Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 28 / noviembre / 2022

Wall Street y las bolsas europeas cerraron a la baja por el temor a una recesión y las medidas del gobierno británico

Las acciones de Wall Street volvieron a cerra en números rojos el jueves en medio de la volatilidad en el mercado de bonos y las preocupaciones sobre nuevas alzas en las tasas de interés del banco central.

El índice Dow Jones cerró 1,5% abajo, el Nasdaq con una caída del 2,8% y el S&P 500 cayó 2,1 por ciento.

Los informes económicos del jueves incluyeron datos que muestran una caída en las solicitudes semanales de desempleo en los EEUU que apuntan a un mercado laboral fuerte que probablemente mantendrá a la Reserva Federal enfocada en su política actual de contrarrestar la inflación.

Las acciones estadounidenses, que han caído la mayor parte de las últimas seis semanas, disfrutaron de un raro día alcista el miércoles después de que una intervención del Banco de Inglaterra presionó los rendimientos de los bonos tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña.

Pero los rendimientos fueron más altos en ambos países para los bonos a 10 años, ya que la primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, duplicó la controvertida política de reducción de impuestos que ha sacudido a los mercados.

Las acciones europeas también se desplomaron el jueves. Las acciones de Fráncfort cayeron un 1,7 por ciento, mientras que las de París cayeron un 1,5 por ciento.

En Alemania impactaron los datos de la inflación, que se aceleró bruscamente en septiembre, según mostraron los datos oficiales el jueves, en el último indicio de que la economía más grande de Europa está cediendo ante la presión de los altos precios de la energía.

Los precios al consumidor se dispararon un 10,0 por ciento en comparación con el mismo mes del año anterior.

El canciller alemán, Olaf Scholz, anunció que la nación invertiría 200.000 millones de euros en proteger a los hogares y las empresas del aumento vertiginoso de los costos de la energía tras la invasión rusa de Ucrania.

Las acciones de Londres cayeron un 1,8 por ciento, ya que la libra se recuperó un poco de las caídas anteriores, un día después de que el Banco de Inglaterra se hiciera con los bonos del Reino Unido para evitar un riesgo para la estabilidad financiera del Reino Unido.

Los mercados retrocedieron después de que Truss hiciera caso omiso de las críticas y un llamado público del Fondo Monetario Internacional para descartar los planes de reducción de impuestos a las altas rentas. Truss dijo que está dispuesta a tomar “decisiones difíciles” para que la economía crezca.

“El gobierno del Reino Unido debe ofrecer un plan fiscal creíble para complementar la estabilización financiera del BoE de una manera que respalde el crecimiento a largo plazo sin aumentar las expectativas de inflación”, dijo David Chao de Invesco en un informe.

A pesar de la ganancia del miércoles, el S&P 500 ha bajado más del 20% desde su récord del 3 de enero, lo que lo coloca en lo que los operadores llaman un mercado bajista.

El rendimiento del Tesoro estadounidense a 10 años, o la diferencia entre su precio de mercado y el pago si se mantiene hasta el vencimiento, superó brevemente el 4% el miércoles, su nivel más alto en una década.

A los inversionistas les preocupa cada vez más que las agresivas alzas de las tasas de interés este año por parte de la Reserva Federal de EE. UU. y los bancos centrales de Europa y Asia para enfriar la inflación que se encuentra en máximos de varias décadas puedan llevar a la economía mundial a una recesión.

El gigante de las inversiones Vanguard estima que la posibilidad de una recesión en EE. UU. es del 25 % este año y del 65 % el próximo año si la Fed cumple con las expectativas de que volverá a subir las tasas y las mantendrá elevadas hasta el próximo año. /Afp-Ap

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS