El fuego se descontrola en Roboré y amenaza a las comunidades del lugar

El fuego se descontroló en Roboré  por un cambio de vientos y cruzó la carretera principal y amenaza a las comunidades aledañas, mientras que bomberos y otras instituciones intentan evitar el avance con mucha dificultad.

Las imágenes que circularon ayer en las redes sociales mostraban la magnitud de las llamas sobre la carretera y los vehículos que aceleraban el paso.

La secretaria de desarrollo sostenible y medio ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, Alejandra Sandoval, informó que la comunidad Naranjos en Roboré está con el fuego encima y se trabaja con voluntarios, guardaparques y bomberos  para intentar controlar.

“Por un  cambio de los vientos el fuego  cruzó la  carretera y puede entrar a la   comunidad, se hace trabajos de contención con maquinaria”, precisó.

Añadió que se han trasladado bomberos, maquinaria del Servicio Departamental de Caminos y se formaron líneas de defensa y tareas de contrafuego.

Un reporte de Unitel mostró que  bomberos que combatían el fuego en la zona de Naranjos en Roboré  se vieron  obligados a retirarse en la tarde por la intensidad y crecida de las llamas que llegaron hasta la carretera. “Solo queda correr” se alcanza a escuchar a los bomberos que caminan de forma apresurada con sus equipos.

Las llamas subieron en intensidad y tamaño, por lo que para resguardar su seguridad tuvieron que retroceder.

Se observó que el incendio estaba a los dos lados de la carretera, de acuerdo con el reporte.

Hasta ayer por la mañana la Gobernación había informado que en Roboré se habían quemado 3.700 hectáreas por los incendios forestales y anunciaba trabajos para que no avance al área protegida Tucabaca.

En la  tarde  se compartieron imágenes del siniestro en esa zona calificándolo de extremo.

“En #Roboré se registra un incendio con comportamiento extremo. Se requiere maquinaria y mayor coordinación con todas las brigadas para lograr mejores resultados en el combate”, señala parte del mensaje que compartió la Secretaría de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente.

Esa dependencia de la Gobernación cruceña  señaló que se requiere maquinaria y un trabajo coordinado con las diferentes brigadas, con el objetivo de realizar un trabajo más efectivo contra el fuego desatado  entre Candelaria y Naranjos.

Cuatro camiones cisternas con combustible detuvieron su marcha ante el temor que el fuego, según reportó el portal digital  Clave 300.

En agosto de 2019 en Roboré se tuvo que declarar   estado de emergencia debido a la pérdida de 35.000 hectáreas de bosques a causa de 2.200 focos de incendios reportados desde julio.

En ese entonces  se informó que los daños tenían  que ver  con las quemas descontroladas para desmontes y la ampliación de la frontera agrícola.

El  viceministro de Defensa Civil  comunicó  ayer que el incendio en San Matías comenzó a ser controlado, pero  las  llamas devoraron más de  101 mil hectáreas en Santa Cruz  este año./Página Siete

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS