El jefe del Ejército de Chile renuncia un día antes de declarar como inculpado por fraude

El comandante en jefe del Ejército de Chile, general Ricardo Martínez, renunció este miércoles a su cargo un día antes de tener que declarar ante una jueza como «inculpado» en un caso de fraude en la institución.

«Pese a que debiera contar con la presunción de inocencia de la que goza cada ciudadano, pero que en la práctica aplica para algunos y no para todos, comunico que he resuelto presentar al presidente de la república mi renuncia al cargo de comandante en jefe del Ejército», anunció Martínez al presentar la cuenta pública de su gestión de cuatro años.

El militar debe declarar este jueves en calidad de inculpado en el marco de una sonada investigación por corrupción en la institución por el supuesto desvío para fines personales de millones de dólares de los fondos reservados.

En dicha investigación están procesados también otros excomandantes en jefe: los generales retirados Humberto Oviedo (2014-2018) acusado del uso irregular de viáticos en más de 20 viajes al exterior, y Juan Miguel Fuente-Alba, acusado de malversar unos 3.500 millones de pesos (más de 4 millones de dólares).

«Reitero mi inocencia y hago presente que nunca he estado ni estaré por sobre la ley, pero tampoco me corresponde que esté por debajo de la ley», afirmó Martínez este miércoles.

La jueza especial de la Corte Marcial, Romy Rutherford, encargada del caso, investiga la compra de inmuebles, automóviles de lujo y otros gastos «injustificados» con fondos reservados del Ejército.

Martínez, de 62 años, presentó su renuncia una semana antes de que culminara su periodo de cuatro años como jefe del Ejército./AFP