Delta Plus: todo lo que sabemos hasta ahora sobre la mutación de la variante que preocupa a los expertos

Aunque se la conoce como “Delta Plus”, el nombre técnico de esta subvariante de la Delta es AY.4.2 y se detectó por primera vez en el Reino Unido en junio, donde extendió gradualmente por todo el país. Si bien no tiene un nombre oficial, pronto podría llamarse la “variante Nu” según el sistema alfabético griego para nombrar nuevas cepas del virus. Los expertos estiman que surgió por primera vez en Londres o el sureste, pero aún no hay pruebas claras de su origen.

El 21 de octubre, la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (HSA, por sus siglas en inglés) designó AY.4.2, una mutación de la cepa delta B.1.617.2, como una “variante en investigación”. La variante Delta se encontró por primera vez en India en octubre de 2020 y su linaje se encuentra en aproximadamente el 70% de todas las muestras secuenciadas.

La subvariante de la cepa Delta, que está en aumento en el Reino Unido, está ahora en el radar de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que teme sea hasta un 15% más infecciosa que su antecesora, que ya es muy virulenta. Hasta el 25 de octubre, se reportaron más de 26.000 casos de la ramificación en 42 países,dijo la agencia de la ONU que actualmente le dedica un segmento completo de su informe epidemiológico semanal a la nueva cepa.

Aún no se ha determinado si es más virulenta o peligrosa que la original. En su mayor parte, Delta sigue siendo la variante dominante debido a su alta transmisibilidad y capacidad de deslizarse a través de la cubierta protectora de las vacunas. Si bien no se ha demostrado que sea significativamente más transmisible, la tasa de ataque secundario del AY.4.2 (la probabilidad de que ocurra una infección en un grupo de personas) en los entornos domésticos del Reino Unido es del 12,4%. Para la variante delta, es 11,1%. Esto significa que en el mismo hogar, hay mayores posibilidades de que una infección se propague si tiene la mutación AY.4.2.

Tampoco hay una indicación clara en el Reino Unido de que AY.4.2 conduzca a una enfermedad más grave, según los análisis iniciales basados en visitas de emergencia y hospitalizaciones. “Sin embargo, estos análisis no se ajustan a factores cruciales que pueden influir en los resultados, como la edad y el estado de vacunación, y deben interpretarse con precaución”, señaló la HSA del Reino Unido el 22 de octubre.

Esto también significa que las razones de la mayor transmisibilidad de la mutación no están claras: ¿es la naturaleza del grupo en el que están aumentando estas infecciones (ancianos o no vacunados) o la región de su alta prevalencia? Sin embargo, es importante destacar que las infecciones se propagan más rápido y causan enfermedades graves en poblaciones no vacunadas o parcialmente vacunadas, incluso con la variante Delta, y las vacunas siguen siendo muy eficaces para prevenir la hospitalización y la muerte.

Los científicos de la Universidad de Northumbria enNewcastle involucrados en la vigilancia de variantes dicen que “todavía no está claro si AY.4.2 es en realidad más transmisible porque se sabe muy poco sobre sus mutaciones”. Y señalaron el “efecto fundador” como una explicación alternativa, esto es cuando un subconjunto de virus se separa de la población viral general y luego se reproduce de forma aislada. En el área donde se encuentran los virus separados, todos los virus posteriores serán, por lo tanto, descendientes de este subconjunto.

Pero el profesor Francois Balloux, un genetista y comentarista de COVID-19 en el University College de Londres que fue uno de los primeros en plantear preocupaciones sobre AY.4.2 la semana pasada, dijo que el aumento más lento era “todavía compatible” con una ventaja de transmisión del 10%. Y el profesor Jeffrey Barrett, que dirige la vigilancia del coronavirus en el Instituto Sanger de Cambridge, dijo que los datos eran “consistentes con una pequeña, pero real, ventaja de crecimiento frente a otros Delta”.

AY.4.2 lleva dos mutaciones clave, A222V e Y145H, que alteran ligeramente la forma de la proteína de pico que usa el virus para invadir las células. Los científicos afirman que A222V se vio anteriormente en otra variante (B.1.177) que se vio por primera vez en España. Pero los estudios sugieren que no hizo que la cepa fuera más transmisible y que solo se propagó por los turistas que regresaban a casa. Existe una mayor preocupación por la mutación Y145H, que cambia ligeramente la forma del sitio donde se unen los anticuerpos para dificultar la detención de una infección. Los científicos dicen que esto se basa en mutaciones en Delta y podría hacer que el subtipo sea aún más resistente a las vacunas que su antecesor.

El brote del Reino Unido recibe una mención especial, dado que Gran Bretaña, que tiene uno de los esquemas de vigilancia de COVID-19 más fuertes del mundo, detectó alrededor del 93% del total mundial de casos reportados. La OMS dijo que se ha observado un “aumento gradual” en la proporción de casos de COVID-19 de AY.4.2 en Gran Bretaña. Las cifras muestran que la nueva variante representa aproximadamente el 10% de todos los casos nuevos, en comparación con solo el 5% el mes pasado.

El informe agrega que ya se están realizando más estudios que evalúan si AY.4.2 es más contagioso o más letal. “Se están realizando estudios epidemiológicos y de laboratorio para evaluar si AY.4.2 confiere algún impacto fenotípico adicional (por ejemplo, un cambio en la transmisibilidad o una disminución en la capacidad de los anticuerpos para bloquear el virus)”, reza el escrito.

Si bien el Reino Unido ha registrado la gran mayoría de las muestras AY.4.2 del mundo, hay indicios de que podrían estar ocurriendo brotes en otros países. Las capacidades genómicas líderes en el mundo de Gran Bretaña significan que está mejor equipado para detectar nuevas cepas, incluso si surgieron en otros países.

AY.4.2 representa aproximadamente el 16% de todos los casos de COVID-19 en Polonia, según los últimos datos de vigilancia. Pero la falta de pruebas genómicas del virus en Polonia dificulta la comparación con Gran Bretaña, ya que el país solo registra 132 casos de AY.4.2, en comparación con los 23,820 del Reino Unido. En el Reino Unido, los programas de vigilancia del gobierno detectaron AY.4.2 en 303 de las 315 autoridades locales de Inglaterra en la quincena que finalizó el 16 de octubre, la última disponible. Las 12 áreas donde no se detectó en la última quincena fueron: Babergh, Burnley, Copeland, Hinckley y Bosworth, King’s Lynn y West Norfolk, Melton, Mid Suffolk, Newark y Sherwood, Oadby y Wigston, Pendle, Rushcliffe y South Holanda.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS