Luis Arce anuncia instalación de “Casas de la Memoria” para concientizar sobre las secuelas de los golpes de Estado

El presidente Luis Arce dijo que tanto el golpe de 1971 como el de 2019, tuvieron un similar objetivo: apropiarse de los recursos naturales y llenarse los bolsillos con el hambre del pueblo. Para no olvidar las masacres y graves violaciones a los Derechos Humanos ocurridas en ambos periodos, anunció la instalación de “Casas de la Memoria” en distintos puntos del país.

La autoridad participó este sábado en el acto de homenaje a las víctimas del golpe de Estado de 1971, protagonizado por el coronel Hugo Banzer Suárez, que tuvo el apoyo de actores políticos de derecha con un saldo de al menos 468 muertos, 3.059 detenidos, 1.922 detenidos, confinados y exiliados durante los siete años de dictadura militar.

“Un golpe de Estado que no hay que olvidar nunca y tampoco no hay que olvidar el objetivo que tenía la dictadura y era la apropiación de nuestros recursos naturales, de nuestras riquezas. Siempre la derecha, como lo demostró en 11 meses, estando en el gobierno en 2019-2020, que lo único que le interesa a la derecha es llenarse los bolsillos con el hambre del pueblo”, indicó.

“De ninguna manera, nosotros tenemos que generar impunidad: ni perdón ni olvido, justicia”, dijo el Mandatario.

“50 años y todavía deudas que tiene nuestro pueblo, nuestra sociedad con los desaparecidos, torturados de la dictadura de los ’70”, manifestó.

“El pueblo boliviano tiene que tener en la memoria, por eso desde el Gobierno nacional vamos a hacer las Casas de la Memoria para que nunca nos olvidemos”, de las secuelas de los golpes de Estado, dijo Arce.

Estas instituciones serán instaladas no solo en La Paz sino en otros puntos del país para que se conozcan las luchas por la democracia, indicó.

En el acto, que se realizó en La Paz, Ruth Llanos, una de las sobrevivientes del golpe de Banzer, dijo que hay más de cinco similitudes de ese hecho ilegal con lo sucedido con el régimen de Jeanine Áñez.

Entre esas similitudes citó que, en ambos casos, los movimientos desestabilizadores se iniciaron en Santa Cruz, tuvieron la participación de cívicos y políticos orientales, la presencia de militares, establecieron que el que piensa distinto es un enemigo al cual había que liquidar y se notó la presencia de aspectos religiosos y racistas.

Ella instó a no permitir nuevas acciones desestabilizadoras de la democracia y a no permitir un “Plan Cóndor II”./ABI

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS