Fundado el 21 de Diciembre de 2016

domingo, 4 / diciembre / 2022

Presidente denuncia intentos de desestabilización y llama a parar la violencia

El presidente Luis Arce fijó la fecha del censo para el 23 de marzo y advirtió que Bolivia es amenazada por intentos de desestabilización e incluso de división, en medio de una espiral violencia –afirmó- pensada en que “resolverá los problemas y justificará una derrota política”.

“La violencia solo genera más violencia, y eso es lo que debemos parar quienes creemos y apostamos por la democracia”, demandó.

La violencia y los actos de racismo y discriminación fueron la tónica del paro liderado por el gobernador Fernando Camacho y el cívico Rómulo Calvo en Santa Cruz, sin embargo este viernes escaló hasta la quema de una sede de campesinos, la toma y saqueo de las oficinas de la Central Obrera Departamental (COD) y el cerco de instituciones públicas.

“Una vez más nuestro país está siendo amenazado por intentos desestabilizadores llevados adelante por algunas personas que pretenden interrumpir una vez más el orden democrático, la tranquilidad de las familias bolivianas, e incluso dividir Bolivia como ya lo intentaron más de una vez, habiendo fracasado en sus intentos”, denunció Arce.

El Presidente dio la madrugada de este sábado un mensaje a la nación en el que fijó la fecha del censo y adelantó en un mes la redistribución de los recursos de coparticipación tributaria, será en septiembre de 2024. Recordó todos los procesos de diálogo que impulsó y que la dirigencia cívica y Camacho abandonaron.

El paro cívico empezó hace 22 días y el curso de la extrema medida de presión se definirá en el cabildo convocado para este domingo. El Gobierno denunció que en ese tiempo de protestas violentas se dieron cuatro muertos, una violación grupal en un punto de bloqueo y más de 180 heridos.

“Lo que no comparto, es que una protesta que no ha sido pacífica, que se ha convertido en un bloqueo forzoso de calles y carreteras, que ha provocado zozobra, temor, angustia, hambre, desabastecimiento, cobros, violencia y muertes”, aseguró el Presidente.

Calvo y Camacho en diferentes momentos de tensión advirtieron que “tenían la receta en el bolsillo”, en alusión a su participación activa en la crisis de 2019 que acabó con un golpe de Estado y la dimisión de Evo Morales. Apoyados en un cabildo, que no había llegado a congregar a 1,5 millones como decían, exigen que el censo sea en 2023, sin respaldo técnico y argumentos cuestionados desde el Institucional Nacional de Estadística (INE).

“Convoco a todas las corrientes democráticas de nuestro país, y las que existen dentro del Comité Interinstitucional a cerrar el paso a la violencia y a los intentos de ruptura del orden constitucional que algunas de sus fracciones está llevando adelante”, insistió Arce.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS