Fundado el 21 de Diciembre de 2016

viernes, 21 / enero / 2022

Boris Johnson habló tras la dura derrota electoral que compromete su liderazgo: “He escuchado el veredicto»

Envuelto en una serie de escándalos, el primer ministro británico Boris Johnson dijo este viernes que asumía la “responsabilidad” de la derrota de su partido conservador en una elección local, que lo fragiliza aún más en pleno resurgimiento del COVID-19.

Dos años después de su histórica victoria con la promesa de sacar al Reino Unido de la Unión Europea, el final de 2021 se convierte en pesadilla para el líder conservador.

Hasta hacía poco, Johnson gozaba de una gran popularidad, cuestionada actualmente por su propio bando en el Parlamento tras varios escándalos, una inflación galopante y un aumento exponencial de los contagios de COVID-19 por la variante Ómicron.

A la lista se suma el duro revés electoral sufrido por el Partido Conservador en una elección parcial celebrada en la circunscripción rural de North Shropshire el jueves. Siempre controlada por su partido, la circunscripción cayó esta vez a manos del Partido Liberaldemócrata, con un 47% de los votos.

Helen Morgan, la candidata ganadora, afirmó tras su victoria que los electores habían enviado un mensaje “alto y claro” a Johnson de que “la partida se ha acabado”.

El primer ministro reaccionó y dijo que “con toda humildad”, tenía que “aceptar este veredicto”.

Soy responsable de todo lo que hace el gobierno y por supuesto asumo la responsabilidad personal”, dijo Johnson. “Entiendo perfectamente por qué la gente se siente frustrada”, añadió.

El revés electoral sufrido por el líder conservador, de 57 años, refleja la exasperación popular, según los propios miembros del partido.

Los electores del North Shropshire se hartaron”, reconoció en SkyNews el presidente del Partido Conservador, Oliver Dowden. “Creo que querían enviarnos un mensaje y (…) lo entendimos”, añadió.

Según el diario conservador The Daily Telegraphla derrota del Partido Conservador en una circunscripción que mantuvo durante casi 200 años es una “humillación” para el primer ministro.

Por su parte, el diario de izquierdas The Guardian señaló que “el calamitoso colapso del apoyo a los conservadores (…) asustará a muchos diputados conservadores y es probable que plantee preguntas sobre el futuro de Johnson”.

¿Moción de censura?

Aunque pocos representantes manifestaron hasta ahora que apoyarían la medida,la posibilidad de una moción de censura contra el primer ministro ya no es un tabú.

De hecho, ya se barajan nombres para sustituirlo, como el de la ministra de Relaciones Exteriores, Liz Truss o del ministro de Finanzas, Rishi Sunak.

Porque además del revés electoral,el primer ministro se vio salpicado por una serie de escándalos.

Su popularidad cayó en picada tras la revelación de una serie de fiestas en Downing Street, la sede del gobierno, durante el invierno de 2020, cuando los británicos estaban sometidos a fuertes restricciones para combatir la pandemia de coronavirus.

Hasta el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, se mostró “decepcionado” y pidió que todo el mundo cumpliera con las normas.

El jueves, además, los diariosThe Guardian y The Independent revelaron que Boris Johnson participó a una fiesta en Downing Street, la sede del gobierno, el 15 de mayo de 2020, también en medio de fuertes restricciones sanitarias.

Dowden, el presidente de los conservadores, justificó el viernes que se trataba de una “reunión” que se desarrolló en el jardín para limitar los riesgos de contagio por COVID-19. “Creo que era perfectamente apropiado y razonable”, afirmó.

Sin embargo, las revelaciones ponen en duda el liderazgo de Johnson en un momento en que el Reino Unido se enfrenta, según el gobierno, a un “maremoto” de infecciones por la variante Ómicron. Desde el inicio de la pandemia, el país registró casi 147.000 muertes.

Cada vez más debilitado políticamente, Johnson trató de defender nuevas medidas anticovid el miércoles en el Parlamento, pero 99 de los 361 diputados de su propio partido se opusieron a la aplicación de pasaportes sanitarios para entrar en eventos multitudinarios.

Finalmente, la medida fue adoptada gracias al apoyo de la oposición laborista, pero fue la mayor rebelión que sufrió Johnson desde su llegada al poder en 2019.

A nivel de partido, solo la ex primera ministra Theresa May había conocido una situación peor que la de Johnson: víctima de una creciente rebelión en aquel mismo año por su acuerdo de Brexit, acabó dimitiendo tras una moción de censura interna. /Afp

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS