LOS AEROPUERTOS Y LA ATENUACIÓN DE LA MEDITERRANEIDAD

Bolivia, un país respetuoso del  Derecho Internacional, aun cuando  éste se encontraba en ciernes y cuando sucedió la invasión a  nuestro litoral, debe buscar soluciones imaginativas que están a su alcance para atenuar la mediterraneidad. La población  asumió consciencia que el vecino usurpador, pues fue una invasión, no reconocida por el Derecho Internacional sobre territorios invadidos, no cederá por el derecho pues es su política central la conquista ilícita.

 

Ante esta realidad  debemos potenciar sin límite el poder de la aviación para atenuar efectivamente la mediterraneidad, entendiendo que este maravilloso país que fue desmembrado por la codicia de los vecinos y la incultura de nuestros gobernantes,  es por naturaleza, por su accidentada y bella orografía,  una nación eminentemente aeronáutica.

 

El medio natural del desenvolvimiento del transporte aéreo es el espacio aéreo y para operar en él las aeronaves no pueden prescindir de las instalaciones de superficie. A estas instalaciones se las denomina infraestructura, definida como el conjunto de instalaciones y servicios a disposición de la actividad aeronáutica.

 

La definición legal de aeropuerto está contenida, en primer lugar, en el artículo 24 del Convenio de Paris, que le otorga  el carácter de bien inmueble de dominio y uso público nacional e internacional, estableciéndose la apertura  a  este tráfico en las mismas condiciones para todos los Estados. También el Convenio de Chicago  se adhiere a estos conceptos, facultando a los Estados a reglamentar el uso, estableciendo aeropuertos y rutas en su artículo 68.

 

El primer paso fundamental para conseguir el propósito de potenciar sin límites el poder aeronáutico es modificar la actual ley de Aeronáutica 2902, pues es una ley concebida para limitar no facilitar el transporte aéreo en todas sus modalidades. Esta ley confiere poderes al órgano encargado de la aeronáutica en el país para regular la actividad; uno de sus poderes es establecer las tarifas y tasas en los aeropuertos, sin embargo, las actuales tarifas están desproporcionadas en relación a los países limítrofes y extra limítrofes y en correspondencia  a la calidad del servicio que despliegan.

 

La Paz como los demás aeropuertos se perjudican por los efectos de estas irreflexivas decisiones, ejemplificando: La principal  línea aérea norteamericana y la más importante en el mundo deja de operar el aeropuerto de La Paz, precisamente por esta coyuntura económica.

 

En el concepto convencional asumido como sistema del transporte aéreo, tanto aviones como aeropuertos están subordinados al servicio del pasajero que es la causa del efecto producido en los responsables de construir aeropuertos, de acometer la implementación de instalaciones necesarias para no quedar rezagados y para asegurar su total participación en este gran acontecimiento de la industria del transporte aéreo.

 

Las terminales de los pasajeros constituyen uno de los elementos principales del costo de la infraestructura de un aeropuerto. Muchos aeropuertos en el mundo se han construido como genuinos monumentos arquitectónicos al progreso de la aviación nacional e internacional, y los pasajeros se han acostumbrado a una ostentación suntuaria del diseño que escasamente tiene que ver con las funciones que se pretende desempeñen las terminales.

 

Es muy importante que el pasajero conozca, cuando ingresa a un aeropuerto, que está protegido por un seguro de responsabilidad civil, concertado por  el Estado, que ampara toda negligencia, mal funcionamiento de sus instalaciones  y de cualquier accidente fortuito; esto se debe a que todo aeropuerto se inscribe dentro de un régimen jurídico especial, para reclamaciones  por responsabilidad civil.

 

Debe observarse que, según el apartado 37 de Convenio de Aviación Civil Internacional firmado en Chicago en diciembre de 1.944, cada Estado contratante se compromete a colaborar a fin de lograr el más alto grado de uniformidad posible en las reglamentaciones relativas a  las características de los  aeropuertos y áreas de aterrizaje.

 

Nuestros principales aeropuertos que  no arrojan ingresos considerables por concepto de explotación de tráficos del cabotaje e internacional estaban en concesión por 25 años, hasta que fue interrumpida esta concesión, sin embargo, la nueva administración mantiene tarifas y tasas aeroportuarias elevadas que desaniman a las principales líneas aérea a operar en Bolivia, o sea. no está realizando una positiva gestión.

 

Es innegable por simple comprobación visual que no se  evidenció un progreso fehaciente en la infraestructura pues maquillajes no cuentan, sobre todo en el aeropuerto de La Paz, que debería asignársele preferencia pues ha servido de punta de lanza y generador de recursos para  el progreso y establecimiento  de otros aeropuertos en el país.

 

Bolivia cuenta con una infraestructura aeroportuaria aceptable, empero, todos los aeropuertos deben promocionarse en el extranjero para que ostenten una ocupación rentable y no reflejen horas ociosas (sin actividad), muy perjudícales, por cierto, pues ocasionan  un decremento muy sensible  en los ingresos y problemas laborales, entonces, en este estado la mala administración decide imponer tarifas y tasas aeroportuarias  levada y con servicio deficitario para cubrir salarios. ¡Que impericia y   cómo se perjudica al país!

 

Aeropuertos como el de Oruro, Sucre, Potosí, Trinidad, Cobija y Copacabana son de reciente construcción y sirven a capitales importantes, por lo que la promoción de ellos es vital y ¿cómo se promociona un aeropuerto?, primero potenciando  a los aeropuertos que generan el mayor  tráfico como El Alto, Viru Viru y Cochabamba, pues estos distribuyen tráfico y mantienen activos a los demás aeropuertos.

 

En segundo término, debe determinarse oficialmente una reducción de los costos generales de operaciones en los aeropuertos para situarnos  un nivel competitivo con los países limítrofes  y extra limítrofes y pensar sobre todas las cosas que es una necesidad vital del país atenuar la mediterraneidad y, una aeronáutica comercial activa, producirá ese efecto: llegaran más pasajeros y se incrementara considerablemente el transporte de mercancías y carga, esto último si atenúa la mediterraneidad.

 

Se deben imprimir folletos  atractivos de los aeropuertos de Bolivia y viajar a exterior para promocionarlos, entrevistándose con los principales  ejecutivos de líneas aéreas para convencerlos a operar en Bolivia; siendo vital que quienes viajen tengan conocimiento de las actividades de los aeropuertos, del turismo y la necesidad  de un  transporte de mercancías en forma regular, además de sus condiciones técnicas.

 

Para este empeño oficial es permitido solicitar a las líneas aéreas pasajes liberados en concordancia  a una Resolución de IATA (Asociación internacional de líneas aéreas).

 

 

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas, es abogado corporativo, postgrados en Derecho Aeronáutico, Arbitraje y Conciliación, Interculturalidad y Educación Superior, Filosofía y Ciencia Política(Cides-UMSA) Docencia en Educación Superior,  Alta Gerencia para abogados ( UCB-Harvard)doctor honoris causa en HUMANIDADES(IWA-Cambridge University).

spot_img
Artículo anteriorEL CAMPO POLÍTICO
Artículo siguienteEL EMPEÑO DE OFRECER

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS