Por qué la variante Delta es una mala noticia para los niños

El mundo está viviendo una nueva ola de rebrotes por COVID-19 debido a la expansión de la nueva variante Delta, surgida en la India en diciembre del 2020. La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que la mutación, que ya representa más de tres cuartas partes de los nuevos casos de COVID-19 en muchos países, será la predominante en todo el planeta en los próximos meses. Y los propios Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los EEUU admitieron semanas atrás que sus últimos estudios determinaron que las personas vacunadas pueden contagiarse y contagiar a otras, aunque ratificaron que las vacunas son altamente efectivas.

Así como se aprendió a esta altura que el virus no sabe de fronteras, es probable que al igual que ocurrió con la cepa original y las otras variantes, una vez que Delta entra a los países, comienza a circular e impacta más desfavorablemente -con mayor riesgo de hospitalización- en la población más vulnerable. Si bien las vacunas COVID-19 han hecho un trabajo extraordinario para acabar con las enfermedades y la muerte, los no vacunados están asumiendo las mayores dificultades, especialmente en Estados Unidos, que tiene una población que incluye a unos 50 millones de niños menores de 12 años y son aquellos a quienes todavía no se les ha aceptado aplicar la inyección. En EEUU, los casos pediátricos de COVID-19 se están disparando junto con los casos entre los adultos no vacunados.

Las hospitalizaciones de niños han alcanzado ahora un máximo histórico pandémico. En la última semana de julio, se informaron casi 72.000 nuevos casos de coronavirus en niños, casi una quinta parte del total de las infecciones conocidas en los EEUU y una duplicación aproximada de las estadísticas de la semana anterior.

“Es el mayor salto en la pandemia hasta ahora entre los niños”, alertó el doctor Lee Beers, presidente de la Academia Estadounidense de Pediatría. La semana pasada, esa misma estadística subió a casi 94.000.

Los casos pediátricos más graves se encuentran entre los peores de la pandemia hasta la fecha. En el sur, donde las comunidades han luchado por conseguir las inyecciones y el entusiasmo por las mascarillas ha sido irregular, las unidades de cuidados intensivos en los hospitales infantiles están llenando su capacidad. En varios estados, los trabajadores de la salud dicen que los niños, muchos de ellos previamente completamente sanos, están empezando a enfermarse y deteriorándose más rápido que nunca, sin un final obvio a la vista.

Las vacunas COVID-19 han hecho un trabajo extraordinario para acabar con las enfermedades y la muerte. Pero a medida que la variante delta hipertransmisible golpea a Estados Unidos, los no vacunados están asumiendo las mayores dificultades, una población que incluye a unos 50 millones de niños menores de 12 años. En todo el país, los casos pediátricos de COVID-19 se están disparando junto con los casos entre los adultos no vacunados.

Riesgo de enfermarse

Los niños permanecen, como lo han estado durante toda la pandemia, con un riesgo mucho menor de enfermarse gravemente con el coronavirus, especialmente en comparación con los adultos no vacunados. Con tantos niños que no pueden acceder a las vacunas y su salud depende de quienes los rodean, los padres y tutores ahora deben navegar por la realidad de que Delta representa un peligro más grave para todos, lo que significa que también es un peligro más grave para los niños.

Una de las peores partes del auge de Delta en el verano boreal, es que muchos de ellos se sintieron impotentes para detenerlo. Estados Unidos tuvo una sombría vista previa de los poderes sustanciales de la variante cuando golpeó por primera vez a otros países: India, Reino Unido. En varios lugares, infectando a adultos no vacunados antes de filtrarse a los niños. En el momento en que Delta se estaba extendiendo en serio en Estados Unidos, muchos residentes habían declarado que la pandemia había terminado más o menos, aflojando las restricciones, reabriendo negocios y quitándose las coberturas faciales. “Tan pronto como desaparecieron los mandatos de mascarillas, COVID regresó. Y ha vuelto más que el año pasado”, dijo Angela Brown, enfermera a cargo del Hospital de Niños St. Louis, en Missouri. Mientras tanto, Delta se estaba estableciendo como un enemigo más formidable que los que lo habían precedido: más contagioso, más evasivo de anticuerpos y, según algunos datos preliminares y provisionales, más apto para provocar enfermedades.

Las vacunas aún pueden domesticar variantes, pero solo la mitad de los estadounidenses han recibido todas las vacunas que necesitan para protegerse contra COVID-19. Y esas inyecciones se han repartido de manera desigual, concentrándose en ciertos grupos de edad, regiones geográficas y comunidades privilegiadas por la riqueza, la raza y el nivel educativo. Los niños menores de 12 años todavía no son elegibles para vacunas y es posible que deban esperar hasta el otoño o el invierno para que se les dé la luz verde. Los adolescentes, que obtuvieron la aprobación de emergencia de la FDA en mayo, hasta ahora han sido vacunados a una tasa decepcionantemente baja , muy por debajo del promedio nacional. La situación es especialmente mala, dijeron los expertos, en lugares donde los niños no pueden ser atrapados por sus comunidades, áreas donde las tasas de vacunación y el cumplimiento de las medidas de prevención de infecciones se han rezagado al mismo tiempo.

En las últimas semanas, Arkansas Children‘s, el único sistema hospitalario pediátrico en Arkansas, donde la aceptación de la vacuna ha sido especialmente lenta, ha admitido a muchos más niños que en cualquier otro momento de la pandemia, indicó la doctora Jessica Snowden, jefa de enfermedades infecciosas pediátricas del hospital. “Todos ellos no están vacunados”. El año pasado, ella y sus colegas lo consideraron un mal día cuando tuvieron de cinco a siete niños con COVID-19 en su hospital. Ahora cuidan de manera rutinaria a 20 o 30, de los cuales, casi la mitad, tienen menos de 12 años.

Muchos de los nuevos pacientes con COVID-19 del Arkansas Children’s también están más enfermos que antes. Vienen con pulmones destrozados, luchando por respirar; no se están recuperando con la típica resistencia juvenil, a pesar de haber estado muy saludables antes. “Este aumento de COVID, nunca había visto nada igual”, dijo Linda Young, una terapeuta respiratoria que ha estado en el trabajo durante 37 años. Se ha vuelto común que más de la mitad de los niños en la UCI usen respiradores. Algunos han estado en el hospital durante más de un mes.

Nuevas complicaciones

Una de las consecuencias más devastadoras de una infección pediátrica por coronavirus es una rara complicación llamada MIS-C, una afección inflamatoria que aparece varias semanas después de que un niño se encuentra por primera vez con el virus. Hasta el momento, se han registrado unos 4000 casos de la enfermedad a lo largo de la pandemia, muchos de los cuales han dado lugar a recuperaciones completas. Pero con la trayectoria actual de Delta, el país podría estar en la cúspide de un exceso de nuevos diagnósticos.“Para mí, eso es lo que más me asusta: cómo se verán las cosas en un mes”, indicó la doctora Amelia Bray-Aschenbrenner, becaria de medicina de emergencia pediátrica del St. Louis Children’s. También se avecina la posibilidad de un COVID prolongado, que puede sobrecargar a personas de todas las edades con semanas de fatiga, confusión mental y dolor en las articulaciones.

Lo que está sucediendo en el sur podría ser un adelanto para el resto del país. En Nebraska, “estamos empezando a ver el goteo”, relató Stoolman. Las salas de adultos ahora están llenas y se están quedando sin personal y equipo. Eso significa que la población pediátrica es la siguiente: “Esta semana estamos conteniendo la respiración”, alertó.

El alarmante aumento de casos pediátricos parece reflejar la crudeza de la aritmética infecciosa: más niños se enferman porque más niños se infectan; más niños están siendo infectados porque este virus se ha filtrado tan profundamente en las comunidades más vulnerables a él. Después de todo, el retrato de la pandemia de Estados Unidos se ha deformado desde principios de la primavera. Personas de todas las edades se han aventurado a volver a los entornos sociales, a menudo sin máscaras. Los niños ya no están enclaustrados tan vigilantes en casa. “Cuanta más transmisión tenga, más casos tendrá y más malos resultados obtendrá”, concluyó Sallie Permar, presidenta de pediatría del NewYork-Presbyterian Komansky Children’s Hospital.

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS