Armas y pornografía: en qué invierten los Legionarios de Cristo, acusados en los Pandora Papers

El pasado domingo se dieron a conocer los Pandora Papers, una investigación periodística realizada por varios medios del mundo, coordinados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés). La publicación se logró gracias al trabajo de más de 600 periodistas de 117 países, y es considerada la mayor colaboración periodística de la historia, superando incluso a los Panama Papers, en 2016.

La investigación periodística de carácter mundial, está basada en la filtración de archivos de paraísos fiscales, en la que se revelan los tratos secretos y activos ocultos de más de 330 políticos, empresarios y funcionarios públicos de más de 90 países y territorios.

La investigación está basada en 11.9 millones de archivos, entre formularios, correos electrónicos, y hojas de cálculo que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación logró recopilar.

En el reportaje, aparecieron nombres de varios mexicanos de la cúpula más alta del poder. Entre empresarios, políticos e incluso artistas, fueron quienes destacaron en la investigación, en lo que se refiere a nuestro país, como Germán Larrea Mota Velasco, quien es dueño del conglomerado Grupo México, y quien es considerado el segundo hombre más rico del país, solo por detrás de Carlos Slim; la empresaria María Asunción Aramburuzabala, heredera de Grupo Modelo y la mujer más rica del país; Julio Scherer Ibarra, quien hasta hace unas semanas fungió como titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, lo que lo convierte en uno de los hombres más cercanos al presidente López Obrador; y Jorge Arganis Díaz Leal, actual titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal.

Una de las organizaciones que más llamaron la atención y que aparecieron en los Pandora Papers, fueron los Legionarios de Cristo, una congregación religiosa fundada por el padre Marcial Maciel. En la investigación se dio a conocer que sus miembros montaron, en la última década, una estructura offshore que movió millones de pesos en México. Bajo una rebuscada estructura, los Legionarios de Cristo escondían empresas, bajo otras empresas, como si se tratase muñecas rusas, con el fin de ocultar que el beneficiario de todos esos negocios era una de las órdenes religiosas más poderosas del mundo entero.

En los Pandora Papers, o Papeles de Padora, se reveló como las entidades que usaban los miembros de la organización religiosa, invirtieron al menos 383 millones de pesos, lo que se traduce en unos USD 18,5 millones, en una exótica cartera en México que incluía desde exploración petrolera hasta suplementos alimenticios, fondos de inversión especializados en inteligencia artificial.

Según el medio El País, que participó en la investigación, la red de fideicomisos y subsidiarias montadas por sacerdotes y empresarios cercanos a la congregación, alcanzó a mover unos 295 millones de dólares por los cuatro continentes. El mismo medio explicó que dos empresas radicadas en el Reino Unido, eran las encargadas de llevar adelante las operaciones comerciales,

El dinero que utilizaban venían de préstamos sin intereses que le realizaban AlfOmega Trust y Salus Trust, dos fideicomisos abiertos en Nueva Zelanda por el histórico arquitecto de las finanzas legionarias Luis Garza Medina, y dos de sus hermanos. El beneficiario final de esa estructura, quien se llevaba todas las ganancias, era un tercer fideicomiso creado por la orden religiosa.

El dinero fluía a través de cuentas en bancos suizos hacia inversiones, principalmente en México y Estados Unidos.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS