Barreras de plástico anti COVID-19: ¿sirven para evitar la propagación del virus?

Los protocolos sanitarios contra el COVID-19 han convertido a muchas partes de nuestro mundo en un bowl o tazón de ensaladas gigante, con barreras de plástico que separan a vendedores de compradores, dividen a los clientes en peluquerías, comercios, oficinas y protegen a los estudiantes de sus compañeros de clase en colegios e instituciones educativos a lo largo y ancho del planeta.

La intuición nos dice que un escudo de plástico protegería contra los gérmenes. Pero, ¿ayudan a contener el SARS-CoV-2? Los científicos que estudian los aerosoles, el flujo de aire y la ventilación dicen que la mayor parte del tiempo, las barreras no ayudan y probablemente dan a las personas una falsa sensación de seguridad. Y, a veces, las barreras pueden empeorar las cosas.

Las investigaciones sugieren que, en algunos casos, una barrera que protege a un empleado detrás de un mostrador de caja puede redirigir los gérmenes a otro trabajador o cliente. Las filas de protectores de plástico transparente, como los que puede encontrar en un salón de manicura o en un aula, también pueden impedir el flujo de aire y la ventilación normales.

En condiciones normales en tiendas, aulas y oficinas, las partículas del aire exhalado se dispersan, transportadas por las corrientes de aire y, según el sistema de ventilación, son reemplazadas por aire fresco aproximadamente cada 15 a 30 minutos. Pero la construcción de barreras plásticas puede cambiar el flujo de aire en una habitación, interrumpir la ventilación normal y crear “zonas muertas”, donde las partículas de aerosol virales pueden acumularse y volverse altamente concentradas.

Linsey Marr, profesora de ingeniería civil y ambiental en Virginia Tech y una de las principales expertas mundiales en transmisión viral, analizó en diálogo con The New York Times: “Si hay un bosque de barreras en un aula, va a interferir con la ventilación adecuada de esa habitación. Los aerosoles de todos quedarán atrapados y atascados allí y se acumularán, y terminarán extendiéndose más allá de su propio escritorio”.

Hay algunas situaciones en las que los escudos transparentes pueden ser protectores, pero depende de una serie de variables. Las barreras pueden evitar que las gotas grandes expulsadas durante la tos y los estornudos salpiquen a los demás, razón por la cual los bufés y las barras de ensaladas a menudo están equipados con protectores transparentes contra estornudos sobre la comida.

Pero el COVID-19 se propaga en gran medida a través de partículas de aerosol invisibles. Si bien no hay mucha investigación en el mundo real sobre el impacto de las barreras transparentes y el riesgo de enfermedad, los científicos de Estados Unidos y Gran Bretaña han comenzado a estudiar el tema y los hallazgos no son tranquilizadores.

Un estudio publicado en junio y dirigido por investigadores de Johns Hopkins, por ejemplo, mostró que las pantallas de los escritorios en las aulas estaban asociadas con un mayor riesgo de infección por coronavirus. En un distrito escolar de Massachusetts, los investigadores encontraron que los divisores de plexiglás con paredes laterales en la oficina principal impedían el flujo de aire. Un estudio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), que analizó las escuelas en Georgia encontró que las barreras de los escritorios tenían poco efecto en la propagación del coronavirus en comparación con las mejoras de ventilación y el enmascaramiento.

Antes de la pandemia, un estudio publicado en 2014 encontró que los divisores de cubículos de oficinas se encontraban entre los factores que pueden haber contribuido a la transmisión de enfermedades durante un brote de tuberculosis en Australia.

Investigadores británicos han realizado estudios de modelado que simulan lo que sucede cuando una persona de un lado de una barrera, como un cliente en una tienda, exhala partículas mientras habla o tose en diversas condiciones de ventilación. La pantalla es más efectiva cuando la persona tose, porque las partículas más grandes tienen mayor impulso y golpean la barrera. Pero cuando una persona habla, la pantalla no atrapa las partículas exhaladas, que simplemente flotan a su alrededor. Si bien el empleado de la tienda puede evitar un impacto inmediato y directo, las partículas todavía están en la habitación, lo que representa un riesgo para el empleado y otras personas que pueden inhalar el aire contaminado.

Hemos demostrado este efecto de bloquear partículas más grandes, pero también que los aerosoles más pequeños viajan sobre la pantalla y se mezclan en el aire de la habitación en unos cinco minutos”, advirtió Catherine Noakes, profesora de ingeniería ambiental para edificios en la Universidad de Leeds en Inglaterra. “Esto significa que si las personas interactúan durante más de unos minutos, es probable que se expongan al virus independientemente de la pantalla”.

La doctora Noakes cree que erigir barreras puede parecer una buena idea, pero puede tener consecuencias no deseadas. Realizó un estudio publicado en 2013 que analizó el efecto de las particiones entre las camas en los hospitales. El estudio mostró que, si bien algunas personas estaban protegidas de los gérmenes, las particiones canalizaban el aire de la habitación hacia otras.

Entonces, mientras que un trabajador detrás de una barrera transparente podría evitar algunos de los gérmenes del cliente, un trabajador cercano o los clientes en la fila aún podrían estar expuestos. La doctora Noakes afirmó que la mayoría de las pantallas que ha visto están “mal colocadas y es poco probable que sean de gran beneficio”.

“Creo que esto puede ser un problema particular en lugares como las aulas donde las personas están presentes durante períodos de tiempo más prolongados”, detalló la doctora Noakes. “Un gran número de pantallas individuales impiden el flujo de aire y crean bolsas de mayor y menor riesgo que son difíciles de identificar”.

Para comprender por qué las pantallas a menudo tienen poco efecto en la protección de las personas de las partículas de aerosol, es útil pensar en el aliento exhalado como una columna de humo de cigarrillo, puntualizó la doctora Marr.

“Una forma de pensar en las barreras plásticas es que son buenas para bloquear cosas como spitballs pero ineficaces para cosas como el humo del cigarrillo”, resaltó Marr y añadió: “El humo simplemente se desplaza a su alrededor, por lo que le dará a la persona del otro lado un poco más de tiempo antes de exponerse al humo. Mientras tanto, las personas del mismo lado con el fumador estarán expuestas a más humo, ya que las barreras lo atrapan de ese lado hasta que tenga la oportunidad de mezclarse en todo el espacio“.

La mayoría de los investigadores dicen que lo más probable es que las pantallas ayuden en situaciones muy específicas. Un conductor de autobús, por ejemplo, protegido del público por una barrera del piso al techo probablemente esté protegido de inhalar gran parte de lo que exhalan los pasajeros. Un cajero de banco detrás de una pared de vidrio o un empleado que atiende a los pacientes en el consultorio de un médico puede estar protegido, al menos en parte, por una barrera.

Un estudio realizado por investigadores del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional en Cincinnati probó barreras transparentes de diferentes tamaños en una sala de aislamiento utilizando un simulador de tos. El estudio, que aún no ha sido revisado por pares, encontró que, en las condiciones adecuadas, los escudos más altos, por encima de la “altura de la tos”, impedían que aproximadamente el 70 por ciento de las partículas llegaran al contador de partículas del otro lado, que es donde el trabajador de la tienda o del salón estaría sentado o de pie.

Pero los autores del estudio notaron las limitaciones de la investigación, particularmente que el experimento se llevó a cabo en condiciones altamente controladas. El experimento se llevó a cabo en una sala de aislamiento con tasas de ventilación constantes que no “reflejaban con precisión todas las situaciones del mundo real”, según el informe.

El estudio no consideró que los trabajadores y los clientes se muevan, que otras personas podrían estar en la habitación respirando las partículas redirigidas y que muchas tiendas y aulas tienen varias estaciones con barreras acrílicas, no solo una, que impiden el flujo normal de aire.

Si bien se necesita más investigación para determinar el efecto de agregar protectores transparentes alrededor de los escritorios de la escuela o la oficina, todos los expertos en aerosoles entrevistados coincidieron en que es poco probable que los protectores de los escritorios ayuden y es probable que interfieran con la ventilación normal de la habitación. Dependiendo de las condiciones, los protectores de plástico podrían provocar la acumulación de partículas virales en la habitación.

Si hay partículas de aerosol en el aire del aula, esos escudos alrededor de los estudiantes no los protegerán”, apuntó Richard Corsi, decano de ingeniería entrante de la Universidad de California en Davis. “Dependiendo de las condiciones del flujo de aire en la habitación, puede obtener una corriente descendente en esos pequeños espacios en los que ahora está confinado y hacer que las partículas se concentren en su espacio”.

Los científicos de aerosoles dicen que las escuelas y los lugares de trabajo deben enfocarse en alentar a los trabajadores y estudiantes elegibles a vacunarsemejorar la ventilación, agregar máquinas de filtrado de aire HEPA cuando sea necesario e imponer requisitos de mascarilla, todos los cuales son formas comprobadas de reducir la transmisión de virus.

El problema, dicen los expertos, es que la mayoría de las personas encargadas de erigir barreras en oficinas, restaurantes, salones de manicura y escuelas no lo hacen con la ayuda de expertos en ingeniería que pueden evaluar el flujo de aire y la ventilación de cada habitación.

La gente no debería entrar en pánico cuando ve barreras transparentes, pero tampoco debería verlas como una protección total. Los trabajadores y estudiantes que tienen escudos transparentes a su alrededor deben continuar usando una máscara para reducir el riesgo, añadió el doctor Corsi.

El flujo de aire en las habitaciones es bastante complicado”, concluyó Corsi. “Cada habitación es diferente en cuanto a la disposición de los muebles, la altura de las paredes y techos, las rejillas de ventilación, dónde están las estanterías de libros. Todas estas cosas tienen un gran impacto en el flujo real y la distribución del aire en una habitación porque cada aula o espacio de oficina es diferente“. /portal Infobae

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS