El Senado de Chile autorizó el restablecimiento del voto obligatorio en las elecciones

El Senado de Chile continuó con la tramitación del proyecto que busca restablecer el voto obligatorio en las elecciones del país sudamericano y que se pretende aplicar a partir de los comicios del 21 de noviembre del presente año. La propuesta pasará a ser discutida ahora en la Comisión Constitucional.

Es por esto que la moción, presentada en el mes de enero, está en su segundo trámite constitucional y que este miércoles ha dado un nuevo paso hacia adelanta con la aprobación del proyecto por parte de 25 senadores,superando así a catorce votos en contra y una abstención, tal y como recoge el diario local ‘La Tercera’.

Entre los sectores críticos de esta medida destacan la falta de sanciones en caso de que no se cumpliese con la obligatoriedad de participación, así como la “inconsistencia” al mantener la inscripción automática y no contar con un mecanismo para desinscrirbirse ante la obligatoriedad de votar.

Este último hecho se ha llevado a votación en la Cámara Baja y concluyó con una votación en contra, por lo que el rechazo de esta propuesta es un revés para la tramitación de la obligatoriedad de participación. “Era una de las patas de la mesa para fortalecer el voto obligatorio. Creo que se le ha propinado un golpe a la obligatoriedad del sufragio”, afirmó al respecto la diputada de PPD Andrea Parra, una de las autoras de la iniciativa.

El sistema de sufragio obligatorio en el país estuvo vigente hasta 2012, cuando comenzó a regir la ley de inscripción automática y voto voluntario durante el primer Gobierno del presidente, Sebastián Piñera. Esta nueva ley también acarreó la eliminación de sanciones vinculadas al incumplimiento de la votación obligatoria.

Sin embargo, en los primeros comicios celebrados bajo el amparo de la nueva legislación culminaron con una gran abstención, cercana al 57 por ciento. Una tendencia que se mantuvo en los sucesivos procesos electorales, con más de 50 por ciento de abstención en las presidenciales de 2013; un 65,1 por ciento en las municipales de 2016; y un 51 por ciento en la segunda vuelta de la votación presidencial de 2017.

Las malas cifras de participación hicieron que algunos parlamentarios se planteasen si el absentismo podría derivar en un problema de legitimidad en Chile, por lo que se plantó la semilla para el retorno de la legislación de obligatoriedad.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS