Canciller de Cuba acusa a EEUU de politizar origen del COVID-19 y responsabilizar a China

El ministro de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, acusó al Gobierno de Estados Unidos (EEUU) de manipular políticamente las investigaciones acerca del origen del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 al culpar a China, y calificó de falsas las aseveraciones de la Casa Blanca respecto al tema.

«La manipulación política del gobierno de EEUU al pretender culpar a la República Popular China del origen del SARS-CoV-2 es irresponsable e inaceptable. Como acostumbra EEUU, miente para tratar de lograr sus objetivos políticos», comentó el jefe de la diplomacia cubana en su cuenta de la red social de Twitter.

La víspera, la comunidad de inteligencia de EEUU divulgó un informe donde ofrece una evaluación no concluyente sobre los orígenes del COVID-19, después que el presidente estadounidense Joe Biden ordenara una investigación al respecto.

Según el informe, las dos teorías predominantes son si el virus surgió como resultado de una fuga de laboratorio o si se transmitió de manera natural de animales a humanos, tesis que tienen consenso entre los investigadores.

A su vez, los expertos consideran que las autoridades chinas no tenían conocimiento antes de surgir el brote del virus.

Por su parte, el presidente Biden echó más leña al fuego al acusar a Pekín de interferir las investigaciones respecto al origen del virus.

«Existe información crucial sobre los orígenes de esta pandemia en la República Popular China, pero desde el principio, los funcionarios del Gobierno chino han trabajado para evitar que los investigadores internacionales y miembros de la comunidad de salud pública mundial accedan a ella», aseguró el mandatario estadounidense en un comunicado emitido hace unas horas.

El pasado 28 de julio, el vocero del Departamento de Estado de EEUU, Ned Price, publicó una transcripción de la reunión del secretario de Estado Antony Blinken con el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en la que Blinken reafirmó el apoyo de Washington «a los planes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para realizar estudios adicionales sobre los orígenes de COVID-19, incluyendo en la República Popular China».

Un día después, el portavoz de la cancillería china, Zhao Lijian, alertó que la OMS es dirigida por los Estados miembros, y que el proyecto de plan fue presentado solo por el Secretariado de esta organización.

Más de 300 partidos políticos, organizaciones e instituciones del mundo enviaron el 2 de agosto último una declaración conjunta a la OMS, rechazando la politización de las pesquisas sobre el origen de COVID-19.

Los firmantes abogaron por más cooperación frente a la pandemia y pidieron conducir la segunda etapa de la investigación sobre la base científica, de forma objetiva y justa, y en distintas partes del planeta./ABI

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS