de Diciembre de 2016

sábado, 28 / enero / 2023

Evasión, resistencia y contagiosidad: por qué la subvariante “perro del infierno” del COVID alarma a los científicos

Una investigación publicada en The Lancet Infectious Diseases sobre coronavirus ha puesto de manifiesto uno de los riesgos asociados a las nuevas subvariantes de Ómicron que circulan en la actualidad como BQ.1.1, llamada coloquialmente Perro del infierno y preocupa a los expertos.

Es que este linaje es más resistente a la mayoría de los tratamientos con anticuerpos monoclonales para aplicar en pacientes enfermos de COVID-19, según el estudio, realizado por científicos del Instituto Leibniz para la Investigación de Primates y la Universidad Friedrich-Alexander de Erlangen-Nürnberg, ambos en Alemania.

Los tratamientos con anticuerpos monoclonales actúan estimulando la producción de anticuerpos en las personas que ya están infectadas con un patógeno. Durante la pandemia por COVID-19, los científicos han estado buscando nuevas terapias con anticuerpos monoclonales para combatir futuras variantes del coronavirus. Pero parece que el virus ha evolucionado para evadir también estos tratamientos, además de varias vacunas para evitar contagios.

Como resultado de una infección con el coronavirus o de una vacunación contra la COVID-19, se desencadena una respuesta inmunitaria que conlleva la formación de anticuerpos neutralizantes que ayudan a proteger contra la (re)infección con el SRAS-CoV-2 o contra un curso grave de la enfermedad.

Los anticuerpos neutralizantes protegen al unirse a la proteína viral de la espiga, que impide que el virus entre en las células. Sin embargo, debido a mutaciones en la proteína pico, algunas variantes del SARS-CoV-2, en particular la variante Ómicron, evaden los anticuerpos neutralizantes y causan infecciones sintomáticas incluso en personas vacunadas o convalecientes. Esto se denomina evasión inmunitaria y amenaza a los grupos de alto riesgo, como los ancianos y las personas con el sistema inmunitario debilitado, por ejemplo, debido a una enfermedad o a la medicación. A menudo no consiguen desarrollar una respuesta inmunitaria suficiente para protegerse de la enfermedad grave, incluso después de una vacunación completa.

Para proteger a los pacientes de alto riesgo, se administran anticuerpos producidos biotecnológicamente como medida preventiva o como terapia temprana al confirmarse la infección por el SARS-CoV-2. Las mutaciones en la proteína espiga de las diferentes variantes del SARS-CoV-2 confieren resistencia a las terapias individuales con anticuerpos. Por lo tanto, es importante vigilar regularmente si los anticuerpos terapéuticos siguen siendo eficaces contra las variantes virales que circulan actualmente.

“Estamos viendo una alta contagiosidad, pero no enfermedad de riesgo. Vemos que el actual coronavirus produce enfermedades respiratorias leves. Hoy hay muchísimas subvariantes de Ómicron circulando, que producen mutaciones permanentemente. Son cambios proteicos pequeños en la llave spike para ingresar a la célula humana”, explicó a Infobae, el infectólogo Ricardo Teijeiro, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Este trabajo, publicado ha investigado la eficacia de las terapias de anticuerpos aprobadas para inhibir las subvariantes Ómicron actualmente en circulación y se ha descubierto que BQ.1.1, que está aumentando en todo el mundo, es resistente a todas las terapias de anticuerpos disponibles.

“Para nuestros estudios, mezclamos partículas víricas no propagadoras portadoras de la proteína de espiga de las variantes víricas seleccionadas con diferentes diluciones de los anticuerpos que se iban a probar y, posteriormente, medimos la cantidad de anticuerpo necesaria para inhibir la infección de los cultivos celulares. En total, probamos doce anticuerpos individuales, seis de los cuales están aprobados para uso clínico en Europa, y cuatro cócteles de anticuerpos”, precisó Prerna Arora, autora principal del estudio.

Los investigadores descubrieron que la subvariante BQ.1.1 de Ómicron no podía ser neutralizada ni por los anticuerpos individuales ni por los cócteles de anticuerpos. En cambio, la subvariante ómicron BA.5, actualmente predominante, seguía siendo neutralizada por un anticuerpo aprobado y dos cócteles de anticuerpos aprobados.

“Teniendo en cuenta los pacientes de alto riesgo, nos preocupa mucho que la subvariante Ómicron BQ.1.1 sea resistente a todas las terapias de anticuerpos aprobadas. Especialmente en las regiones en las que BQ.1.1 está muy extendida, los médicos no deberían confiar únicamente en las terapias con anticuerpos cuando traten a pacientes infectados de alto riesgo, sino que también deberían considerar la administración de otros fármacos como paxlovid o molnupiravir”, precisó el director del estudio, Markus Hoffmann.

“El desarrollo cada vez mayor de la resistencia a los anticuerpos de las variantes del SARS-CoV-2 exige el desarrollo de nuevas terapias con anticuerpos que se dirijan específicamente a las variantes virales que circulan actualmente y a las futuras. Lo ideal es que se dirijan a regiones de la proteína de la espiga que tengan poco potencial para las mutaciones de escape”, concluyó Stefan Pöhlmann, jefe de la Unidad de Biología de la Infección del Centro Alemán de Primates – Instituto Leibniz para la Investigación de Primates.

Otra investigación avala la resistencia de BQ.1 y BQ.1.1

Tres subvariantes de Ómicron –BQ.1, BQ.1.1 (apodadas Tifón y Perro del infierno) y BA.2.75.2–, las dos primeras con muchas probabilidades de convertirse en las dominantes durante este otoño invierno en Europa, no solo parecen ser muy contagiosas, sino que destacan por su gran capacidad de escape inmunológico, es decir, que son mejores que otras versiones anteriores para evadir los anticuerpos neutralizantes que se generan tras contraer una infección por coronavirus o recibir una vacuna, según sugiere un nuevo estudio publicado en Cell Host & Microbe.

Los investigadores llegaron a esta conclusión luego de probar los anticuerpos neutralizantes en muestras de suero sanguíneo de profesionales sanitarios –que habían recibido dos inyecciones de vacuna ARNm y una dosis de refuerzo, o se habían infectado recientemente– contra varias subvariantes en circulación. Se comprobó que tres subvariantes destacaban por su resistencia a la respuesta inmune de los anticuerpos: BQ.1, BQ.1.1 y BA.2.75.2.

BA.2.75.2 procede de la variante BA.2 de Ómicron y demostró ser la más eficaz de todas las variantes estudiadas para evadir anticuerpos neutralizantes. “En general, las subvariantes BQ.1 y BQ.1.1 son mucho mejores en comparación con las variantes anteriores para evadir la respuesta de anticuerpos mediada por el refuerzo: los títulos de anticuerpos neutralizantes son claramente mucho más bajos. Y esas dos variantes se están volviendo dominantes”, ha declarado Shan-Lu Liu, autor principal del estudio y profesor de virología en el Departamento de Biociencias Veterinarias de la Universidad Estatal de Ohio.

“Es importante tener en cuenta mientras viaja y se reúne durante las vacaciones que las variantes del SARS-CoV-2 continúan evolucionando. Si fue vacunado con el primer refuerzo hace más de seis meses podría considerar recibir un segundo refuerzo porque los anticuerpos de un solo refuerzo ahora probablemente sean demasiado bajos para ser protectores”, agregó Liu, que también es profesor en el Departamento de Infección e Inmunidad Microbiana.

El laboratorio de Liu demostró que una dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 proporcionó una protección de anticuerpos amplia y potente contra una variedad de variantes del sublinaje ómicron, y que un segundo refuerzo restableció los recuentos de anticuerpos que estaban disminuyendo a niveles protectores. Los resultados mostraron una reducción de alrededor de 20 veces en la vacuna y los anticuerpos generados por refuerzo único que podrían neutralizar BQ.1 y BQ.1.1, en comparación con los anticuerpos neutralizantes contra el virus SARS-CoV-2 original.

De forma parecida, los niveles o títulos de anticuerpos neutralizantes generados por la infección durante la ola de ómicron BA.1 fueron significativamente más bajos contra las subvariantes BQ que contra el virus original, y los títulos de anticuerpos contra las subvariantes BQ generados por la infección durante la ola BA.4/5 no alcanzaron el nivel de detección. “Nuestros resultados sugieren que no se puede contar con una infección natural para protegerse contra las subvariantes de ómicron que circulan actualmente”, concluyó Liu.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS