Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 28 / noviembre / 2022

Brasil: elecciones despiertan temor por una izquierda radical en el Congreso

Brasil puede reforzar el giro a la izquierda en América Latina este domingo. Pero esta vez, la «marea rosa», como se conoció al movimiento original en la década de 2000, ha preocupado menos a los analistas extranjeros. La lectura es que un Congreso fragmentado, que impide la aprobación de medidas más extremas por parte de los presidentes, y un cambio en la postura de los líderes electos con errores aprendidos en el pasado, debe evitar una postura más radical de estos cuando lleguen al poder tanto en el país y en otras economías importantes de la región, como Chile y Colombia.

La situación fiscal de las economías, deteriorada por el gasto social durante la pandemia y agudizada por la guerra de Ucrania, contiene un ímpetu más radical. En Brasil, la visión de los analistas extranjeros es que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT), mejor posicionado en las encuestas, no aumentará el gasto público de manera desenfrenada, tratando de buscar credibilidad para la trayectoria de las cuentas públicas.

A pesar de la reciente caída en la relación entre la deuda bruta y el Producto Interno Bruto (PIB), un indicador de la solvencia de un país y uno de los números más monitoreados por economistas y agencias calificadoras, Brasil está peor que sus pares internacionales. Los datos más recientes, de agosto, muestran el índice brasileño en 77,5% mientras que el promedio de los mercados emergentes es de 67%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tanto Lula como su rival, el presidente Jair Bolsonaro (PL), saben que quien gane deberá reafirmar la responsabilidad fiscal del nuevo gobierno, evalúa el analista del banco francés Natixis, Benito Berber. Y uno de los diferenciales de Brasil con relación a sus vecinos latinoamericanos es que, a diferencia de Chile y Colombia, donde hubo una clara división de candidatos pro mercado con otros candidatos anti mercado, en el país no existe tal diferencia.

“El regreso de América Latina al lado izquierdo del espectro político ha sido una reminiscencia de la ‘marea rosa’ original: la primera vez que la política regional estuvo dominada por gobiernos de izquierda en las décadas de 1990 y 2000”, dice el economista de Wells Fargo, Brendan McKenna, en informe.

Recuerda que el ascenso del expresidente Lula preocupó a los mercados en 2002. Sus gobiernos, sin embargo, no fueron especialmente «radicales» y tuvieron un «grado razonable» de prudencia fiscal. «Aunque el manifiesto del partido de Lula sugiere una plataforma política radical, creemos que será más moderado», evalúa McKenna, mencionando la futura composición de gobierno sugerida por el candidato y la actual situación fiscal del país.

La percepción de los inversionistas extranjeros es que Lula debería dar solo un pequeño salto hacia la izquierda, repitiendo los logros de las administraciones anteriores. Así, esperan que en un eventual tercer mandato, el PT sea pragmático en el frente fiscal, avance en reformas, como la tributaria, además de mantener la economía abierta y la independencia del Banco Central. Esta semana, el PT elogió públicamente al presidente del BC, Roberto Campos Neto.

Por ahora, la expectativa mayoritaria en el exterior es que las elecciones brasileñas avancen hacia la segunda vuelta, aunque los analistas no descartan una definición tan pronto como este domingo. “Es probable que pasemos a la segunda vuelta, pero las encuestas de opinión han sugerido que las elecciones podrían resolverse en la primera. Esto significa que Brasil probablemente se convertirá en la última gran economía de América Latina en ver un giro hacia la izquierda en los últimos años. dijo. El economista jefe de Capital Economics para mercados emergentes, William Jackson, en una conversación con inversionistas esta semana.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS