Boliviana Rojas gana bronce en el Mundial de ciclismo Four Cross

La ciclista boliviana Anna Sara Rojas ganó la medalla de bronce en la categoría Élite Femenino del Campeonato Mundial de Four Cross (una combinación entre BMX y descenso) que se corrió el viernes en Val Di Sole, Italia, donde logró superar sus miedos luego del terrible accidente que sufrió hace dos años en la misma competencia.

El Four Cross rescata y junta las características de dos disciplinas: el bicicross y el ciclismo de descenso. Es una disciplina avalada por la Unión Ciclista Internacional (UCI) y se la practica desde hace unos 20 años solo en algunos países de todo el mundo, especialmente en Europa.

Al igual que el BMX los participantes salen de un partidor armado solo para cuatro pedalistas, quienes durante una distancia estipulada deben realizar saltos y superar curvas en un terreno que es por completo de tierra y en descenso.

La carrera

Rojas, de las mejores bicicrosistas del país en los últimos años, compitió desde el jueves ante otras siete ciclistas de diferentes partes del mundo siendo la única representante de América en una pista de 60 metros de distancia y que normalmente se la recorre en 50 segundos.

Primero comenzó en la ronda clasificatoria en la que fue cuarta. Para la ronda de semifinales fue segunda y ello le dio acceso a la final, donde logró quedarse con el tercer puesto al sumar 200 puntos.

Solo fue superada por la checa Michaela Hajkova (300 unidades) y la francesa Mathilde Bernard (250).

“Me siento muy contenta por lo que conseguí, fue inesperado. La verdad que no vine para ganar una medalla, sino para superar mi miedo del más fuerte accidente que tuve en esta misma pista hace dos años y lo bueno es que lo pude conseguir”, explicó la boliviana que radica en Europa desde sus ocho años.

Vencer el miedo

En aquella época, durante los entrenamientos previos a la carrera, la joven boliviana sufrió una fuerte caída que la dejó inactiva por más de seis meses.

“Fue la carrera más fuerte de toda mi vida. Me disloqué la cadera, me rompí el hombro y costillas. Recuerdo que me llevaron en helicóptero al hospital. Tuve más de seis meses de recuperación, estuve en silla de ruedas, realmente fue lo peor que me pasó porque hago deportes extremos en los que tuve varias caídas, pero no de esta magnitud”.

Agregó que “para mí era un reto poder volver y participar, vencer mi miedo en el salto que ocasionó mi accidente, entonces vine por una lucha personal, no por conseguir una medalla especialmente porque fue mi primera carrera de este tipo”.

Actualmente Rojas, de 25 años, vive en Ginebra, Suiza, donde al ser independiente ya trabaja y espera tener algún tipo de respaldo para seguir practicando sobre todo el BMX, disciplina en la que fue campeona nacional varias veces y se llevó el título de la Copa Latinoamericana en 2016.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS