Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 28 / noviembre / 2022

Wall Street volvió a caer y cerró en rojo una semana turbulenta

Las acciones terminaron en general a la baja en Wall Street, dejando a la mayoría de los principales índices en rojo durante la semana, al surgir más preocupaciones sobre la inflación.

Los mercados cayeron después de que un informe mostrara que los consumidores estadounidenses están aumentando sus expectativas de inflación, una señal más de que la Reserva Federal tendrá que seguir subiendo agresivamente los tipos de interés. Esta estrategia aumenta el riesgo de recesión.

El S&P 500 cayó un 2,4%, el Dow Jones un 1,3% y el Nasdaq cedió un 3,1%. El rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años, que influye en los tipos hipotecarios, superó el 4% y es el más alto desde 2008.

Un informe que muestra que los consumidores estadounidenses aumentaron sus expectativas de inflación futura perjudicó a los mercados de todo el mundo, ofreciendo otra señal de que la Reserva Federal podría tener que seguir subiendo agresivamente los tipos de interés para moderar una inflación persistentemente alta. Esta estrategia aumenta el riesgo de recesión.

Las operaciones han sido inestables durante toda la semana y fueron especialmente volátiles el jueves, después de que un informe del gobierno mostrara que la inflación sigue siendo muy alta. Los principales índices estadounidenses protagonizaron el jueves su mayor remontada en años, revirtiendo las fuertes pérdidas de la mañana.

“No creo que (el repunte) signifique nada desde el punto de vista técnico o fundamental, porque muchas cosas no han cambiado”, dijo Sylvia Jablonski, directora de inversiones de Defiance ETFs. “No creo que veamos ninguna sensación de dirección estabilidad a corto plazo”.

Los inversores han estado buscando cualquier señal que pueda permitir que la Fed eventualmente afloje sus aumentos de tasas de interés. El presidente de la Fed, Jerome Powell, ha dicho que las expectativas de los estadounidenses sobre la inflación futura juegan un papel importante a la hora de fijar los tipos de interés, porque un desbocamiento de los mismos podría crear una espiral mucho más peligrosa y autocumplida.

El banco central ya ha subido su tasa de interés de referencia cinco veces este año, con los últimos tres aumentos en tres cuartos de punto porcentual. Wall Street espera otra subida de tres cuartos de punto porcentual en su próxima reunión de noviembre.

La inflación, aunque se está enfriando en algunos sectores de la economía, sigue siendo muy elevada en general. Una encuesta de la Universidad de Michigan mostró el viernes que los consumidores aumentaron sus expectativas de inflación futura. También mostró que la confianza general de los consumidores sigue siendo sorprendentemente fuerte a pesar de los altos precios de una amplia gama de bienes.

Los rendimientos de los bonos subieron tras el informe de Michigan. El rendimiento del Tesoro a 10 años, que influye en los tipos de interés de las hipotecas, subió al 4,01% desde el 3,86% poco antes de que se publicara el informe. El rendimiento del Tesoro a 2 años, que tiende a seguir las expectativas de futuras acciones de la Fed, subió al 4,50% desde el 4,40% justo antes de que se publicara el informe.

Wall Street también está examinando los últimos informes de resultados en busca de más pistas sobre la forma en que las empresas se enfrentan a la inflación.

Varios grandes bancos fueron puntos brillantes en el mercado. JPMorgan Chase subió un 2,5% tras presentar unos beneficios e ingresos que superaron las previsiones de Wall Street. Wells Fargo subió un 2,9% después de presentar unos sólidos ingresos.

Los precios del crudo estadounidense cayeron un 3,9% y lastraron los valores energéticos. Chevron cayó un 2,5%.

Los mercados europeos subieron después de que la primera ministra británica, Liz Truss, abandonara un recorte previsto del impuesto de sociedades, desechando una parte clave de un plan económico que desencadenó semanas de agitación política y de mercado.

Un informe del gobierno mostró que el ritmo de ventas de los minoristas estadounidenses no varió en septiembre con respecto a agosto, ya que el aumento de los precios de los alquileres y los alimentos redujo el dinero disponible para otras cosas. El informe fue peor de lo que anticipaban los economistas. /Ap

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS