Fundado el 21 de Diciembre de 2016

viernes, 9 / diciembre / 2022

Putin se acerca más a Xi Jinping: estudia comprar yuanes por 70 mil millones de dólares

Vladimir Putin se acerca cada vez más a Xi Jinping. Es por eso que Rusia está considerando un plan para comprar hasta 70.000 millones de dólares en yuanes y otras monedas “amigas” este año para frenar la subida del rublo, antes de cambiar a una estrategia a más largo plazo de vender sus tenencias de la moneda china para financiar la inversión. El yuan offshore amplió brevemente las ganancias frente al dólar tras la noticia, subiendo hasta un máximo de la sesión. La lira turca subió hasta un 1% al conocerse la noticia, antes de cotizar con pocos cambios en Estambul. La rupia india también subió brevemente.

La propuesta forma parte de una serie de medidas que equivaldrían a un repudio efectivo de más de una década de política económica, mientras el Kremlin revisa su estrategia en medio de las amplias sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados por la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin.

El plan obtuvo el apoyo inicial en una reunión especial de planificación “estratégica” de altos funcionarios del régimen y del Banco Central, incluida la gobernadora Elvira Nabiullina, el 30 de agosto, según personas familiarizadas con las deliberaciones que hablaron bajo condición de anonimato para discutir asuntos que no son públicos.

El enfoque pone de relieve cómo las sanciones han trastornado la estrategia económica de Rusia, ya que la congelación de cerca de la mitad de sus 640.000 millones de dólares en reservas de divisas tras la invasión de febrero dejó al Kremlin sin acceso al dinero que había pasado años ahorrando para un día lluvioso. También subraya cómo los esfuerzos por diversificar esas tenencias fuera de los dólares y los euros para reducir el riesgo de incautación sólo han tenido un efecto limitado.

En la nueva situación, acumular reservas líquidas de divisas para futuras crisis es extremadamente difícil y no conveniente”, decía una presentación de la propuesta preparada para la reunión. Durante años, el Kremlin contuvo el gasto y ahorró cientos de miles de millones en dólares, euros y otras divisas como colchón para aislar la economía de los altibajos del precio del petróleo.

Los 300.000 millones de dólares congelados no fueron de ninguna ayuda para Rusia; al contrario, se convirtieron en una vulnerabilidad y un símbolo de las oportunidades perdidas”, decía la presentación, en una rara admisión oficial del verdadero impacto de las sanciones. Bloomberg vio una copia del documento, que no es público, y las personas familiarizadas con la reunión confirmaron su autenticidad. El gobierno y el banco central no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios sobre el plan. 

El ahorro de ese dinero “supone una reducción directa de las inversiones en Rusia a favor de las inversiones en otros países”, decía el documento. Los servicios de prensa del gobierno y del banco central no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios sobre el plan.

Divisas “amigas”

Incluso la compra de divisas de países “amigos” es problemática, señaló, diciendo que la venta de las tenencias de yuanes “requiere un acuerdo separado con China, que será muy difícil de conseguir en una crisis”. Otras monedas, como el dírham de los Emiratos Árabes Unidos, están sujetas a “elevados riesgos políticos” porque esos gobiernos podrían cambiar sus políticas, mientras que la lira turca se enfrenta a importantes riesgos de devaluación, según el documento.

Pero a corto plazo, con los ingresos de las exportaciones de petróleo gas inundando y llevando el superávit de la cuenta corriente a un récord este año y empujando el rublo al alza, la propuesta pide gastar 4,4 billones de rublos (70.000 millones de dólares) para comprar las monedas de países “amigos”, principalmente yuanes. 

Los bancos, según el plan, están inundados de monedas “blandas” en la actualidad porque los esfuerzos por desplazar el comercio del dólar y el euro hasta ahora han tenido un progreso limitado y los socios comerciales de Rusia no están entusiasmados por aceptar pagos en sus propias monedas.

El economista de CitigroupIvan Tchakarov, calificó de “bastante ambicioso” el plan de compra de 70.000 millones de dólares para finales de año, escribiendo en una nota que las compras anteriores han sido más modestas. “En cualquier caso”, añadió, “el gobierno parece decidido a conseguir finalmente un rublo más débil a finales de año”. 

La primera vez que los funcionarios abordaron la idea de comprar divisas “amigas” para frenar la subida del rublo fue en junio. En ese momento, el ministro de Economía, Maxim Reshetnikov, criticó la idea, diciendo que no sería suficiente para mover el tipo de cambio del rublo, sino que obligaría al gobierno a reducir fuertemente el gasto. 

El documento no menciona la caída del yuan frente al dólar este año, que ha erosionado el valor de las reservas de Rusia, que cuenta en la moneda estadounidense.

Antes de la guerra, Rusia había aumentado constantemente sus inversiones en yuanes como parte de su campaña de diversificación, convirtiéndose en uno de los mayores tenedores de reservas en la moneda china del mundo. Pero aunque esos activos no han sido congelados por las sanciones estadounidenses y europeas, el acceso de Rusia a ellos sigue siendo limitado.

El documento dice que las tenencias de yuanes podrían alcanzar los 180.000 millones de dólares, incluyendo las compras adicionales no especificadas realizadas este año. El Banco Central dejó de informar sobre el desglose por divisas de las reservas tras la imposición de las sanciones. El 1 de enero, dijo que el yuan representaba el 17,1% de sus reservas, lo que supone algo más de 100.000 millones de dólares.

El plan prevé gastar ese dinero -hasta 180.000 millones de dólares- en los próximos tres a cinco años para ayudar a cubrir el enorme coste de la sustitución de tecnologías extranjeras y el cambio de la infraestructura de transporte hacia nuevos mercados en Asia.

El documento no detalla cómo se gestionarán las ventas de rublos, señalando únicamente que fortalecerán el rublo, ayudando a compensar el impacto inflacionario del gasto de inversión. /Bloomberg

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS