Iglesias Evangélicas rechazan Ley Contra las Ganancias Ilícitas e instruyen levantar “guerra espiritual”

Las Iglesias Evangélicas Unidas de Bolivia rechazó el proyecto de Ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas e instruyeron levantar campañas de “guerra espiritual” dentro y fuera de las iglesias, congregaciones, plazas, avenidas y calles por ser proyecto inconstitucional y una amenaza a la integridad de la familia boliviana.

A través de un comunicado, los evangélicos observan que el proyecto de ley vulnera y violenta los derechos y garantías reconocidas en el ordenamiento jurídico en vigencia y en derechos reconocidos en instituciones internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Recomiendan a sus asociados y al pueblo boliviano en general tener un pleno conocimiento de los alcances, peligros del proyecto de Ley 218. Entre tanto, rechazan de manera contundente y vehemente todo el contenido del proyecto.

Convocan a sus afiliados a levantar altares de adoración, jornadas de oración e intercesión hasta que la Asamblea Legislativa archive, anule y rechace el proyecto de ley porque crea un superestado que no rinde informe ni siquiera a la Asamblea Legislativa.

“Esta ley está creando un Estado de persecución a toda la población boliviana, más de 17 artículos violan derechos individuales porque la UIF puede ingresar a su domicilio, vulnerar llamadas telefónicas, derecho a la intimidad, derecho al culto y a congregarse y el derecho de recoger diezmo”, declaró el vocero oficial de Luis Aruquipa al programa Hagamos Democracia de la red Erbol.

Dijo que las resoluciones del Consejo Nacional de Lucha contra las Ganancias Ilícitas (Conal) a cargo de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) son de carácter vinculante y no existe ninguna posibilidad de negarse a dar información, afirmó.

“Esta ley es una guillotina para los cinco millones de evangélicos y el 99% de la población y los únicos exentos son los cocaleros del Chapare”, afirmó.