Fundado el 21 de Diciembre de 2016

jueves, 8 / diciembre / 2022

Para The Economist, la reelección de Bolsonaro sería mala para Brasil y el mundo

Como un encuentro repentino con una anaconda, fue más ajustado de lo esperado. Varias encuestas habían mostrado que Luiz Inácio Lula da Silva, un ex presidente de izquierda, ganaba a Jair Bolsonaro, el mandatario de la derecha, por dos dígitos. Algunos predijeron que lograría más del 50% en la primera ronda de las elecciones presidenciales de Brasil, haciendo innecesaria una segunda ronda. Pero en la votación real del 2 de octubre sólo ganó el 48,4% frente al 43,2% de Bolsonaro. (La razón por la que las encuestas subestimaron a los partidarios de Bolsonaro es incierta, pero puede ser que muchos son “tímidos”, o desconfían de los encuestadores y son reacios a compartir sus opiniones con ellos). Los dos candidatos se enfrentarán a una segunda vuelta el 30 de octubre, y Brasil se enfrenta a un mes más de polarización.

Lula sigue siendo el estrecho favorito, entre otras cosas porque Bolsonaro repele a muchos votantes. Es un populista trumpiano, que miente con la misma facilidad con la que respira e imagina conspiraciones por doquier. No hace ningún esfuerzo por detener la destrucción de la selva amazónica. Su gestión del COVID-19 fue vergonzosa. Su círculo se solapa con el crimen organizado. Socava las instituciones, desde el Tribunal Supremo hasta la propia democracia. Insinúa que la única forma de perder las elecciones es que estén amañadas, y que no aceptará ningún resultado que no sea la victoria. Incita abiertamente a la violencia. En una encuesta reciente, casi el 70% de los brasileños dijeron que temían sufrir daños físicos debido a sus opiniones políticas.

Sin embargo, a pesar de la manifiesta incapacidad de Bolsonaro para el cargo, Lula está sólo unos puntos por delante. Gran parte de esto se debe a dos temores razonables sobre Lula: que sea demasiado blando con la corrupción y demasiado izquierdista con la economía.

Lula pasó 18 meses en prisión por aceptar sobornos y fue liberado en 2019 después de que sus condenas fueran anuladas. Él mantiene su inocencia. Pero a los ojos de muchos votantes, la mancha de los sobornos sigue pesando sobre él y su Partido de los Trabajadores debido al “Lava Jato” (Lavado de coches), un vasto escándalo de sobornos centrado en el gigante petrolero estatal. Nunca se ha disculpado por el Lava Jato, por lo que tiene cierta responsabilidad política. Debería hacerlo; y prometer que, si es elegido, elegirá un fiscal general sin miedo de la lista recomendada por la fiscalía.

En cuanto a la economía, el historial de Bolsonaro ha sido justo. La inflación está bajando, el crecimiento se está recuperando y el Estado ha repartido este año ayudas adicionales a unos 20 millones de familias más pobres. Lula, cuando fue presidente, gobernó de forma pragmática y presidió un boom de las materias primas, pero no abordó los problemas fiscales subyacentes, como el descontrol de las pensiones. Eligió a una sucesora inepta, Dilma Rousseff, bajo cuyo mandato la economía se hundió. Esta vez, Lula empezará con unas condiciones fiscales más duras que las que afrontó la última vez que estuvo en el poder. Y su plataforma, aunque vaga, incluye inquietantes vetas de izquierdismo anticuado. Considera que el Estado es el motor del crecimiento; quiere “brasileñizar” los precios de la gasolina.

Para convencer a los votantes de que se le puede confiar su prosperidad futura, debería acercarse al centro. Debería nombrar públicamente a un economista moderado como ministro de Economía. Debería asegurar a los agricultores que no tolerará las invasiones de tierras organizadas por movimientos sociales cercanos a su partido (No son tan comunes como afirman los terratenientes, pero son ampliamente temidas). Debería prometer que no nacionalizará ninguna industria. Debería dejar de jugar con la peligrosa idea de interferir en la libertad de los medios de comunicaciónde Brasil.

Este cambio podría convencer a los dos candidatos más moderados que han sido eliminados de la carrera para que le apoyen. También podría ayudarle a gobernar. Muchos de los aliados de Bolsonaro han ganado esta semana cargos en el Congreso o como gobernadores estatales. Para que Lula consiga una mayoría legislativa, necesitará la ayuda del centro.

Pero haga lo que haga, el próximo mes será tenso. Bolsonaro ha convencido a muchos brasileños de falsedades aterradoras sobre Lula, como que cerraría las iglesias. El presidente ha animado a sus seguidores a desconfiar tanto del sistema de voto electrónico de Brasil como de sus medios de comunicación tradicionales, que comprueban los hechos. Si pierde, puede afirmar que ha ganado e instar a sus seguidores a salir a la calle. Un segundo mandato de un hombre así sería malo para Brasil y para el mundo. Sólo Lula puede evitarlo. Reivindicar el centro es la mejor manera de hacerlo.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS