Fundado el 21 de Diciembre de 2016

lunes, 3 / octubre / 2022

Lesly Fanola, una de las pocas expertas bolivianas en Física Médica en Medicina Nuclear

Con el pelo castaño rizado y recogido, anteojos y uno de los característicos uniformes de médico, diariamente empieza su jornada laboral a las 08:00 a.m. con la principal tarea de controlar a diario los quipos PET-CT y otros instrumentos de última tecnología para realizar el tratamiento preciso a pacientes con cáncer en el flamante y primer Centro de Medicina Nuclear y Radiología (CMNyR) de la ciudad de El Alto, la segunda más poblada del país.

Se trata de la Física Médica en Medicina Nuclear Lesly Fanola Guarachi, quien compartió con la ABI su experiencias profesional, laboral y familiar, mientras realiza su trabajo en una de las áreas de ese primer nosocomio de alta tecnología en Bolivia, inaugurado este mes por el presidente Luis Arce.

Ella nació en La Paz hace 36 años y tras salir bachiller de la unidad educativa “Santa Teresa”, en el barrio Miraflores, ingresó a la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), donde estudió la carrera de Física.

“La idea de estudiar Física nació cuando estaba en el colegio. Siempre quise estudiar medicina, pero un profesor me animó a escoger Física y me explicó que también existía la carrera de Física Médica y fue algo que me he trazado como meta”, recordó con una sonrisa.

Fanola Guarachi obtuvo la licenciatura en Física; sin embargo, sus estudios no culminaron ahí, también logró un doctorado y especializaciones en universidades de Italia, Japón y Argentina, por lo que ahora es Física Médica en Medicina Nuclear, una de las escasas profesiones y especialidades en Bolivia.

“Físicos médicos en medicina nuclear, por el momento, somos dos en toda Bolivia”, reveló la profesional y explicó que obtener esa profesión y su especialidad en el país y en el extranjero le tomó alrededor de 10 años de estudio, lo cual no hubiese sido posible sin el apoyo incondicional de su familia, integrada por sus padres y su novio.

“La verdad es que mi mamá y mi papá siempre me han impulsado. Siempre que he necesitado algo, mis papas han estado ahí para apoyarme. Estar fuera del país y lejos de mi familia fue difícil, pero ellos siempre han sido un gran impulso para mí”, comentó.

La joven profesional boliviana también hizo una especialización de Físico Médico en Medicina Nuclear en una universidad de Buenos Aires – Argentina, gracias a una beca de la estatal Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN).

Al retornar a Bolivia se incorporó al Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia de El Alto, donde es una de las pocas profesionales especializadas que se encarga de la calibración y control de los equipos de última generación para atender a los pacientes con cáncer.

“El Físico Médico, en medicina nuclear, no tiene un contacto con el paciente, es más que todo el que hace el control de los equipos. El físico médico, en medicina nuclear, tiene que ver que el equipo directamente esté funcionando”, enfatizó.

Desde su experiencia, recomendó a los bachilleres bolivianos tener una inspiración para seguir una carrera profesional. La inspiración de Lesly fue Marie Curie, una física y química polaca, quien descubrió el polonio y obtuvo premios Nóbel.

“Cuando alguna vez me preguntan ¿qué implica estudiar Física?, siempre les digo que la Física tiene un espectro bien amplio, que no solamente se trata de ser docente, hay muchas aplicaciones tanto en sociología, como en biología, en medicina e incluso en la misma economía”, comenta.

Señaló que en Bolivia se necesitan más profesionales como ella; principalmente ahora que el país cuenta con el CMNyR y se tendrá otros dos centros con las mismas características en La Paz y Santa Cruz.

El primer CMNyR con profesionales jóvenes

El coordinador Técnico del Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia de El Alto, Ruddy Nishino Justiniano, destacó que mayor parte de los profesionales, hombres y mujeres, que trabajan en este nosocomio son gente joven.

Los profesionales que operan en este centro tienen en un promedio de 30 a 40 años de edad y en su mayoría son del género femenino. Para incorporarse al centro, el plantel fue a formarse a universidades de Argentina mediante becas de la ABEN, enfatizó.

De acuerdo con datos de la ABEN, este primer CMNyR en el país cuenta con 30 profesionales bolivianos que fueron formados desde 2019 en los institutos de la Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina (CNEA) y entidades asociadas./ABI.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS