Bolivia denuncia en la OEA nueva injerencia de Almagro a asuntos internos por hechos de 2019

El embajador de Bolivia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Héctor Arce Zaconeta, denunció este miércoles en este escenario internacional al secretario general, Luis Almagro, por una nueva injerencia en los asuntos internos del país.

“Este nuevo e injustificado atropello no es otra cosa que un acto de grosera injerencia en los asuntos internos de Bolivia y se traduce en una nueva afrenta contra mi nación”, dijo en referencia al comunicado del 9 de agosto de la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la Secretaría General de la OEA.

El documento insiste en cuestionar la integridad de los datos y la certeza sobre los resultados de las elecciones presidenciales de 2019 en Bolivia.

Arce participó esta mañana de la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA en la que se recibió también al canciller Rogelio Mayta y al ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Iván Lima.

“El comunicado de nueve páginas de extensión fue publicado una vez más de manera unilateral por un órgano de la Secretaría General, no se ajusta a ningún procedimiento, convenio ni acto alguno con la participación de los Estados miembros de la organización y, lo que es peor, su contenido es profundamente ofensivo a la dignidad y el Gobierno del pueblo boliviano, contiene expresiones y calificativos inaceptables”, sostuvo Arce.

El comunicado de la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la Secretaría General fue publicado el 9 de agosto en respuesta a los resultados del peritaje del Grupo de Investigación Deep Tech Lab de BISITE de la Fundación General de la Universidad de Salamanca, España.

El equipo internacional fue contratado para la pericia en el Área de Seguridad Informática y Administración de Redes sobre la integridad informática de los resultados de las elecciones del 20 de octubre de 2019, encargada por el Ministerio Público el 15 de abril de 2021.

En un informe final, se establece la inexistencia de manipulación en los datos que prueben una actuación dolosa que hubiera incidido en los resultados del proceso electoral. Demostró que los sistemas y las bases de datos del TREP y del cómputo oficial, en su funcionamiento y flujos de procesos, son completamente independientes. /Abi

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS