Vacaciones en pandemia: cuidados para viajar en el transporte público

Circular en transporte público durante la pandemia es algo a lo que nunca antes se había enfrentado el viajero más experimentado. Muchas personas sienten que desplazarse rápidamente ahora se siente mucho menos importante que moverse de forma segura. Durante la pandemia, el uso del transporte público se ha desplomado. Pero a medida que los cierres se levantan y las oficinas vuelven a abrir en muchos países, los viajeros están regresando tentativamente a los trenes, buses y subterráneos.

¿Cómo podría un pasajero inteligente reducir su riesgo? Por supuesto, con cuidados esenciales: usar una máscara, evitar las horas pico si se puede y seguir las indicaciones de distancia física en las estaciones y a bordo. Pero también hay medidas menos conocidas que vale la pena tener en cuenta. Los conocimientos de la investigación del transporte y la psicología de los pasajeros pueden proporcionar pistas, además de señalar cambios en la forma de moverse en los próximos meses.

Con una enfermedad respiratoria como COVID-19, cuanta más gente respire, tosa y hable al mismo aire en un espacio confinado, más posibilidades hay de ser infectado por el virus. Si se puede andar en bicicleta, caminar o andar en scooter a la hora de pasear es la mejor opción, ya que hay más espacio para mantener la distancia con las demás personas.Obviamente, los automóviles también son más seguros, siempre que se viaje con la familia. Los automóviles son muy ineficientes en el uso de la infraestructura urbana. Si todos se mueven en un automóvil, el tránsito se hace más lento.

Si se viaja en tren, autobús y subterráneo, un factor a considerar al trazar su ruta es “qué tan bien está ventilado el método de transporte”, dijo Nick Tyler, un investigador de transporte en el University College de Londres, quien ha modelado la forma en que el virus se propaga a través de autobuses. “Afuera, al aire libre, las gotas se disipan en el aire y el viento. Una vez que estamos dentro, hay mucho menos movimiento”.

Los diseños difieren, pero cuantas más ventanas mejor. Por esta razón, un subterráneo es más difícil de ventilar que un tren o un autobús en la superficie. Según un estudio de 2018 realizado por Lara Gosce en el University College London, las personas que usaban el metro de Londres con regularidad tenían más probabilidades de sufrir síntomas similares a los de la gripe que las que no lo hacían.

Generalmente, los sistemas de ventilación del transporte público urbano son menos efectivos que los de los aviones. El aire en los aviones se recircula a través de sofisticados filtros HEPA (aire de partículas de alta eficiencia) cada pocos minutos, que deberían filtrar la mayoría de las partículas virales. “La ventilación de las aeronaves recibe muy mala prensa de muchas maneras. En realidad, es uno de los mejores sistemas que puede encontrar “, dice Tyler. Y a diferencia de muchos trenes y micros, el flujo de aire viaja directamente desde el techo hasta el piso.

Esto significa que las gotas se empujarán al suelo, lejos de las manos y la cara, más rápidamente. Un vagón del metro de Nueva York, por el contrario, empuja el aire horizontalmente y usa filtros con un rendimiento más bajo que los aviones, con una calificación de siete de una escala de 20 en términos de eficiencia de detección. Al evaluar la forma de transporte elegida, vale la pena considerar cuánto se habla en el interior y qué tan alto. Los entornos ruidosos, donde las personas deben inclinarse y gritar para ser escuchadas, presentan un mayor riesgo que los espacios más silenciosos. Se cree que es una de las razones por las que los clubes nocturnos, bares o plantas fraccionadoras han experimentado altos niveles de contagio. Por lo tanto, un vagón de tren con fanáticos de los deportes que cantan representaría más riesgo que un micro de viajeros silenciosos leyendo sus teléfonos.

Dónde sentarse es una pieza de sabiduría de los neoyorquinos que se cita a menudo: “nunca te subas a un vagón de metro vacío”. ¿Por qué todos han evitado ese lugar? En el mejor de los casos, un mal olor; en el peor, se podría ser objeto de un asalto. Ese consejo seguirá siendo válido para muchos, pero en la pandemia, evitar las multitudes de compañeros de viaje es prudente si puede. Además de alentar las máscaras, muchas autoridades de transporte han introducido letreros y pegatinas que recuerdan a las personas que deben distanciarse físicamente con la elección de su asiento, pero ¿hay otras cosas que debe saber sobre qué asientos elegir o evitar?

Un estudio chino reciente analizó cómo la proximidad de los asientos afectaba el riesgo de transmisión en los trenes. Al rastrear los viajes y asientos de más de 2.000 personas portadoras del virus en la red de trenes de alta velocidad de China entre diciembre de 2019 y marzo de 2020, pudieron ver cómo el virus se había movido entre las personas. Sentarse en la misma fila, conllevaba el mayor riesgo en este entorno en particular. Parece que los respaldos entre las filas en un tren interurbano chino de alta velocidad, pueden haber proporcionado una especie de barrera. Las personas que se sientan en la misma fila en un viaje interurbano también pueden haber tenido que cruzarse de cerca para ir al baño o tomar un refrigerio.

Sin embargo, lo que es más importante, los investigadores no pudieron descartar que la transmisión en las filas fuera mayor porque las personas que se sientan adyacentes tienen más probabilidades de ser familiares y amigos, que ya están en contacto cercano. Sin asientos disponibles Un estudio sobre el comportamiento de los pasajeros del metro en Nueva York sugiere que las personas de pie tienen más probabilidades de sostenerse de diferentes elementos del vagón. Aunque se cree que el virus se transmite principalmente a través de la fina pulverización de aerosoles del habla, la respiración o la tos, también se puede contagiar al tocar superficies contaminadas y luego se lleva la mano en boca, ojos o nariz. Quienes deciden viajar parados suelen quedarse más cerca de las puertas debido a la proximidad a la salida, lo que puede reportar beneficios mixtos: puede ser uno de los espacios mejor ventilados, pero también el más abarrotado.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS