Familia de Añez pide a Luis Arce que actúe con reciprocidad y que no la deje morir en la cárcel

Familiares de Jeanine Añez pidieron este lunes al presidente Luis Arce que actúe en reciprocidad con la exmandataria que le otorgó salvoconducto cuando requería atención médica en 2019, y permita que la exmandataria reciba una atención de salud integral evitando que muera en la cárcel.

“Al señor Presidente, él es nuestra máxima autoridad nacional, le pido que no permita que mi hermana muera en la cárcel, que más bien él permita que sea trasladada a un centro especializado de salud para que su salud pueda ser restablecida”, dijo Juan Carlos Añez, hermano de la expresidenta transitoria, en entrevista con ERBOL.

En diciembre de 2019, cuando Añez ejercía la presidencia accidental, se otorgó salvoconducto a Arce para salir del país y tratarse por la enfermedad que padecía.

Juan Carlos Añez recordó a Arce el otorgamiento del salvoconducto y le reiteró el pedido por su hermana.

“Es un pedido humanitario, pedido de un hermano, el pedido de una familia que quiere a su hermana y que no quiere que muera. Sabemos que no va a morir si es tratada en un centro médico especializado”, agregó.

Helen Añez, la otra hermana de la expresidenta, también hizo el mismo pedido a Arce. Ella pasó la noche junto a la exmandataria en la cárcel y señaló que su estado de salud está deteriorado y que su estado emocional es muy lamentable.

Dijo que su hermana Jeanine tuvo una noche muy intranquila y que no ha descansado bien. Contó que la medicaron en horas de la mañana, porque estaba muy nerviosa y sin poder comer.

“Le pido al señor presidente reciprocidad, que recuerde que en su momento, cuando estaba muy delicado de salud, fue mi hermana la que autorizó el salvoconducto para que salga del país”, exhortó Helen Añez entre lágrimas.

La hija de Añez, Carolina Ribera, afirmó que notado a su madre en Shock. “A veces habla incoherencias, está muy afectada y también a ratos se pone a llorar, dice que no se acuerda de nada de lo que pasó”, relató.

El estado de salud de Añez generó la preocupación hasta de organismos internacionales después de que el fin de semana se conoció que se había autolesionado aparentemente para quitarse la vida, hecho que fue minimizado por el Gobierno y la Policía.

Carolina reiteró su ofrecimiento de intercambiar su libertad a cambio de que su madre sea llevada a un centro médico donde puede tener atención integral.

“Ya está comprometido su corazón, si no cumple con las condiciones que ella necesita puede empeorar, es un riesgo que ella tiene, aparte de la crisis nerviosa y la depresión severa”, señaló.

El hermano de la expresidenta señaló que Añez bajó 15 kilos y que, además con su depresión e hipertensión, no se puede afirmar que se encuentre estable de salud. Observó que tampoco superará la depresión con los medicamentos.

Reveló que, antes de su detención, la familia recomendaba a la expresidenta que tome recaudos, pero ella respondía que no escaparía de su país y que afrontaría lo que viniera, porque no había hecho nada malo.

Recordó que en campaña Añez llegó incluso a Guayaramerín y podía estar en Brasil en dos minutos, pero siempre manifestó su firmeza de quedarse en Bolivia. /Erbol

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS