Las dos preguntas que Jeff Bezos le hizo a una experta de Silicon Valley antes de contratarla en Amazon

Ann Hiatt es una veterana de Silicon Valley con 15 años de experiencia trabajando como socia comercial ejecutiva para Jeff Bezos. En un artículo para el portal estadounidense CNBC, la actual empresaria dio cuenta de su experiencia en Amazon y dio detalles de la entrevista que mantuvo con uno de los hombres más ricos del mundo y que le valió la contratación en 2002 luego de que éste le hiciera dos preguntas concretas.

Durante el artículo, Hiatt expresó que nunca había pensado en postularse para un trabajo en el gigante tecnológico a pesar de que la mayoría de los padres de sus amigos eran ejecutivos de tecnología y ganaban mucho dinero.

No obstante, dijo que envió su currículum a Amazon sin pensarlo mucho y que para su sorpresa, la llamaron para una primera entrevista para un puesto de asistente junior. “No tenía conexiones en la empresa, ningún título en ciencias de la computación y absolutamente ninguna experiencia trabajando para un CEO”, escribió Hiatt.

La actual empresaria, ya veterana en Silicon Valley y que también trabajó para Google, dijo que sus entrevistas iniciales en Amazon fueron vertiginosas en volumen y ritmo, al tiempo que destacó que mantuvo reuniones con todos los asistentes principales, algunas de las cuales duraron todo el día.

En ese marco, recordó que una entrevista tuvo lugar en una oficina oscura con solo el brillo de un monitor lleno de códigos y una extraña luz nocturna giratoria multicolor en la esquina, algo que no la impresionó.

Sin embargo -relató- unos meses más tarde, después de que no había recibido respuesta y comenzaba a perder toda esperanza, le sonó el teléfono. Se trataba de un reclutador de Amazon que le pidió que regresara para una entrevista final y que se disculpó por el largo y prolongado proceso de entrevistas. Lo que no le dijo es que el último test sería con el propio Bezos.

Las dos preguntas de la entrevista que le hizo Jeff Bezos

Según Hiatt, durante la mañana de octubre en la que se desarrolló la entrevista se sintió relajada. “Estaba pacientemente sentada en una silla de la sala de conferencias cuando se abrió la puerta y entró Bezos. Se sentó frente a mí y se presentó”, narró. El fundador de Amazon comenzó la entrevista prometiendo que solo haría dos preguntas y que la primera sería un acertijo “divertido”.

“Quiero que calcule la cantidad de paneles de vidrio en la ciudad de Seattle”, dijo que fue el pedido de Bezos.

Y agregó: “Estuve momentáneamente aterrorizada. Luego hice una pausa para calmarme, recordándome a mí misma que debía pensar en su motivación para hacerme esa pregunta. Quiere ver cómo funciona mi mente, me dije. Quiere verme dividir un problema complicado en pasos pequeños y manejables. Yo puedo hacer eso”.

En ese marco, Hiatt dijo que describió cómo comenzaría con la cantidad de personas en Seattle, que afortunadamente calculó correctamente en alrededor de 1 millón, solo para facilitar las matemáticas. Luego le dijo a Bezos que cada uno tendría una casa, un medio de transporte y una oficina o escuela, todas las cuales tendrían ventanas. Así que sugirió que basaran la estimación en el promedios de esos y luego hicieron los cálculos.

Analizamos todos los escenarios, grupos, anomalías y formas posibles de explicar estas excepciones. Sentí que lo hablé durante horas mientras Bezos llenaba la pizarra con números. Estoy segura de que en realidad algo tomó más de 10 minutos. Recuerdo que me emocioné cuando escribió la estimación final”, afirmó, al tiempo que agregó que la misma era la correcta.

La segunda pregunta del magnate multimillonario fue cuáles eran sus objetivos profesionales, a lo que Hiatt le contestó que Amazon había demostrado ser una empresa “llena de gente ambiciosa y apasionada”.

“Quería ser como ellos y aprender lo que sabían. Sus puntos fuertes estaban en las áreas que yo personalmente quería desarrollar, por lo que el valor de la experiencia era obvio, aunque se sentía como una desviación de mi objetivo de ser profesora. Le expliqué que no tenía idea de cómo ser asistente, pero que sabía la importancia de estar constantemente fuera de mi zona de confort. Quería saltar a una curva de aprendizaje y crecimiento astronómico”, dijo.

“Conociendo a Bezos tan bien como yo ahora, veo por qué esas eran sus únicas dos preguntas. Estaba midiendo mi potencial al hacer preguntas que explorarían si tenía el valor, el coraje y la motivación para correr a su ritmo y ser lo suficientemente valiente para saltar constantemente con él y subir de nivel”, destacó.

Y añadió: “Al final de la entrevista, ambos sabíamos que haría cualquier cosa para tener éxito, a pesar de ser una candidata muy joven. Bezos terminó contratándome en el acto. Me dio el escritorio abierto a solo un metro del suyo. Era el escritorio más cercano a él en la empresa”.

Según explicó Hiatt en su artículo en CNBC, letomó años entender completamente por qué Bezos se arriesgó y le dio esa gran oportunidad.

“Se rodeó exclusivamente de personas a las que tenía que contener, no empujar hacia adelante. Creó equipos de personas tan ambiciosos, creativos y decididos que compensaron cualquier experiencia que les faltara. En ese tipo de entorno, Bezos solo tendría que usar su energía como líder para canalizar nuestra propia energía, en lugar de intentar sacárnosla. Aprendí que la clave del éxito inicial de Bezos y Amazon fue esta búsqueda incansable de lo excepcional”, analizó.

“Desde esa primera experiencia de contratación, siempre he intentado ser la persona que necesita ser retenida, no empujada hacia adelante. He buscado equipos que me desafíen, apoyen e inspiren a hacer cosas mucho más allá de mis habilidades actuales, y eso me ha llevado a una mayor satisfacción en mi vida laboral que cualquier otra cosa”, concluyó.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS