Macron pide a Irán una «decisión clara» sobre el acuerdo nuclear

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su homólogo de Irán, Ebrahim Raisi, sostuvieron este sábado una larga conversación telefónica en torno a los esfuerzos para revivir el histórico acuerdo nuclear iraní.

Macron reiteró su convicción de que «todavía es posible» lograr un pacto, pero defendió que este debe alcanzarse «cuanto antes». Además, expresó su «decepción» por el estancamiento de las negociaciones en la capital austriaca, Viena, sobre la reanudación del acuerdo, e insistió en la necesidad de que Teherán tome una «decisión clara» para cerrar el tratado, según el comunicado emitido por la Presidencia francesa.

La llamada telefónica se produce cuando las conversaciones en Viena entre Teherán y las potencias mundiales se hallan estancadas desde marzo pasado.

El acuerdo nuclear iraní

En 2015, Irán y el Grupo 5+1– Reino Unido, China, Francia, Rusia, EE.UU. y Alemania– firmaron el histórico Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), que fijó el levantamiento de una serie de sanciones contra la República Islámica a cambio de su compromiso de no desarrollar ni adquirir armas nucleares.

Sin embargo, en 2018 Washington se retiró unilateralmente del acuerdo y reintrodujo las sanciones contra Teherán e impuso nuevas medidas restrictivas adicionales. La República Islámica, en respuesta, suspendió gradualmente sus obligaciones estipuladas en el JCPOA.

La respuesta de Raisi

La agencia IRNA informa que Macron y Raisi hablaron durante dos horas y que el mandatario iraní criticó a Francia, EE.UU., Reino Unido y Alemania por la resolución que el Organismo Internacional de Energía Atómica adoptó en junio contra Teherán.

El mandatario del país persa dijo que esa resolución, impulsada por Washington, París, Londres y Berlín, dañó la confianza política y que el objetivo de esta era presionar a la República Islámica con medidas «poco constructivas».

Ebrahim Raisi también manifestó su compromiso con revivir el acuerdo nuclear, pero insistió en que el pacto es viable solo «si los problemas de seguridad se resuelven por completo». Al respecto, destacó que los otros firmantes del JCPOA, Rusia y China, «dan garantías de que seguirán comprometidos con el acuerdo y se respetarán los intereses económicos de Irán».

Las sanciones de EE.UU. perjudican a Europa

Asimismo, destacó la disposición de Teherán a cooperar económicamente con todos los países, pero criticó la política de sanciones unilaterales de Washington, subrayando que «son perjudiciales para la economía mundial, especialmente para Europa».

El mandatario también rechazó la «injerencia extranjera» en Asia Occidental, donde los «problemas regionales deben ser resueltos por los países y gobiernos de la región», defendió.