Gazprom anunció la finalización del gasoducto Nord Stream y el Kremlin quiere que comience sus operaciones cuanto antes

El gigante ruso Gazprom anunció este viernes la finalización de la construcción del gasoducto Nord Stream 2, que transportará gas ruso a Alemania por el fondo del mar Báltico y esquivará así territorio ucraniano.

“En la reunión operativa hoy en Gazprom, el consejero delegado, Alexéi Miller, dijo que esta mañana a las 08.45 hora de Moscú (05.45 GMT), se finalizó por completo la construcción del gasoducto Nord Stream-2”, señaló la gasística rusa en su cuenta oficial de Telegram.

El pasado lunes se colocó la última tubería del segundo hilo del gasoducto en las aguas alemanas del mar Báltico, tras lo cual solo quedaba conectar con la sección que la enlazaba con Dinamarca.

El consorcio que construyó el Nord Stream 2 –Gazprom junto a las empresas francesa Engie, las alemanas Uniper y Wintershall, la austríaca OMV y la anglo-holandesa Shell, quiere poner en funcionamiento el gasoducto antes de fin de año.

Según dijo Miller el pasado 2 de septiembre, los primeros suministros a través del Nord Stream 2 pueden comenzar ya en la próxima temporada de invierno boreal.

Sin embargo, Rusia pidió este viernes que entre en funcionamiento “cuanto antes”.

“Estamos todos interesados en que cuanto antes” Alemania dé autorización para iniciar las entregas de gas, dijo Dmitri Peskov, portavoz de la presidencia rusa, en una intervención ante la prensa.

Gazprom calcula que los suministros de gas a través del gasoducto pueden ascender este año a hasta 5.600 millones de metros cúbicos, del total de 55.000 millones de metros cúbicos de gas que podrá entregar al año a Europa.

En Europa el gasoducto despierta inquietudes en varios países, sobre todo en el este, al considerar que incrementa la dependencia energética de la Unión Europea (UE) de Rusia, que ya no dependerá de Ucrania para transportar su gas al Viejo Continente.

Estados Unidos quería frenar el proyecto mediante sanciones porque consideraba que el gasoducto refuerza a Rusia, crea riesgos para Europa al hacerlo dependiente del gas ruso y amenaza la seguridad energética de Ucrania. Pero la Administración del presidente norteamericano, Joe Biden, retiró en julio pasado su oposición al gasoducto al admitir que ya no lo podría frenar.

Las sanciones que EE. UU. había impuesto previamente al proyecto, provocaron la suspensión de los trabajos en diciembre de 2019, cuando la compañía suiza Allseas, encargada hasta entonces de la construcción del tramo submarino de Nord Stream 2, anunció su retirada definitiva del mar Báltico.

La viabilidad del proyecto generó por ello dudas, pero Gazprom y el presidente ruso, Vladímir Putin, siempre dijeron que si todo fallaba Rusia asumiría todos los trabajos y costes para finalizarlo.

Tras un año de pausa y búsqueda de otras alternativas, al final Rusia asumió el tramo final de la obra, que atraviesa las zonas económicas y aguas territoriales de cinco países: Rusia, Finlandia, Suecia, Dinamarca y Alemania.

Según dijo Miller en julio, el gasoducto abaratará los costes para los consumidores finales europeos debido a la ruta menor del sistema de transporte de gas que supondrá Nord Stream 2. Se trata de casi 2.000 kilómetros menos hasta Alemania que a través de Ucrania.

También sostuvo que el gasoducto cumple los requisitos medioambientales modernos, y que las emisiones de dióxido de carbono serán 5,6 veces menores que las de la ruta de tránsito a través de Ucrania debido al menor número de estaciones de compresión. /Afp -Infobae

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS