LOS GOBERNANTES EN CIRCUNSTANCIAS ACIAGAS COMO LA ACTUAL Y PERTINAZ PANDEMIA

La  atención, tan importante en nuestra vida de interrelación, es la actitud  del alma ordenada a obtener una comprensión. Naturalmente existe la atención sensorial  que va unida  a la correspondiente  adaptación de los órganos  de los sentidos.

La atención  puede ser despertada  pasivamente  por el objeto  que actúa por sorpresa  sobre nosotros y esto nos pasa casi todos los días; empero, la  atención fijada  de manera activa  y puesta en marcha  bajo la dirección  de la voluntad humana con el objetivo de alcanzar  una más penetrante comprensión  de obligaciones dadas es necesaria, este punto es el crucial para un gobernante, cuando, a través de su cargo, logra la máxima intensidad  y comprensión para servir al pueblo.

Además de la atención que desciframos se erige una atención potencial, es decir, una orientación habitual, unida a la rapidez  y facilidad para ingresar en el foco de  la atención  de determinadas circunstancias; en el caso actual es la  pandemia  que asume la atención más activa.

Para poner en marcha  y sostener la atención  actual a la pandemia, además de su importancia en el control para preservar vidas, el gobernante  requiere  elasticidad en las decisiones y un indestructible vigor psicosomático, es decir, una armonía y complementación entre lo orgánico y lo sensorial.

En el centro del campo  de una atención de gobernante concentrada  en una crisis solo puede haber un contenido  objetivo: tomar las mejores decisiones y servir al pueblo, pero únicamente cuando estos objetivos estén unidos  para constituir un todo que es la conciencia y, un gobernante con conciencia, es un buen gobernante.

La importante de la atención en los gobernantes  es muy grande para el conocimiento y favorece  a la rápida eficiencia  de los excitantes de la variabilidad de la crisis  y esa efervescencia  hace más intenso el trabajo que se refleja en la memoria y en la  secuencia lógica de las decisiones y reforzando las anteriores.

La atención  en su real aplicación asume la ventaja de estorbar a las emociones  y  éstas se desalojan del centro de la conciencia haciendo que la acción del gobernante en favor del pueblo sea muy meditada y coordinada, porque está exenta de emoción  y cargada de atención.  Así se consigue  que la atención se fije duradera  y concentradamente  en el único objetivo que es servir al pueblo, cuidarlo y preservarlo.

Estos condicionantes son requisitos sine aequanon (obligados) de todo gobernante para obtener la concentración rígida de la atención que no puede desestructurarse en una cris mundial como la actual, pero existen gobernantes  que no ingresaron a esta percepción del conocimiento  y de su formación para su propio beneficio  y realización como seres humanos y actúan con incapacidad patológica para concentrarse  en una tarea determinada que ellos mismos aspiraron y lo lograron por  voto o por influencias sin reunir las condiciones mínimas. 

Dr. Raúl Pino-Ichazo Terrazas es abogado. Posgrados en Filosofía y Ciencia Política (Maestría, CIDES-UMSA)Interculturalidad y Educación Superior(UMSA),Docencia en Educación Superior( Diplomado Superior, Univ., Loyola), Arbitraje y Conciliación( Especialidad), Derecho Aeronáutico( Instituto Iberoamericano de Derecho Aeronáutico, del Espacio y de la Aviación Comercial, Madrid), doctor honoris causa en HUMANIDADES(IWA-Cambridge University, USA).

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS