Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 26 / septiembre / 2022

BLOQUEOS, ESPACIO E INSEGURIDAD

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas

El tema epigrafiado es  inherente a nuestra sensibilidad de ciudadanos porque  el espacio público es indubitablemente el lugar por excelencia  para promover  relaciones  y, sobre todo, la interrelación ciudadana, entendida como la genuina expresión de la vida en comunidad, de cuya esencia brotan como capullos incesantes  una diversidad  de actividades  que decantan en el fortalecimiento de las relaciones sociales entre ciudadanos.

En ciudades como La Paz y Santa Cruz el ciudadano ya cobija un miedo latente de circular por las calles por los recurrentes bloqueos que es una costumbre sádica de los incapaces para dialogar y del gobierno que no convoca inmediatamente al diálogo y espera que la insatisfacción crezca y peor, siendo un delito flagrante, la policía no ejerce la coacción otorgada por la ley.

Esto último referido es, aunque se sea escéptico, un detente para la inseguridad ciudadana que despliega temor legitimo en todos los estamentos de una sociedad. Es superlativamente importante  este crisol donde se funden las relaciones de los ciudadanos que bien cohesionados impiden, solo con ese nexo espiritual y de entendimiento armónico, la  libertad de acción  a los delincuentes que proceden incivilmente y  sobrepujan  las   buenas costumbres y el orden público.

El decaimiento de la intensidad de la interacción ciudadana, influye significativamente en  el sentimiento de la seguridad, además, como se reflejaba, el abandono, la precariedad, la falta de uso y peor, la ausencia total de espacios, conspiran  en la edificante construcción de relaciones sociales  y las desestructuran.

Es vital para las sociedades que sus alcaldes   estudien la planificación municipal con profundidad y sus ascensos a esos importantísimos cargos  no sea  consecuencia de la política  y ¿Por qué un alcalde debe estar formado académicamente en la planificación de una urbe, sin importar su dimensión?, porque de lo contrario, aunque contrate técnicos expertos en la materia, siempre estará preso de su ignorancia y deberá asentir proyectos que no los entiende a  cabalidad y no aporta  sugerencias propias  y deseos pues es un diletante.

El sentimiento de seguridad  de las personas que viven en una urbe, coincide con que más allá de las características  individuales de una persona, la calidad de las aéreas  donde vive  la población, se entenderán como áreas en buen estado, siempre disponibles al ciudadano, limpias, ordenadas  y bien iluminadas.

Entonces si no se cumplen estos requisitos  que atraerán a la incivilidad donde germina el desorden social  y el deterioro físico de los espacios públicos, ostensiblemente  con signos fehacientes de descuido  y falta de interés del municipio correspondiente, contribuyendo esta desidia   para que se transformen  en lugares vulnerables  al delito. Esto es objetivo  debido a que  infinidad de delitos ocurren  en lugares que ostentan  deterioro físico y  desorden social.

Experiencias en otras urbes  han demostrado  que se puede  reducir la incidencia  de ciertos delitos  modificando y cuidando con estricto esmero y dedicación profesional  el entorno urbano, que puede significar un desplazamiento del delito.

La mala iluminación, que debía ser óptima debido a que todos los ciudadanos la pagan religiosamente en la factura de energía eléctrica, la invasión de espacios  público, la invasión de las veredas con total indulgencia de las autoridades ediles, los basurales, los problemas de tránsito  y  el alto congestionamiento, que podría mejorarse a través de la formación de los policías en la conducción del tránsito; todos ellos factores  que favorecen a las condiciones para delinquir y exacerban el sentimiento de inseguridad.

Abogado, posgrados en Interculturalidad y Educación Superior, Alta Gerencia para abogados; Conciliación y Arbitraje, Filosofía y Ciencia Política (Maestría), Derecho Aeronáutico, doctor honoris causa con tesis aprobada.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS