El aumento del “pinchazo de agujas” en bares y discos pone en alerta a las mujeres británicas

Gran Bretaña se siente cada vez más como un lugar hostil para las mujeres. En el ultimo tiempo se han producido múltiples denuncias de “pinchazos de agujas”, que consiste en administrar una inyección a alguien sin su conocimiento o consentimiento -por lo general en un club nocturno o en un bar- a diferencia del método más conocido de contaminar las bebidas alcohólicas.

Zara Owen, una estudiante de 19 años de Nottingham, ciudad del centro de Inglaterra, dijo que se despertó después de salir de fiesta con un “dolor agudo y agonizante en la pierna” y “casi ningún recuerdo” de la noche anterior. Caminó cojeando durante el resto del día, escribió en las redes sociales, antes de encontrar un “pinchazo” y darse cuenta de que había sido inoculada por una aguja que había atravesado sus vaqueros.

Por suerte, añadió, sus amigos -que la habían notado comportarse de forma extraña- la ayudaron a volver sana y salva a casa.

El hecho de que se produzca esta modalidad de pinchar es horroroso, con la pérdida de memoria que me supuso”, dijo Owen a The Washington Post. “Lo que se supone que es una noche de diversión nos lleva casi a temer lo desconocido”.

La policía de Nottinghamshire dijo esta semana que había recibido un total de 15 denuncias de presuntos pinchazos con un objeto punzante desde el 2 de octubrela mayoría de ellas realizadas por mujeres, en locales de la popular ciudad universitaria. Hasta el momentose ha detenido a dos hombres como “sospechosos de conspiración para administrar veneno con la intención de herir, molestar o agredir”, añadieron el viernes.

También se han registrado casos en otros lugares de Gran Bretaña, sobre todo entre estudiantes universitarios, como GlasgowExeter y Birmingham.

Los incidentes de pinchazos con jeringuillas se producen después de dos populares asesinatos de mujeres en la calle, que han dejado a Gran Bretaña atónita.El número total de incidentes de pinchazos con agujas sigue siendo muy inferior al número de incidentes de alteración de bebidas que se cree que se producen, y aún no se han relacionado con otros delitos como violaciones o robos, pero se ha pedido a los jefes de policía que evalúen urgentemente la extensión de los ataques en todo el país, mientras que el ministro del Interior también ha expresado su preocupación.

La seguridad de las mujeres ha estado en primer plano en Gran Bretaña en los últimos meses, tras el secuestro y femicidio deSarah Everard, una ejecutiva de marketing de 33 años que fue asesinada por el policía londinense Wayne Couzens, y el femicidio de Sabina Nessa, una profesora de 28 años que fue asesinada por un hombre cuando iba a encontrarse con una amiga. Ambas muertes suscitaron un debate nacional sobre la violencia de género y dieron lugar a peticiones de reforma policial.

En septiembre, un organismo de control del Reino Unido calificó la violencia contra las mujeres de “epidemia” y afirmó que las autoridades deberían tratarla con tanta urgencia como la lucha contra el terrorismo. En promedio, una mujer es asesinada por un hombre en el Reino Unido cada tres días, dijo el organismo.

Los informes sobre el aumento de los “pinchazos de agujas” son “profundamente preocupantes”, dijo Melissa Green, secretaria general de la Federación Nacional de Institutos de la Mujer, una organización benéfica. Los casos “nos recuerdan una vez más que nuestros espacios públicos no son verdaderamente seguros para las mujeres”, declaró Green a The Post.

La policía también ha sido criticada por su enfoque -incluso por su consejo a las mujeres, tras la muerte de Everard, de gritar o hacer señas para detener un autobús si se encuentran con un agente de policía solitario en el que no confían- que, según algunos, sigue haciendo recaer la responsabilidad en las mujeres.

El Instituto de la Mujer no está de acuerdo en que sea responsabilidad de las mujeres educarse o modificar su comportamiento para tratar de mantenerse seguras… lo que realmente se necesita es la acción de toda la sociedad”, añadió Green.

Los casos de “pinchazos de agujas” también han dado lugar a unapetición pública en la que se insta a los políticos a promulgar leyes más estrictas para registrar a los clientes a su llegada a los locales nocturnos. Hasta el sábado, había reunido más de 165.000 firmantes, lo que hará que el Parlamento británico considere la petición para un debate.

Mientras tanto, desde Gales hasta Birmingham, las estudiantes de todo el Reino Unido están organizando una campaña pública Girls Night In” -Noche de chicas- durante las próximas dos semanaspara boicotear los clubes nocturnos y llamar la atención sobre el problema del pinchazo de agujas y la seguridad de las mujeres.

Owen declaró a The Post que le “gustaría ver más cambios en los clubes nocturnos”, incluyendo mejores registros antes de entrar.

Por su parte, Nia Gallagher, de 20 años, ha utilizado su plataforma TikTok, donde tiene casi 300.000 seguidores, para concientizar sobre los incidentes de pinchazos y la seguridad personal.

Gallagher dijo que su bebida fue pinchada cuando tenía 18 años, después de que la dejara brevemente desatendida mientras estaba en un club nocturno de Dublín. La alteración de su bebida la dejó gravemente enferma durante más de una semana y le borró la memoria, dijo, aunque llegó a casa sana y salva y no fue atacada.

Bajé la guardia y por eso me pasó”, dijo a The Post, añadiendo que la noticia de los últimos ataques era “realmente perturbadora”. “Mucha gente cumplió 18 años durante el encierro, así que es la primera vez que va a los clubes nocturnos… así que sólo quería advertir a la gente”, dijo.

No está claro qué drogas exactas se están administrando en las jeringuillas. Sin embargo, Shirin Lakhani, médica estética y ex anestesista, dijo que las agujas y los medicamentos recetados, como los analgésicos y las medicinas a base de opio, son extremadamente fáciles de conseguir en Internet y los agresores necesitarían pocos conocimientos sobre cómo inyectar bajo la piel.

Las agujas se han vuelto muy finas ahora y puedes conseguir agujas tan finas como pelos, así que es posible no darse cuenta, especialmente en el ambiente de un club con el ruido”, dijo a The Post.

Lakhani dijo que las imágenes en las redes sociales sugerían que los atacantes se dirigían a las manos en particular, debido a que los moretones tardan en manifestarse.

“Es atroz que tengamos que cuidarnos de esta manera”, dijo la doctora y madre de dos niñas. “Es otra forma de llevar a cabo ataques misóginos”. /The Washington Post

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS