El futuro del COVID-19 bajo la mirada de un inmunólogo de Harvard: ¿de pandemia a endemia?

El futuro del COVID-19 puede ser difícil de imaginar con las unidades de cuidados intensivos llenándose una vez más. Pero, de una forma u otra, la pandemia terminará. Los picos actuales en casos y muertes son el resultado de un nuevo coronavirus que se encuentra con sistemas inmunes ingenuos. Cuando suficientes personas hayan ganado algo de inmunidad a través de la vacunación o la infección, preferiblemente vacunación, el coronavirus pasará a lo que los epidemiólogos llaman “endémico”. No será eliminado, pero ya no cambiará nuestras vidas.

Con ese manto de inmunidad inicial establecido, habrá menos hospitalizaciones y menos muertes por coronavirus. Los refuerzos de vacunas también pueden reactivar periódicamente la inmunidad. Los casos pueden seguir aumentando y disminuyendo en este escenario, quizás estacionalmente, pero se evitarán los peores resultados.

El SARS-CoV-2 no es algo que podamos evitar para siempre; tenemos que prepararnos para la posibilidad de que todos nos expongamos a él de una forma u otra. “Esto es algo con lo que tendremos que vivir. Y mientras no afecte la atención médica en su conjunto, creo que podemos hacerlo”, explicó a The Atlantic, Richard Webby, investigador de enfermedades infecciosas en St. Jude. “El coronavirus ya no será una novedad, ni para nuestro sistema inmunológico ni para nuestra sociedad.

Pero, ¿cómo pasa una enfermedad de aguda a endémica? ¿Qué factores dan forma a la transición a la endemicidad? ¿Cuál es la línea de tiempo probable para que COVID-19 se convierta en endémico? Todas estas preguntas y más respondió en diálogo con The Harvard Gazette el inmunólogo Yonatan Grad, profesor asociado Melvin J. y Geraldine L. Glimcher de inmunología y enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

“La expectativa de que el COVID-19 se convierta en endémico significa esencialmente que la pandemia no terminará con la desaparición del virus; en cambio, la visión optimista es que suficientes personas obtendrán protección inmunológica de la vacunación y de la infección natural, de modo que habrá menos transmisión y muchas menos hospitalizaciones y muertes relacionadas con COVID-19, incluso cuando el virus continúe circulando”, dijo.

Para Grad, la circulación continua esperada de SARS-CoV-2 contrasta con la primera ronda de SARS en 2003 y con el brote del virus del Ébola en África Occidental en 2014, cuando las medidas de salud pública finalmente detuvieron la propagación y pusieron fin a ambos brotes. “Si bien existen diferencias importantes entre los virus y los contextos, esta comparación subraya la necesidad crítica de mejorar nuestra infraestructura de salud pública global y nuestros sistemas de vigilancia para monitorear y ayudar a responder al inevitable próximo virus pandémico potencial”, advirtió el experto.

Y continuó: “Dado que los virus se propagan donde hay suficientes individuos susceptibles y suficiente contacto entre ellos para mantener la propagación, es difícil anticipar cuál será la línea de tiempo para el cambio esperado de COVID-19 a la endemicidad. Depende de factores como la fuerza y la duración de la protección inmunológica de la vacunación y la infección natural, nuestros patrones de contacto que permiten la propagación y la transmisibilidad del virus. Por lo tanto, es probable que los patrones difieran considerablemente de lo que vimos con las otras pandemias debido a las respuestas heterogéneas al COVID-19 en todo el mundo, con algunos lugares participando en políticas de ‘cero COVID’, otros con respuestas limitadas y una disponibilidad de vacunas muy variable”.

 

– ¿Qué nos dice la historia sobre cómo virus mortales como el COVID-19 pueden, con el tiempo, convertirse en amenazas manejables?

 Conocemos algunos virus respiratorios que se introdujeron en la población humana, se propagaron por todo el mundo y pasaron a la circulación endémica, generalmente con picos anuales de incidencia durante el invierno. El ejemplo más comúnmente invocado en estos días es la pandemia de influenza de 1918, causada por un virus de influenza A/H1N1. Pero hay otros ejemplos más recientes de influenza: la pandemia de influenza de 1957 causada por un virus de influenza A/H2N2, la pandemia de influenza de 1968 por un virus de influenza A/H3N2 y la pandemia de “influenza porcina” de 2009, por una influenza A/H1N1 virus.

Las pandemias generalmente comenzaron con tasas de mortalidad por infección más altas que las observadas en los años posteriores a su introducción a medida que los virus continuaban circulando. Si bien la disminución de las tasas de mortalidad después de las pandemias puede deberse a una serie de factores, un contribuyente clave probable es que la primera ronda de exposición a un patógeno confiere cierto grado de protección contra la reinfección y la gravedad de la enfermedad si la reinfección ocurre. Las vacunas confieren protección de la misma manera, como lo han demostrado los datos de las vacunas COVID-19.

 

– ¿Cuál es la probabilidad de que necesitemos vacunas de refuerzo todos los años?

– La necesidad de refuerzos anuales no está clara, y quedan por responder preguntas clave sobre biología y políticas. Por el lado de la biología, ¿cuánta evolución antigénica veremos en el SARS-CoV-2? En otras palabras, ¿en qué medida evolucionará para evadir nuestro sistema inmunológico? Conocemos ejemplos en ambos extremos del espectro: algunos virus, como la influenza, requieren vacunación repetida debido a su evolución antigénica, mientras que otros, como el sarampión, se mantienen a raya durante décadas después de la vacunación infantil. ¿Cuánto tiempo dura la protección inmunológica y cuál es la naturaleza de esa protección? ¿En qué medida la protección conferida por la vacuna reduce la probabilidad de infección, de enfermedad grave si se infecta o de la probabilidad de transmisión si se infecta? ¿Con qué rapidez se desvanecen cada una de estas respuestas? ¿Qué carga de enfermedad estamos dispuestos a tolerar en una población?

Estas preguntas se extienden más allá de COVID-19, por supuesto, y deberían impulsarnos a reevaluar lo que queremos hacer con respecto a otras enfermedades prevenibles. Estamos en medio de una ola de virus respiratorio sincitial (VSR), otro virus respiratorio que para la mayoría de nosotros causa síntomas de resfriado y gripe, pero que puede ser mucho más grave en bebés, ancianos y personas con afecciones respiratorias. Todavía no tenemos una vacuna aprobada o un tratamiento altamente efectivo para el VSR. Y aunque tenemos vacunas y terapias contra la influenza modestamente efectivas, generalmente vemos entre 20.000 y 60.000 muertes al año en los EEUU por influenza. A escala mundial, tuberculosis y malaria siguen siendo flagelos que causan un inmenso sufrimiento. Las inversiones en estas áreas y otras medidas que hemos aprendido de COVID-19, como la importancia de la ventilación y el enmascaramiento, pueden ayudar a reducir las enfermedades y muertes causadas por una variedad de virus respiratorios e impulsar la innovación en herramientas para abordar otras amenazas de enfermedades infecciosas.

Las pandemias pasadas han llevado a cambios masivos en la forma en que vivimos que hemos llegado a aceptar como normales. Las pantallas en nuestras puertas y ventanas ayudaron a mantener alejados a los mosquitos que transmiten la fiebre amarilla y la malaria. Los sistemas de alcantarillado y el acceso a agua potable ayudaron a eliminar las epidemias de tifoidea y cólera. Quizás las lecciones aprendidas de COVID-19 en términos de prevención de enfermedades puedan producir mejoras similares a largo plazo en la salud individual y global. /portal Infobae

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS