ENSIMISMAMIENTO  DE LOS POLÍTICOS

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas *

Una rápida revisión los acontecimientos mundiales en el último lustro  relacionada con la actitud de los políticos sobre todo en Europa y Latinoamérica, impele al ciudadano común  a que se sienta concernido por la necesidad  de combatir los contextos de opresión y de negación de libertad que apuntan  a la reinstauración de los deseos de felicidad de virtud, los derechos  de la persona, la libertad  o el espacio público.

En esta revisión vemos que los políticos de España  defraudaron con sus endémicas indecisiones  y la falta de capacidad de consenso rumbo a una coalición que no descarta  a nadie  así sean diametralmente contrarias las ideologías, pues se trataba de asignar un gobierno estable al pueblo que necesita estabilidad.

Entonces, no es extraño que  en Bélgica pasaran más de 550 días sin gobierno; en Inglaterra  fue un cálculo totalmente equivocado el Brexit y la actual tesitura histriónica de su primer ministro no contribuye a su reconducción que  afectará sensiblemente a la economía inglesa.

El único país europeo, ante circunstancias similares,  que  logró  el asentamiento de una coalición casi imposible en un principio  fue Alemania (CDU-SPD) y, ahora, este próximo domingo 26  los alemanes deberán votar, pronosticándose una nueva coalición.

Existe indubitablemente una crisis de consenso que para el pluralismo debería ser conditio sine aequanon (condición obligada), por las diferencias políticas y sociales  que solo encuentran  un paliativo  en las  sociedades intermedias  que definitivamente  no eliminan  sus causas, pero son capaces de administrar dosis de homeopatía  de sentido común que permita eludir  la enfermedad de pérdida  del precitado sentido común por los políticos.

Entre estas instituciones intermedias ocupan un lugar privilegiado las iglesias, pues estas  permiten la estabilidad y la credibilidad de las grandes instituciones como el Estado.

La solución para esta crisis  es  dejar actuar a los movimientos sociales  conformando comunidades  de vida y fe, como lo hacen los movimientos por la preservación del medio ambiente y la defensa y protección de las determinaciones de la mayoría.

De este modo se operará un desplazamiento  de la política  y de la pluralidad hacia afuera  del mundo y destronar el ensimismamiento del individuo. Aquí en Bolivia se produce también un ensimismamiento de algunos políticos que padecen de amnesia de sus anteriores acciones políticas, pero el pueblo es sabio y contempla en su decisión  de voto tales acciones. Además existe un abstruso objetivo de no reconocer lo que hace un gobierno, altamente probable porque el racismo y la discriminación  está acendrada en sus espíritus como identidad.

Fundamentalmente se debe buscar  una solución apolítica más  allá del ámbito político pues la preocupación debería ser como punto central de la política el mundo y no el hombre.

*es abogado, posgrados en Filosofía y Ciencia Política (Maestría, Cides-UMSA), Alta Gerencia para  abogados (UCB-Harvard), Interculturalidad y Educación Superior, Docencia en Educación Superior (Maestría), Arbitraje y Conciliación, Derecho Aeronáutico, doctor honoris causa.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS