Fundado el 21 de Diciembre de 2016

domingo, 27 / noviembre / 2022

La cumbre del G20 presiona a Rusia para terminar la guerra en Ucrania

A pesar de la división internacional en torno a la invasión, las delegaciones de la cumbre del G20, incluida Rusia, pactaron un borrador de comunicado final que subraya el «inmenso sufrimiento» causado por el conflicto y señala que «la mayoría de miembros condenaron con firmeza la guerra en Ucrania».

El escrito, todavía pendiente de aprobación final de los líderes, declara que el uso de armas nucleares o la amenaza de recurrir a ellas es «inadmisible», en un mensaje velado al presidente ruso Vladimir Putin, pero también reconoce que existen «otros puntos de vista» en el bloque.

Putin faltó a esta cumbre en la paradisiaca isla de Bali y envió a su ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, para resistir la lluvia de críticas del resto de líderes.

A diferencia de una reunión del G20 en julio, en la que abandonó la sala, el canciller ruso aguantó estoicamente, también cuando apareció por videoconferencia el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

«Estoy convencido de que ahora es el momento en que la guerra destructiva de Rusia debe y puede terminar», afirmó Zelenski.

Los llamados a la paz comenzaron desde la misma inauguración de la cumbre por parte del presidente indonesio Joko Widodo, quien se ha mantenido neutral durante el conflicto.

«Tenemos que terminar la guerra. Si la guerra no termina, será difícil para el mundo avanzar», dijo Widodo, advirtiendo que el mundo no puede caer «en otra guerra fría».

Rusia tendrá que reconocer que retirar tropas es única salida, según Scholz

El canciller alemán, Olaf Scholz, declaró este martes en el marco de la cumbre del G20, que, tarde o temprano, Rusia tendrá que aceptar que retirar sus tropas de Ucrania es la única salida.

«Al final tendrá que llegar el momento en el que Rusia reconozca y acepte que tiene que salir de esta situación y una de las exigencias es la retirada de las tropas», dijo Scholz en una comparecencia ante la prensa.

Respecto a la propuesta de diez puntos para alcanzar la paz en Ucrania presentada por el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, Scholz reiteró que «lo importante ahora es que Rusia ponga fin a su guerra de agresión y retire sus tropas».

Agregó que esta es la base para poder lograr una situación en la que se pueda negociar la paz, una paz que no puede ser dictada desde la perspectiva rusa, porque ni Ucrania ni la comunidad internacional la aceptarían, señaló.

En este sentido, se mostró partidario de mantener el diálogo con el presidente ruso, Vladimir Putin, como ha hecho durante los últimos meses.

«Considero que es lo correcto que haya un diálogo constante en el que también discutamos precisamente los temas que vemos de manera diferente», dijo, y recordó que ya antes, así como durante la guerra, ha mantenido conversaciones no sólo con el presidente ucraniano, sino también con el jefe del Kremlin.

Scholz se refirió asimismo al borrador de acuerdo del G20 en el que, subrayó, se deja claro que «esta guerra de agresión es inaceptable», que se debe hacer todo lo posible por contrarrestar el impacto que tiene para el resto del mundo, y que «el uso de armas nucleares queda fuera de cualquier discusión».

«Ese es el consenso que poco a poco se está imponiendo aquí», celebró, el canciller, quien calificó de «especialmente valioso» que este enfoque «haya cobrado tanta importancia» en esta cumbre y que se haya alcanzado un acuerdo para una declaración final que en este sentido «nadie rechaza».

En este sentido, el canciller se refirió a la Asamblea General de la ONU, en la que hubo una «clara mayoría» a la hora de condenar a Rusia y la guerra de agresión rusa.

«Al mismo tiempo, existen otros puntos de vista», agregó, pero subrayó que muchos de los países que se abstuvieron en esta condena «interiormente están convencidos de que esta guerra es injusta e innecesaria».

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS