China confina a la mayor parte de la población de Shenzhen ante rebrote de coronavirus con 66 casos

Las autoridades chinas han puesto bajo confinamiento a la mayor parte de los 17 millones de habitantes de la ciudad de Shenzhen, en el sur del país y sede de gigantes tecnológicos nacionales como Huawei y Tencent, mientras combaten el peor brote de coronavirus desde el estallido de la pandemia.

La ciudad ha entrado así en estado de cuarentena tras la notificación de 66 nuevos casos de coronavirus y la explosión de la variante ómicron. A partir del lunes, todo el transporte en toda la ciudad y todos los complejos residenciales permanecerán cerrados, informa el diario estatal internacional chino ‘Global Times’.

Las autoridades sanitarias de China han informado este domingo del mayor número diario de contagios registrados desde hace dos años: 1.807 casos en las últimas 24 horas en su parte continental. De las nuevas infecciones locales, 1.412 se registraron solo en la provincia de Jilin. Estos datos suponen una cifra ínfima en comparación con otros países, ya que el gigante asiático cuenta con una población de 1.411 millones de habitantes.

Pero aun así, China ha decidido imponer una política draconiana de confinamientos para intentar contener lo que se trataría de una expansión masiva de la enfermedad. La condición parece estar deteriorándose en Hong Kong, donde los funcionarios de salud confirmaron el domingo 32.430 casos de covid-19 y 264 muertes, informó el ‘South China Morning Post’.

El viernes se impuso un bloqueo en la ciudad nororiental de Changchun después de que se detectaran allí cientos de casos. Las nuevas restricciones solo permiten salir de casa a una persona por hogar para ir de compras.

Asimismo, los nueve millones de residentes de la ciudad serán sometidos a pruebas de detección del virus. Tras el brote de Wuhan a principios de 2020, China adoptó una política «cero covid» contra el virus, por lo que las autoridades se apresuraron a tomar medidas muy estrictas para evitar su propagación.

En los dos últimos años, los brotes apenas han existido gracias a los tests a grandes partes de la población y a los cierres masivos. Sin embargo, la variante ómicron, detectada en el país por primera vez en enero, ha llevado a China a llevar su política restrictiva más lejos. El país ha registrado hasta el momento 114.000 contagios y 4.636 fallecidos desde la declaración de la pandemia./AFP