Iglesia pide a las autoridades atender el clamor de pueblos indígenas que marchan en defensa de territorios

El arzobispo de Santa Cruz de la Sierra, moseñor Sergio Gualberti pidió a las autoridades de Gobierno escuchar el clamor de los pueblos indígenas, que piden que cesen los avasallamientos de sus tierras.

“En estos días somos testigo de la marcha de los pueblos indígenas de nuestra región que piden el respeto de sus derechos, que cesen los avasallamientos de sus territorios y tierras ancestrales, fuente de sustento y vida para ellos y sus familias. Que se escuche su clamor, en especial de parte de las autoridades, respondiendo a los justos pedidos de esos hermanos nuestros”, señaló durante la homilía de este domingo en Santa Cruz.

Las declaraciones del monseñor hacen referencia a la marcha de los pueblos indígenas de Oriente, Amazonia y Chaco que comenzó hace 12 días en rechazo a más avasallamientos en sus regiones, a la vulneración a sus derechos y a la desatención  de las autoridades en políticas públicas para su sector. Los marchistas suman unos 200, entre hombres jóvenes, mujeres, niños y ancianos.

“Jesús, que hace oír a los sordos y hablar a los mudos, nos dirige hoy a cada uno de nosotros aquel grito: ¡ábrete!; abrir nuevos horizontes de confianza y de esperanza, animados por la certeza de que siempre podemos contar con su ayuda, abrir nuestra vida a Jesús para ser partícipes de su plan de salvación y ser contados entre los justos que el Señor ama”, como hemos proclamado en el Salmo”, dijo.

Asimismo, el arzobispo agregó que también “somos sordos espirituales cuando, obsesionados por en nuestro orgullo y soberbia, no sabemos perdonar ni recibir perdón, cuando cultivamos en nuestros corazones sentimientos de odio, resentimiento y venganza, cuando mentimos o tergiversamos a la verdad, cuando nos callamos ante las discriminaciones, las injusticias y los abusos de poder”.

Manifestó que “esa enfermedad moral” causa la incomunicación y divide familias, grupos y pueblos, que eleva muros, que impide un diálogo franco y sincero, que da paso al recurso a la violencia y a los enfrentamientos, poniendo en grave riesgo la convivencia pacífica y armónica.

Exhortó a no quedarse callados ante tantas víctimas de las injusticias. “No seamos cobardes, no hagamos oídos sordos y no quedemos callados e indiferentes ante tantas víctimas de las injusticias y abusos de instituciones llamadas a garantizar la paz y el cumplimiento de la ley”, afirmó./Portal Los Tiempos

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS