Federer una máquina de facturar que no se detiene: rompió con Nike e hizo un negocio redondo

Tras más de 20 años, Roger Federer y Nike acordaron en 2019 terminar su relación. Se dijo en ese momento que hubo diferencias personales entre la compañía y uno de los más grandes tenistas de todos los tiempos para renovar el acuerdo. Pero también hubo 260 millones de euros anuales en el medio para que el suizo dejara la pipa estadounidense y comenzará a vestirse con Uniqlo.

El punto es que el nuevo arreglo no incluyó las zapatillas, que la firma japonesa no fabrica. Entonces Federer siguió jugando con el calzado Nike hasta que… encontró una buena oportunidad en la marca suiza ON Running, por la que él mismo apostó con fuerza y terminó siendo el dueño del 3 por ciento de la empresa. Claro que hoy ON Running tiene un valor aproximado de 10.000 millones de dólares y cotiza en la bolsa neoyorquina. Es decir, si antes Federer ganaba 10 millones de dólares anuales con Nike ahora embolsa 600 millones. Un negocio tan redondo como la cantidad de ceros que todos esos números poseen.

Un plan genial que le permite a Federer diversificarse en sus inversiones y con el que, además, también hace beneficencia. Se supo que a través de la fundación que lleva su nombre, que ayuda a los chicos africanos que viven en situación de pobreza y que ya tiene casi 20 años, logró 1 millón de dólares para hacerle frente a la escasez de comida en África debido a la pandemia de coronavirus.

Mientras tanto él, además, sueña con la vuelta prevista para el año próximo. “Lo peor quedó atrás y la rehabilitación progresa paso a paso”, explicó esta semana en un evento celebrado en Zurich por otro de sus auspiciantes, Mercedes Benz.

Federer jugó su último partido en Wimbledon cuando perdió en sets corridos en los cuartos de final ante el polaco Hubert Hurkacz. Tras enterarse de los inconvenientes en su rodilla -que finalmente volvió a operarse- se bajó de los Juegos Olímpicos de Tokio. Ahora, con descanso, se recupera de la mejor manera para su última función.

De paso, y mientras tanto, la máquina de facturar no se detiene…

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS