Fundado el 21 de Diciembre de 2016

jueves, 26 / enero / 2023

EDITORIAL: Populismo el socialismo del nuevo siglo 

Muchos politólogos y analistas se han referido a las características del populismo como fenómeno político que comenzó en el siglo pasado, y que reapareció por el año 1996 con el membrete de Socialismo del Siglo XXI, diseñado por el sociólogo alemán–mexicano Heinz Dieterich Steffan, e inicialmente puesto en práctica durante la presidencia del venezolano desaparecido Hugo Chávez Frías.

Este fenómeno ha sido objeto de estudio desde distintos puntos de vista. Había que tomar en cuenta que en la reciente aparición del neopopulismo tuvo, como uno de sus impulsores, al gobierno comunista cubano que, ante el derrumbe de la Unión Soviética, se propuso salvar su orientación radical en peligro por la crisis económica, adoptando y difundiendo en la región este nuevo enfoque de raigambre marxista, con nuevas estrategias para llegar al poder y retenerlo.

El profesor Carlos Malamud, investigador principal del Real Instituto Elcano, en su esclarecedor artículo intitulado ‘Verticalidad y democracia populista’ dice: “Una de las principales características de los nuevos populismos, tanto en su formato bolivariano como en los nacionalistas xenófobos (…) es la presencia de hiper liderazgos”. En efecto, hay endiosamiento de los caudillos que se prolonga, inclusive, cuando estos han perdido el mando, urdiendo vías para recuperarlo y entonces quedarse eternamente en el poder.

Por otra parte, es evidente que la estrategia del populismo es diferente a la que se siguieron en países donde se entronizó el comunismo. Ahora elecciones en lugar de golpes y acciones violentas. Y ya en el poder reelección indefinida, así sea con fraude y persecución a los disidentes.

Malamud pone en evidencia “el inusitado e inesperado anuncio de Cristina Fernández de Kirchner (ahora la vicepresidenta de la Argentina) que con su cuasi segura nueva candidatura a la presidencia tuvo la virtud de trastocar en minutos todo el tablero político nacional”. Lo que sucede en el vecino país es revelador de la persistencia de los seguidores del populismo, no solo para recuperar el poder, sino para impedir su rendición de cuentas por la hiper-currupción generalizada de los que han elegido ese camino.

El fenómeno populista y sus liderazgos mesiánicos son objeto de análisis desde hace mucho tiempo, aunque, en realidad, lo que resalta es lo dicho: uno de sus impulsores es el gobierno comunista cubano que, ante el derrumbe de la Unión Soviética, se propuso salvar su orientación radical con este nuevo enfoque de raigambre marxista, pero con nuevas estrategias para llegar al poder y retenerlo indefinidamente.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS