Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 28 / noviembre / 2022

Con el 4,13% de repunte en el PIB, Bolivia ratifica su retorno a la senda del crecimiento económico

El Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia registró una tasa de crecimiento del 4,13% en el segundo trimestre de este año, lo cual ratifica el retorno del país a la senda del crecimiento económico, según el Gobierno nacional.

“El 4,13% ratifica el retorno a la senda de crecimiento económico, ratifica este proceso de construcción de la economía y también muestra que se está creciendo un poco más que el primer trimestre”, destacó el ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui, en octubre pasado.

De acuerdo con datos de la autoridad, ese crecimiento estuvo impulsado, principalmente, por la demanda interna, uno de los principales pilares del Modelo Económico, Social, Comunitario, Productivo (MESCP).

Hasta el segundo trimestre de este año, las exportaciones subieron en 16,62%; la inversión pública y privada en un 7,75%; las importaciones en 7,8%; los gastos de los hogares en 4,15%, y el gasto público en 4,11%.

Para el ministro, estos datos muestran el dinamismo de la economía boliviana, que tras ser afectada por la pandemia del Covid-19 y las decisiones del gobierno transitorio de Jeanine Áñez, viene reconstruyéndose paulatinamente desde noviembre de 2020.

“Estamos encaminados en esa recuperación de la senda del crecimiento económico y en este proceso de reconstrucción de la economía boliviana, principalmente para devolver a las familias bolivianas la certidumbre y tranquilidad en términos económicos”, remarcó en esa ocasión.

Medidas logran resultados

De acuerdo con Cusicanqui, pese al contexto internacional “complicado” a causa del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y la pandemia del Covid-19, Bolivia logró tener estabilidad de precios, crecimiento económico y caída de la desocupación, gracias a la aplicación de diferentes medidas políticas y económicas enmarcadas en el MESCP.

Según datos oficiales publicados en agosto, la pobreza moderada se redujo de 39% en 2020 a 36% en 2021, mientras que la pobreza extrema bajó de 13,7% a 11% en 2021; y la desigualdad, medida por el coeficiente de Gini, descendió de 0,45 puntos porcentuales (pp) en 2020 a 0,42 pp en 2021.

El desempleo también se redujo. A junio de este año, la tasa de desocupación se situó en 4,3%, muy inferior al 11,6% que se observó a julio de 2020; sin embargo, este es un indicador que el Gobierno “tiene la tarea de reducir aún más”.

Los datos oficiales también muestran que a julio de 2022, Bolivia registró una inflación acumulada de 1,58%, considerada la más baja de la región; asimismo, a septiembre esta misma tasa se ubicó en 1,76%. 

Todos esos resultados fueron posibles gracias a la aplicación de diferentes medidas económicas y políticas como, por el lado de la demanda, el Bono Contra el Hambre de Bs 1.000 que llegó a más de 4 millones de beneficiarios, que se vieron afectados por la paralización de la economía en 2020.

También empezó a operar el Fideicomiso de Apoyo a la Reactivación de la Inversión Pública (Farip) de Bs 2.000 millones orientado a otorgar créditos a las Entidades Territoriales Autónomas (ETA’s) para proyectos de inversión pública.

Otra de las iniciativas fue la creación del Fondo Concursable de Inversión Pública Productiva (Focipp) con Bs 1.500 millones para gobiernos autónomos municipales e indígena originario campesinos, para financiar proyectos enmarcados en el área de sustitución de importaciones, infraestructura productiva o proyectos productivos.

Además, se destaca el Régimen de Reintegro en Efectivo del Impuesto al Valor Agregado (Re-IVA), que a septiembre de este año devolvió Bs 40,2 millones y llegó a al menos 79.923 beneficiarios.

El acceso al crédito SIBolivia, a una histórica tasa de interés del 0,5% para promover la producción con sustitución de importaciones, es otras de las medidas aplicadas por el Gobierno del presidente Luis Arce Catacora en dos años de gestión.

Hasta agosto de 2022, mediante este tipo de crédito, se desembolsó Bs 1.181 millones a alrededor de 8.900 unidades productivas micro, pequeñas, medianas y grandes, de los diferentes sectores.

Con la medida de devolución de aportes de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), para aliviar a las familias frente a la caída de sus ingresos, se entregó Bs 1.069 millones a un total de 313.220 personas.

Otra de las medidas que resaltan en la reconstrucción económica fue la subvención a los carburantes y algunos alimentos, el certificado para la exportación, la política de cero aranceles a la importación de fertilizantes, entre otros.

Crecimiento inclusivo y con equidad

En septiembre, el viceministro de Planificación y Coordinación, David Guachalla, informó que el PIB per cápita en Bolivia se incrementó, en un año de gestión del presidente Luis Arce, a $us 3.437, después de una caída a $us 3.160 durante el gobierno de facto de Jeanine Áñez.

Este resultado es consecuencia del MESCP que, al tener como pilares a la inversión pública, la redistribución de la riqueza y la política de industrialización para la sustitución de importaciones, “permite a Bolivia crecer de manera inclusiva con equidad social”, afirmó.

La aseveración del viceministro coincide con la afirmación del presidente Luis Arce, quien sostuvo que el Gobierno nacional está enfocado en construir un país “digno, inclusivo y con crecimiento económico sostenido, en unidad con el pueblo boliviano”.

“Estamos enfocados en construir una Patria digna, inclusiva, con más oportunidades y crecimiento económico sostenido. Nada hará que nos apartemos de esa meta, que alcanzaremos en unidad con el pueblo boliviano”, publicó el mandatario en su cuenta de Facebook./ABI

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS