Ex comandante Terceros dio 30 minutos a la tripulación mexicana para salir del país con Morales

En el libro A mitad del camino, escrito por el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, se reveló que el excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Jorge Gonzalo Terceros Lara, acusado dentro del caso Golpe de Estado, se habría comunicado con el general Hernández Velásquez, quien con tono molesto, le advirtió que el avión donde era trasladado el expresidente Evo Morales tenía 30 minutos para abandonar el espacio aéreo del país, caso contrario, no se garantizaba la seguridad de la tripulación.

“Con un tono molesto, le advirtió (al piloto mexicano) que a partir de ese momento tenía treinta minutos para abandonar el espacio aéreo de su país”, le indicó con énfasis que él (Jorge Terceros) no respondería por la seguridad de los ocupantes ni por la integridad de la aeronave si no se cumplía con su instrucción, describe el texto del libro, según un reporte del periódico Ahora El Pueblo.

Menciona también que “el piloto del avión le solicitó al militar boliviano que le trasmitiera la autorización al personal (efectivos bolivianos) que se encontraba rodeando la aeronave con armas. Le solicitó además que los militares bolivianos que apuntaban el dispositivo lanzador hacia la nave dejaran de hacerlo”, relata.

Fuertemente custodiados por militares bolivianos que se encontraban en la pista de aterrizaje en el aeropuerto de Chimoré, en el trópico cochabambino en noviembre de 2019, el libro menciona que el capitán de Ejército boliviano instruye al personal uniformado y al que vestía de civil para que se alejaran del avión, le dijo al efectivo que apuntaba a la aeronave que dejara de hacerlo.

“Después de concluir la llamada y habiendo verificado que la periferia de la aeronave se encontraba despejada, el piloto se despidió con prudencia del capitán y del personal ahí presentes, agradeciéndoles a todos su gentileza y transmitiéndoles los saludos y los buenos deseos de sus camaradas mexicanos, después de lo cual abordo el avión”, refiere el libro.

“Al ingresar a la aeronave, el señor Gámez Gamboa le indicó que disponían de una autorización, pero que no estaba para ingresar al espacio aéreo de Paraguay y para aterrizar en el aeropuerto de Asunción, por lo que mientras ponían en marcha los motores, ambos pilotos efectuaron la planificación del vuelo. Definieron el procedimiento de salida e iniciaron el rodaje, precisando la ruta más directa y expedita hacia la frontera con Paraguay para poder abandonar el espacio aéreo boliviano dentro del plazo de los 30 minutos otorgados por el general Terceros Lara”, relata.

En otro párrafo, narra que habiendo iniciado el rodaje a las 20.55 horas (tiempo de México), despegaron a las 21.01 (tiempo local de México); durante el ascenso inicial el piloto alcanzó a observar desde el lado izquierdo de la cabina de mando y cuando casi alcanzaban 1.500 pies sobre el terreno, una estela luminosa similar a la característica de un cohete en la posición de las siete (atrás y a la izquierda de la trayectoria del avión) por debajo del horizonte, estimando el piloto que, en caso de tratarse de un proyectil, el punto desde donde fue lanzado podría estar ubicado en las inmediaciones del aeropuerto de Cochabamba.

Efectuó un viraje ceñido hacia el lado contrario de la trayectoria del proyectil (lado derecho) incrementando el régimen de ascenso para evitar el impacto, observando que la traza, muy por debajo de la aeronave, efectuaba una parábola hacia el terreno sin haber alcanzado la altura que en ese momento ya tenían, aproximadamente, de 3.000 pies sobre el terreno, concluyendo su apreciación que el posible cohete podría haber provenido del lanzador RPG que observó en el aeropuerto. Respecto a esa situación, decidió abstenerse de comunicar a la tripulación para evitar incrementar la tensión existente y poder mantenerse concentrado en el ya de por sí complicado vuelo.

Después de esto, ajustaron la potencia de los motores para obtener la máxima velocidad posible y buscaron el mejor régimen de ascenso, dirigiéndose directamente a la posición geográfica denominada como fijo ‘MOMDI’, ubicada en la frontera entre Bolivia y Paraguay, logrando arribar a esa ubicación justo a los treinta minutos que se les habían concedido.

Piden inicio de proceso investigativo

Para los parlamentarios del oficialismo, las revelaciones del piloto de la Fuerza Aérea de México afirman que durante el golpe de Estado hubo una clara muestra criminal de intentar acabar con la vida del expresidente Evo Morales por ser una amenaza para el modelo capitalista e imperialista que concentra la riqueza en pocas manos y lleva a la miseria a muchos.

Según el informe de la Fuerza Aérea de México (FAM), el piloto que sacó a Evo Morales de Bolivia en noviembre de 2019 reveló que vio “una estela luminosa similar a la característica de un cohete” pasar cerca del avión en el cual se transportaba al expresidente boliviano, luego de despegar del aeropuerto de Chimoré en Cochabamba. Luego de ver la estela, el piloto giró la aeronave en sentido contrario para evitar el impacto. Notó que había hecho una parábola hacia el terreno y ya empezaba a bajar sin haber alcanzado la altura de 914 metros que tenía el avión.

El diputado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) Héctor Arce manifestó que el Gobierno nacional, en el marco de la soberanía, debe investigar este nuevo hecho para dar con los responsables de la planificación que intentó terminar con la vida de un mandatario legal y constitucionalmente electo.

“Eso se tiene que esclarecer, el pueblo boliviano tiene derecho a saber la verdad. Existen supuestas auditorías que en vez de transparentar un proceso llevaron el dolor a cientos de familias y hoy se constituyen en unos simples panfletos. Por tanto, todos estos hechos deben ser sancionados con todo el peso de la ley contra los responsables de los hechos violentos en 2019”, aseguró.

El diputado por el mismo partido político Ramiro Venegas coincidió con su colega e indicó que el imperialismo, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la derecha extremista boliviana planificaron este atentado contra la vida del expresidente Evo Morales, lo que debe ser investigado por la justicia.

“Claro que se debe investigar, pero nuestra justicia es muy lenta y no se aclaran con rapidez todos los casos que ocurrieron antes de la sucesión ilegal de Jeanine Añez al poder y cuánta participación tuvieron los que ahora se encuentran investigados”, puntualizó.

El diputado Danny Daniel Rojas sostuvo que la teoría sobre un atentado contra la vida de Evo Morales se reafirma con las declaraciones del piloto mexicano. Recordó que en uno de sus viajes de entrega de obras en el país, el helicóptero que trasladaba al entonces Presidente desde el municipio de Colquiri hacia la ciudad de Oruro sufrió un percance y tuvo que aterrizar de emergencia debido a una supuesta falla mecánica.

El parlamentario declaró que este nuevo hecho que revela el piloto debe ser investigado y todos aquellos malos militares que participaron deben ir a la cárcel.

“Yo creo que estos hechos deben investigarse y aquellos malos militares que supuestamente estuvieron implicados en este caso deben ser castigados con todo el peso de la ley”, expresó. /Abi

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS