Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 3 / octubre / 2022

Ucrania: Los desminadores buscan bombas de racimo en Mikolaiv

La ciudad de Mikolaiv sigue siendo bombardeada por el ejército ruso. Esta semana, varios edificios, entre ellos un hospital infantil, fueron alcanzados. La línea de avance de las tropas rusas está a unos 30 kilómetros. Las autoridades ucranianas y la ONG Human Rights Watch acusan a los rusos de haber disparado repetidamente municiones de racimo contra la ciudad. Este tipo de arma está prohibida por un tratado internacional debido a su efecto indiscriminado generalizado, y al peligro duradero que supone para la población civil. Cada día, en Mikolaiv, tres equipos de desminadores recorren la ciudad para retirar entre 50 y 60 artefactos. Informe con uno de estos equipos.

«Atención, operación de desminado en curso, todos a cubierto»: con un traje de protección verde, un hombre activa el detonador para hacer estallar una submunición que ha caído en un huerto.

Del otro lado de la Calle de los Voluntarios, Vyatcheslav sale de su casa. El 29 de marzo, las explosiones lo despertaron en plena noche: su coche está destruido, su techo agujereado por todas partes.  

«Desde el 29 de marzo, estáִn desminando, hace unos cinco o seis días… Y todavía no han terminado. En casa, explotó en todas partes, tuvimos seis, y allí, tuvieron once», dice.

Explosiones continuas: «Su blanco no está claro»

En este barrio obrero del este de Mikolaiv, la mayoría de los residentes ya se habían marchado cuando explotaron las bombas de racimo, que esparcieron miles de proyectiles por una amplia zona.

«Están disparando de forma caótica», afirma Artem Vaguin, portavoz de los bomberos de la delegación local del Ministerio de Situaciones de Emergencia. «Su blanco no está claro, ni si lo hay. No entendemos cuál es su objetivo», agrega.

En la distancia, hay constantes explosiones. Se han acelerado en los últimos días, confirma uno de los desminadores: «Mandan todo lo que tienen aquí. Cohetes con submuniciones, bombas aéreas, proyectiles, en fin, todo su arsenal. Ahora, es bastante lejano, es difícil entender lo que está cayendo, pero cuando se trata de municiones de racimo, puedes oírlo, hace ‘boom, boom, boom’, como un redoble de tambores», explica.

De vuelta a la furgoneta, el desminador se quita la parte superior de su traje de 40 kg. Sudando, recupera el aliento antes de ponerse de nuevo en marcha hacia otro artefacto que hay que desactivar.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS