Bolivia desvirtúa algún tipo de contaminación en el Silala y habla de una compensación

Bolivia desvirtuó este martes que tenga algún tipo de responsabilidad con relación a que las actividades que hubiera hecho en el Silala hubieran ocasionado algún tipo de contaminación o daño a Chile y afirmó tener el derecho a una compensación que debe incluir el costo de mantenimiento de las canalizaciones.

La posición fue planteada por dos abogados internacionales y miembros del equipo boliviano ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, donde se desarrolla el segundo día de la intervención de Bolivia en la fase de alegatos orales

“Chile nunca ha firmado y mucho menos demostrado que las muy modestas actividades que Bolivia emprendió en su territorio, en las cercanías del Silala, hayan causado la más mínima contaminación a las aguas del Silala o cualquier otra forma de daño a Chile”, afirmó el abogado estadounidense Rodmay Bundy.

Recordó que el vecino país pidió en sus alegatos que la CIJ especifique con precisión qué medidas debe tomar  Bolivia para prevenir o controlar la contaminación, sin embargo, “tampoco explica de qué manera Bolivia no adoptó tales medidas o incumplió alguna obligación al respecto”.

“No hay pruebas de que Bolivia no haya tomado las medidas apropiadas cuando se le pidió para prevenir y controlar la contaminación”, remarcó.

Mientras que el abogado francés Mathias Forteau hizo mención a tres contrademandas a Chile. En una de ella se pide una compensación a futuro por el uso de ese recurso hídrico que nace de manantiales en el territorio boliviano.   

“Todo abastecimiento, por parte de Bolivia a Chile de las aguas que fluyen de forma artificial del Silala, así como las condiciones y las modalidades de ese abastecimiento en particular, la compensación que se debería pagar, están sujetas a la conclusión de un acuerdo con Bolivia”, señaló con relación a la tercera contrademanda.

La primera señala que Bolivia “defiende la soberanía sobre los canales artificiales y las instalaciones de drenaje del Silala que están situadas sobre su territorio y tiene el derecho de decidir si las mismas deben mantenerse y de qué manera”

En tanto que la segunda refiere que: “Bolivia tiene la soberanía de las aguas del Silala cuyo caudal ha sido gestionado, mejorado o producido artificialmente sobre su territorio y Chile no tiene derecho a este caudal artificial”.

Forteau aclaró que las aclaró que la tercera demanda se dirigía “más bien de cara al futuro y no con vistas al pasado” y que si los canales y otras instalaciones fueron desmanteladas, la segunda y tercera contrademanda quedarían entonces sin objeto alguno”.

Bolivia ratificó este martes que la aguas del Silala fluyen a través de la frontera durante más de 100 años en virtud de la concesión de la compañía Ferrocarril Antofagasta Bolivia (FC AB) deberían utilizarse para locomotoras de vapor, sin embargo, Chile reconoció que las aguas se utilizaron para consumo humano, la extracción de cobre, por parte de la empresa minera Estatal Codelco y otras actividades industriales como la industria salitrera.

“En otras palabras, Chile ha sido libre hasta hoy de utilizar todas las aguas del Silala como quería y Bolivia nunca ha impedido única el más mínimo perjuicio a esas actividades”, añadió el abogado estadounidense Rodmay Bundy.