“Willy Wonka” cumple 50 años: la película original, el éxito de Johnny Depp y la nueva versión con Timothée Chalamet

Los clásicos no nacen, se hacen con los años. A veces una película tiene el aura de obra importante desde que se estrena, recibiendo el cariño instantáneo de público y crítica, pero en muchas otras ocasiones este camino es lento y lleva tiempo en concretarse. Willy Wonka y la fábrica de chocolate es un ejemplo de esto último. Cuando la película se dio a conocer en 1971, la respuesta no estuvo a la altura de lo esperado, y esta primera adaptación del libro de Roald Dahl se perdió entre los estrenos de aquel momento.

El director de la película, Mel Stuart, no era uno de los grandes realizadores de aquella época y Gene Wilder, el inolvidable protagonista, todavía no había terminado de convertirse en estrella: aun le faltaba protagonizar clásicos como El joven Frankenstein Locuras en el oeste. El resto del elenco era poco conocido y las críticas fueron mixtas, recibiendo elogios y comentarios negativos por igual. El público tampoco le prestó particular atención. Hoy parece raro, pero así fue. Tal vez cambiar el título del libro, poniendo a Willy Wonka y no a Charlie, pudo generar una pequeña confusión con respecto a la adaptación. La película se toma varias libertades, pero eso suele ocurrir siempre en el cine.

Todos sabemos que Charlie conseguirá ir a la fábrica con su abuelo. Cuatro niños más, todos ellos de educación dudosa y con padres que los malcrían, compartirán la inolvidable y peligrosa visita guiada por la fábrica. Allí conocerán a los oompa loompas, los ayudantes de Willy Wonka, los que hacen que la fábrica funcione. A pesar de las limitaciones técnicas de 1971, la película tiene momentos deslumbrantes y magia genuina que brilla en varias escenas. Gene Wilder interpretando a Wonka es la clave. La versión es, además, un musical: no solo cantan los oompa loompas, sino los otros personajes.

Hay versiones encontradas acerca de si Roald Dahl, el mismo autor de Matilda Las brujas, estaba feliz con esta adaptación de su libro. Muchos dicen que lo odiaba, pero otros tienen registro de sus visitas al set y opiniones positivas del filme. Pete Ostrum, quien interpretó a Charlie, siempre dijo que Dahl estaba contento con la película. El autor murió en 1990, por lo que no llegó a ver la versión dirigida por Tim Burton.

El libro tuvo sus controversias por los oompa loompas, que en el original eran pigmeos que trabajaban a cambio de chocolate, lo que se interpretaba como un elogio de la esclavitud. Se los cambió luego por hippies enanos, y hasta ahora no hubo reclamos ni de los hippies ni de los enanos, así que siguen así en el libro. Las dos películas ignoran el tema de los pigmeos, pero además en el filme de Burton todos están interpretados por el mismo actor, editado digitalmente y filmado muchas veces. La tecnología ayudó mucho en la nueva versión, ese es uno de los ejemplos.

Los años hicieron que el público se encariñara con los personajes del filme de 1971, pero fue en el año 2005 cuando el camino para volverse famosa se completó. La nueva versión protagonizada por Johnny Depp y dirigida por Tim Burton consiguió un éxito enorme y logró que muchos nuevos espectadores se interesaran en la historia original. El director se tomó muchas libertades pero fue más fiel en muchos aspectos al libro de Dahl. Volvió Charlie al título, aunque Burton veía en Wonka a un alter ego suyo muy parecido a todos los personajes de su obra.

Además, quitó cualquier vestigio de realismo al mundo en el cual transcurría la historia -esa es una gran diferencia con la otra versión-, y agregó elementos para que Wonka fuera un personaje más completo. Los niños siguieron igual, pero Freddie Highmore como Charlie logra un nivel de emoción superlativo, algo que le suma mucho a la película. Burton se permite ahondar en un costado más siniestro del protagonista, aunque mantenga el corazón del texto que eligió adaptar.

La versión de 1971 se reestrenó este año en los cines de Estados Unidos, acompañada por reediciones en formato digital para los coleccionistas. Docenas de guiños a este filme aparecen en muchas series de televisión como Los SimpsonPadre de familia o South Park. La gran banda de rock post-grunge Veruca Salt toma su nombre de uno de los personajes de esta película y, pasando las barreras del siglo XXI, el rostro de Gene Wilder como Willy Wonka se convirtió en un conocido meme sarcástico con el texto que dice: “Interesante, cuéntame más…”.

Un proyecto con Thimothée Chalamet como Wonka es hoy la noticia que todos esperan se concrete en película. El actor de Llámame por tu nombre y Un día lluvioso en Nueva York protagonizará una versión musical con un Wonka más joven, pero Warner mantiene el proyecto todavía con cierto hermetismo. La fecha de estreno sería 2023.

Como dato curioso final: el niño protagonista del filme de 1971, nacido en Texas, no continuó su carrera como actor, se convirtió en médico veterinario y solo hace apariciones ocasionales. Cuando murió Gene Wilder, Peter Ostrum publicó en sus redes que había heredado una fábrica de chocolate, una manera de recordar a su querido compañero de elenco en este clásico que cada día parece estar más vigente. /portal Infobae

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS