Fundado el 21 de Diciembre de 2016

sábado, 24 / septiembre / 2022

Editorial: «SEMBRAR» EL PETRÓLEO EN BOLIVIA Y EN TARIJA

Sobre sembrar los hidrocarburos, se ha escrito mucho en todo el mundo por ende también en nuestra Bolivia y lógicamente que Tarija no fue la excepción, ya que desde el mismo momento del inicio de la época del cambio económico, de pasar de una economía rural y agrícola a una economía fundamentada en la industria petrolera, se planteó la necesidad de la ‘siembra del gas’.

Y como las economías que viven del petróleo, casi siempre tienen las mismas historias, nos podemos remontar al lejano martes 14 de julio de 1936 cuando el desaparecido impreso venezolano “Ahora”, insertó su hoy en día famosa Editorial, “Sembrar el petróleo”, de su Director Arturo Uslar Pietri. Fue esta, la primera vez que en Venezuela -quizá el orbe- se hacía un planteamiento público de esta naturaleza y también la primera aparición de esa consigna, la cual lleva casi un siglo, sin ser atendida correctamente en ningún país que vive de la economía de los hidrocarburos.

Uno de los párrafos más locuaces de ese Editorial, decía así: “Cuando se considera con algún detenimiento el panorama económico y financiero de Venezuela se hace angustiosa la noción de la gran parte de economía destructiva que hay en la producción de nuestra riqueza, es decir, de aquella que consume sin preocuparse de mantener ni de reconstituir las cantidades existentes de materia y energía. En otras palabras, la economía destructiva es aquella que sacrifica el futuro al presente, la que llevando las cosas a los términos del fabulista se asemeja a la cigarra y no a la hormiga”.

Elocuente, duro pero muy cierto lo expresado por ese otrora matutino. Y si aterrizamos en Bolivia, el gobierno, a través del potenciado Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), abunda en proyectos y desarrollos petroleros en todas las áreas y regiones petroleras de Bolivia; pero carece, de lo esencial, como lo es, el de impulsar la verdadera siembra del petróleo, diversificando la economía hacia otras áreas e industrias del país.

Es que un plan de siembra petrolera, ni siquiera ha empezado a desarrollarse, ni creemos que empiece, con un gobierno con sello estatista como éste. Además, las dificultades económicas por las que atraviesa Bolivia, entre otras, tales como las políticas, legales, de infraestructura, de servicios básicos, etcétera, dificultan su desarrollo.

Ante las noticias que llegan frecuentemente, sobre avances tecnológicos en la búsqueda de fuentes de energía alternas renovables y no renovables, en sus diferentes formas, según las cuales, entre 10 a 20 años, el petróleo sería un competidor más en el mundo energético sin dejar a un lado su abrupta caída de precio; así como las ahora -léase malas- noticias de que los pozos petroleros, sobre todo en el Chaco tarijeño, están disminuyendo su producción, las posibilidades de sembrar el petróleo en Bolivia, parecieran alejarse dramáticamente o solo ser un sueño de los tantos de este país no país.

por: Julio Vaca Guzmán del Carpio / fundador de lavozdetarija.bo

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS