EL CAMPO POLÍTICO

Sería una aporía intentar establecer elementos de conocimiento que  podrían hipostasiar la forma de observar el campo político, sobre todo porque usualmente se concibe a la política sin considerar  que ineludiblemente  hay que pensarla sociológicamente.

Es inquietantemente tentador hablar del campo político, de la comprensión política, de la intuición del ciudadano común para aplicar a la realidad del  mundo político un concepto que  se aproxime a esa intuición ordinaria y a las nociones que la ciudadanía estructura espontáneamente para comprenderla, no sin antes afirmar que lo último seria lo correcto, pues los humanos, mujeres y hombres, son el centro sociológico que asigna sustrato a la política.

El campo político es autónomo en el gran mundo social; la peculiaridad de este campo político es un microcosmos dentro del cual se aplican criterios de generación y evaluación propios que no le valen al microcosmos vecino. Este  es un error que se comete repetidamente cuando se copian criterios  de un microcosmos o campos políticos ajenos, porque cada microcosmos político obedece a sus propias leyes, obviamente diferentes al mundo social ordinario.

Los que ingresan en la política al igual que alguien que se activa en alguna religión debe sufrir una transformación, una conversión y debe innovarse constantemente, si no lo hace  por convicción, si no tiene  conciencia de ello, esta le será irremisiblemente impuesta, siendo la sanción en caso de omisión, el fracaso, la exclusión,  la indiferencia, el olvido y hasta el desprecio.

Un indicio claro y reflexivo es el  escándalo pues  cuando aquél que  ingresa en la política se compromete públicamente a  prohibirse  ciertos actos incompatibles a su investidura bajo la pena de escándalo, empero, es importante referir que los políticos contrarios al personaje que ostenta la investidura  tratan obsesivamente de desprestigiarlo, a través de urdidas maquinaciones utilizando medios electrónicos anónimamente  y supuestas acciones improbadas del  mandatario, como ahora sucede en Bolivia; por  otro lado aplicando la historia y la filosofía del cuestionamiento de la naturaleza humana, solo se  tiende a despreciar y difamar a aquel que es correcto, honesto e incorruptible y que se equivoca involuntariamente, entonces, obtenga el lector sus conclusiones.

Todos los ciudadanos sensibles saben que, en el estado actual de las cosas, hay que destronar ese prurito muy perjudicial que  en la división del trabajo entre los sexos, las mujeres  tendrían una propensión menor a los hombres a responder a temas políticos; aseveración que no es cierta, pues la mujer, como el ser más importante de la creación, asume, pese al persistente trato discriminatorio, un rol importantísimo en la política.

Tampoco es evidente  que  la gente poco instruida  por falta de oportunidades, tenga una proclividad débil a la política y se olvide que  la intuición y las inferencias que acostumbra a realizar  usualmente son ciertas; falso aun es  afirmar que los estratos sociales  pobres  tendrían una  propensión más débil hacia la política, cuando se ignora que las propias restricciones económicas  le facilitan observar al microcosmos político con estricta realidad pues no engendran intereses personales o subalternos, además edifica una  envidiable sensibilidad y solidaridad  hacia el prójimo.

Desde los tiempos de los sabios griegos  que nos legaron paradigmas para las formas de gobernar, aun hoy subsistentes en su contenido, se conoce que un buen político es  aquel que tiene una máxima de acción cuando asume el poder: “solo  servir  al pueblo”, y para cumplir este corto y profundo postulado  emerge por lógica decantación la figura de un personaje del pueblo.

 

por: Raúl Pino-Ichazo Terrazas, es abogado, posgrados  Filosofia y Ciencia Política, CIDES-UMSA, Educación Superior e Interculturalidad,(UMSA), Alta Gerencia para abogados (UCB-Harvard) Derecho Aeronáutico( Instituto Iberoamericano en la gestión de su Fundador el insigne Dr. Prof. Enrique Mapelli(+), Docencia en Educación Superior,  doctor honoris causa en Humanidades con tesis aprobada. Profesor de posgrado (UMSA), escritor.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS