Luis Arce llama a profundizar la Democracia Intercultural y pide sancionar a los autores del «golpe de Estado» de 2019

El presidente, Luis Arce, en su discurso por el aniversario patrio, llamó a profundizar la Democracia Intercultural, a cuidar el Proceso de Cambio en favor de las grandes mayorías y exigió, desde el ámbito de sus competencias, “el procesamiento y sanción de los autores del golpe de Estado, quienes deben responder ante la justicia por los actos ilegales ilegítimos y violentos que perpetraron contra el pueblo, la democracia y la Constitución Política del Estado”.

Esas declaraciones se efectuaron este viernes en el acto realizado en las nuevas instalaciones de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) que se engalanó por el 6 de agosto.

La autoridad, tras caracterizar como golpe de Estado lo ocurrido en 2019 y luego de enumerar las secuelas de esa ruptura constitucional, identificó algunos desafíos a futuro para el país.

“De esa crisis política estamos saliendo con el apoyo permanente del pueblo y asumiendo el desafío de profundizar nuestra democracia intercultural, lo que implica no solo preservar la voluntad popular que se emana en las urnas, sino ampliar las formas de participación en la toma de decisiones por parte del pueblo”, manifestó.

“Todas y todos, desde el lugar que nos encontremos, unidas y unidos, sin sectarismos ni exclusiones, tenemos que cuidar nuestro Proceso de Cambio que beneficia a las grandes mayorías”, exhortó la autoridad.

El presidente Arce recordó que, desde 2006, se implementó el Modelo Económico Social Comunitario Productivo, “hecho por bolivianos y para los bolivianos, que recoge nuestras potencialidades para hacer de nuestro país un referente de crecimiento económico con justicia social”.

Ese modelo permitió crecer con beneficios para todas y todos, redistribuir la riqueza, reducir la pobreza, así como las desigualdades económicas y sociales. Además, el modelo apunta a “un mundo en el que también se busque una relación armoniosa entre el ser humano y la Madre Tierra”, sostuvo.

Pero ese proceso de desarrollo se vio interrumpido por el golpe de Estado de 2019 que instauró un gobierno de facto que provocó “una crisis de varias dimensiones que azotaba duramente a nuestro país: política, económica, social, sanitaria, educativa y cultural”.

“Luego del golpe de Estado de 2019, que colocó en el Órgano Ejecutivo a un gobierno inconstitucional e ilegítimo, empezamos a salir de la crisis política gracias a la unidad, lucha y conciencia del pueblo boliviano, que el 18 de octubre de 2020, dio al Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), un 55,1% de apoyo en las urnas, una contundente victoria que devolvió a nuestra Patria a la senda de la democracia”, indicó Arce.

El Presidente destacó el papel de las organizaciones sociales y sindicales en la presión al régimen de facto para que convoque a elecciones y así se recupere la democracia. “Esta histórica elección, no hubiese sido posible sin el bloqueo nacional de caminos y la huelga general declaradas por la Central Obrera Boliviana (COB) y el Pacto de Unidad en agosto del mismo año. Sin ambas medidas de lucha, resistencia y movilización, instaladas en la conciencia y la memoria larga de nuestros pueblos, la democracia no se habría recuperado y el gobierno de facto hubiera continuado en su afán de prorrogarse en el poder utilizando la pandemia como pretexto para seguir vulnerando derechos”, dijo.

“Los 11 meses del gobierno de facto, nos demostraron de manera clara y contundente los objetivos que tuvo el Golpe de Estado: restituir la República colonial y volver a instaurar el fracasado modelo neoliberal”, recordó.

“Tenemos que terminar de cerrar la crisis política abierta por quienes a través de golpes de Estado, y con cómplices internacionales para reprimir al pueblo, siempre quieren imponer con violencia lo que no consiguen democráticamente en las urnas, aquellos que sienten orgullo de destruir nuestra Patria ante la evidente incapacidad que tienen para construirla”, manifestó.

Lamentó que cada vez se encuentran elementos “que demuestran que hubo una ruptura constitucional, que en las elecciones del 20 de octubre de 2019 se escamoteó la voluntad popular al desconocer el triunfo del MAS-IPSP, y que el golpe de Estado estaba preparado con meses de antelación. Un claro ejemplo es que, desde principios de octubre de ese año, es decir antes de las elecciones, algunos líderes de la oposición, de manera totalmente irresponsable con nuestra democracia, amenazaban con impulsar el desconocimiento de los resultados y la desobediencia civil”.

Por todo ello, el Presidente Arce, en el marco de los principios de “memoria, verdad y justicia”, dijo que los tribunales deben hacer justicia con las víctimas del golpe de Estado, procesando y sancionando a los responsables de esas acciones violentas.

“No descansaremos, desde el ámbito de nuestras competencias, de exigir el procesamiento y sanción de los autores del golpe de Estado, quienes deben responder ante la justicia por los actos ilegales, ilegítimos y violentos que perpetraron contra el pueblo, la democracia y la Constitución Política del Estado. ¡Memoria, verdad y justicia!, ese es un mandato del pueblo, especialmente de las familias de quienes fueron masacrados, así como de los heridos, perseguidos, humillados, criminalizados y detenidos injustamente”.

El Mandatario citó al líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz, cuando sentó al dictador Hugo Banzer en el banquillo de los acusados de un juicio de responsabilidades. “No es el odio el que impulsa nuestros actos, sino una pasión por la justicia de la que hemos dado cuenta a lo largo de nuestra vida”, manifestó./ABI

spot_img

Artículos Relacionados

LAS MÁS LEIDAS