El gobierno de EEUU exigirá que todos sus trabajadores estén vacunados contra el coronavirus

El presidente estadounidense Joe Biden anunciará este jueves que todos los trabajadores y contratistas federales deberán vacunarse, según una persona familiarizada con los planes, en un intento de aumentar las tasas de inmunización y frenar la propagación variante delta, que está matando a miles de personas cada semana y poniendo en peligro la recuperación de la economía de la nación.

Según adelantaron medios estadounidenses, el presidente firmó una nueva orden ejecutiva para exigir la vacunación para todos los empleados y los contratistas que trabajan para el gobierno federal.

Hace unas semanas, el presidente había dado a los trabajadores federales la posibilidad de someterse a pruebas periódicas y cumplir con estrictos protocolos de uso de barbijos en lugar de vacunarse, pero eso ya no será una opción.

El Departamento de Defensa, el Departamento de Asuntos de Veteranos, el Servicio de Salud Indígena y el Instituto Nacional de Salud ya han dicho que requerirán vacunas para sus 2,5 millones de empleados.

El paso se produce antes de un discurso el jueves por la tarde que describe un plan de seis ejes para abordar el último aumento en los casos de coronavirus y el ritmo estancado de las inyecciones de COVID-19.

No quedó claro de inmediato si la orden de Biden incluye excepciones para los trabajadores o contratistas que aducen motivos religiosos o médicos para ser eximidos de la vacunación. La persona habló bajo condición de anonimato para discutir los planes de Biden antes de que fueran difundidos.

Biden ha alentado los requisitos de la vacuna COVID-19 en entornos como escuelas, lugares de trabajo y campus universitarios, y la Casa Blanca espera que el reforzado mandato federal inspire a más empresas a seguir su ejemplo.

“Va a basarse en los requisitos de nuestros mandatos, para que los trabajadores del gobierno federal u otros tengan que vacunarse, hemos visto que funciona”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en MSNBC el jueves.

“No podemos declarar con una varita mágica del gobierno federal que todas las personas deben vacunarse, los distritos escolares pueden hacer eso, los líderes y los estados pueden presionar a sus distritos escolares para que hagan eso, eso es importante, las empresas pueden hacer eso y lograr que requisitos para sus empleados “, agregó. “Eso es algo que han hecho algunas empresas más grandes, y eso es un modelo. Así que esas son todas las piezas de las que hablará el presidente hoy”.

Un funcionario de la administración dijo que el presidente también pedirá a todas las escuelas que realicen testeos regulares. El gobierno federal reservó 10 mil millones de dólares en fondos para las pruebas de detección de covid-19 para maestros, personal y estudiantes, pero no está claro cómo se gastará ese dinero.

La nueva estrategia contra el covid-19 de Biden se produce en momentos en que la variante delta que se propaga rápidamente, amenazando con detener la recuperación económica del país y descarrilar los esfuerzos para devolver a los estudiantes a las aulas.

Apenas unas semanas después del regreso a la escuela, decenas de miles de estudiantes y personal han tenido que aislarse después de brotes escolares, y la administración atribuyó las decepcionantes cifras de empleos de agosto a la variante delta que se extiende rápidamente a medida que cae la confianza del consumidor.

En todo el país, los estados están viendo hospitales abrumados con pacientes covid. En Idaho, que tiene algunas de las tasas de vacunación más bajas del país, los funcionarios dijeron el martes que estaban permitiendo que los proveedores de atención médica comenzaran a racionar la atención para que los escasos recursos estén disponibles para los pacientes con más probabilidades de sobrevivir debido a una grave escasez de personal, camas y equipo.

Biden ha visto cierta mejora en el ritmo de las vacunas, que comenzó a aumentar nuevamente en las últimas semanas después de estabilizarse en julio. Estados Unidos superó el hito esta semana de tener al 75 por ciento de los adultos vacunados. Los mayores avances se han producido en los adultos jóvenes y adolescentes, algo que los funcionarios de la Casa Blanca han atribuido a los mandatos de vacunas de las universidades y los empleadores junto con el aumento de los temores de la variante delta.

Recién la semana pasada Estados Unidos comenzó a ver una disminución en el número de casos nuevos y muertes. Pero los funcionarios de salud pública advirtieron que podría ser una pausa de corta duración tras las reuniones del fin de semana del Día del Trabajo y los millones de niños que regresan a la escuela esta semana. /portal Infobae

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS