Hulk, el perro de Messi, un gigante bonachón

El Dogo de Burdeos de la familia Messi, también ganó la atención de los medios a partir de la incorporación de Lio al PSG y la mudanza de toda la familia a París.

La última información es que todavía está en Barcelona. Una de las opciones es que se reúna con ellos una vez que estén instalados en una nueva casa.

Pero, más allá de las cuestiones logísticas que también son noticia por estos días, al ver el gran porte de Hulk surgen algunas dudas sobre sus cuidados y características.

Su origen se remonta a la época de los celtas, que lo usaban para guardar tesoros y para la caza mayor.

La primera advertencia sería que no es una mascota posible para la gran mayoría de los hogares.

Esto surge por su desmedido tamaño y las obvias necesidades espacio necesario, además de la torpeza que podría generar algún involuntario accidente.

Su gran tamaño es de los puntos que no se pueden obviar. Su altura, en la edad adulta, llega a superar los 70 centímetros y su peso, los 45 kilos.

Estas señas particulares dejan claro que solo es apto para un lugar con un amplio espacio.

A pesar de que podría asustar en una primera impresión, el Dogo de Burdeos es un animal excesivamente tranquilo, juguetón y muy inteligente.

Ama la comodidad por sobre todas las cosas.

No es un perro de ladridos frecuentes y solo reacciona ladrando cuando ocurre algo muy grave.

Las raciones son a su medida ya que puede ingerir hasta un kilo de alimento balanceado por día variando en función de su tamaño y edad.

Con lo cual, es una raza que requiere que además de tiempo y espacio quien se haga cargo sepa que necesitará poder solventar esta alimentación.

Los pliegues de su piel en su cuerpo lo hacen más atractivo pero son los que causan irritaciones que pueden convertirse en infecciones serias.

Un punto extra es que babea mucho porque tiene la piel del hocico suelta.

Entre sus dolencias más típicas, se pueden enumerar los problemas articulares -como la displasia de cadera o codo- las afecciones cardíacas y las intolerancias y alergias. También puede tener mayor riesgo a los anestésicos a causa de la nariz corta.

El Dogo de Burdeos es entonces una de las razas francesas más antiguas, proveniente de los mastines orientales traídos a Europa por las hordas bárbaras, un perro clásico y emblemático que hoy llega a la fama mundial a través del mejor jugador de futbol del mundo. /portal Infobae

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS