Fundado el 21 de Diciembre de 2016

martes, 29 / noviembre / 2022

CÍVICO ES CONCOMITANTE CON PATRIOTA

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas

El deber cívico es una idea maravillosa que no obra por insinuación política, lisonja ni por amenaza, sino sencillamente mostrando su ley desnuda en el alma e imponiendo el respeto, no siempre la obediencia, delante de las pasiones  enmudecen cualesquiera que sean sus aspiraciones secretas.

En todo ente cívico  hace falta el valor  para resistir las influencias corruptoras de eso que se llama sociedad civil. No puede  ser moralmente esclavo    de la clase o secta a que pertenece, siendo  ésta  una sociedad de cultura común dividida por barreras sociales  que impiden  la inclusión en general y el consecuente  progreso sustentable de la población, es decir, con plena igualdad.

Un ente cívico, erróneamente concebido y sin el conocimiento pleno de su  concepto y semántica, confabula contra sí mismo  y el imperio de la individualidad, pues estas sectas  con sus clases, cuidan de observar  sus tendencias  y costumbres,  a las cuales sus adherentes  deben conformarse so pena  de ser declarados parias o con muerte civil.

Esta aberración clasista y  por ende discriminadora donde unos se atrincheran detrás de los más iracundos y una mayoría es esclava de la opinión de  otros; quedando muy pocos  que tienen el valor de pensar  fuera de su secta, otras fuera de su partido que lo utilizan para  propósitos antipatrióticos. Ante ese no declarado  yugo, muchos,  si quieren ser intitulados como auténticos cívicos deben mostrar independencia de pensamiento  y de acción individual, respetando consecuentemente la historia  de una nación.

Los hombres públicos que se identifican  con un ente cívico asumiendo posiciones  políticas  y cuya fe  política  nace menos  de su amor  por la patria  o la población  o simplemente  por sus semejantes, que por su odio que decanta en  una influencia  egoísta  y antisocial. La popularidad que se aspira con estos actos erráticos no vale ser obtenida si no es en el sentido más elevado.

El legitimidad de un ente cívico reposa en su sustrato  que es el valor de la verdad cuando se habla a la población, lo cual esta aupado  por la energía del cumplimiento  y la perseverancia, triunfando ante las inevitables adversidades que son naturales en toda población que evoluciona en el progreso. La perseverancia en la unidad crece con el tiempo, se transforma en monolítica  y la recompensa es la paz.

Es abogado, posgrados en Filosofia y Ciencia Política, interculturalidad y Educación Superior, Alta Gerencia para abogados, Derecho Aeronáutico, Arbitraje y Conciliación, Docencia en Educación Superior, profesor  universitario en pre y posgrado.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS